Header Ads

Turbo Kid, para los más "viejovenes" [Cine]

Si de pequeño cuando veías la película “Los bicivoladores” te flipabas dando saltos con tu bicicleta, tarareabas el tema musical de tu videojuego favorito de 8 bits y te encantaba el mundillo de la saga Mad Max (incluyendo las versiones italianas como 'Ruedas de fuego') estas de enhorabuena. 'Turbo Kid' es la película que te va a hacer volver a esa época nostálgica.

¿De qué va?

En un futuro post-apocalíptico, el agua es un bien preciado y en todo el mundo solo existe la ley del más fuerte. He kid (Munro Chambers) es un joven que se ha criado solo en este mundo cruel, con la ayuda de sus cómics y su obsesión por buscar objetos retro. Con ayuda de sus compañeros que irá conociendo a lo largo de su aventura, deberá luchar contra Zeus (Michael Ironside) el auto-proclamado líder y su grupo de salvajes.

La critica

En palabras de los tres directores y guionistas de Turbo Kid estaríamos ante la primera película del género “nostalgia”, algo que comparto con ellos en su totalidad. Desde sus primeros compases con una imagen distorsionada como si fuera un VHS hasta sus notas musicales de su primer tema donde se ve que los realizadores le tienen un cariño especial a la época de los 80 y principios de los 90. Con lo cual, tenemos ante nosotros una historia de aventuras para adultos que se eleva más allá del homenaje. 

La historia se centra en un chico (llamado simplemente The Kid) el cual busca su propia fuerza interior y sigue su destino con su bicicleta BMX. Junto a él tendremos a su interés amoroso, una chica llamada Apple (Laurence Lebouef) que tendrá algún secreto interior que no quiere desvelar. Sumando al típico villano salido de una mala serie y su matón llamado Skeletron que con una máscara y su original arma de cuchillas sembrara el terror.

La lista de referencias sobre aspectos y objetos ochenteros es interminable, en lo que parece un juego de los directores a los espectadores en ver cuántos son capaces de reconocer, así como lo que comparte 'Turbo Kid' con los largometrajes primerizos de Peter Jackson como 'Braindead' y la productora de Serie Z como Troma. Esto es debido a que, como he comentado antes, esta aventura es para mayores debido a la cantidad de escenas grotescas (es decir, gore) y violencia a la vieja escuela (con mínimo de  CGI)  que desprende cada escena, destacando la pelea en la piscina vacía o el clímax final en un páramo desértico. Claramente esa violencia parece salida de dibujos animados, debido a ese toque de humor con mala uva, en lo que ver esta película en compañía de amigos y unas cervezas puede ser toda una experiencia.
'Turbo Kid' no es una película perfecta por diferentes motivos. El primero es que la historia puede pecar de tener un ritmo con algún altibajo, donde aparece algún que otro personaje sin sentido al desarrollo del arguemtno, como lo es un cowboy campeón de pulsos, que si en los primeros compases puede ser un homenaje a él gran Clint Eastwood, al rato puede llegar a molestar su presencia. Otro de los puntos negativos estaría en el dúo protagonista, mientras que solo puedo decir aspectos positivos de la actriz que interpreta a Apple, a la que consigue que le cojas cariño, el protagonista, a mi parecer, es bastante soso y la química en los momentos románticos entre ambos se nota quien es el eslabón débil de los dos. Aunque no solo Laurence Lebouef se puede llevar las mejores palabras, también tenemos a Michael Ironside como Zeus, un villano excéntrico y pasado de vueltas en lo que parece una coña al Dennis Hooper de 'Waterwold'.

Como último aspecto destacable, no puedo dejar pasar el pedazo de banda sonora (ganadora en el festival de Sitges de 2015) que tiene la película, creada por el dúo musical LE MATOS, una mezcla de techno y electrónica excelente, que consigue crear en las escenas un subidón de adrenalina que es aco****nte.
Solo puedo acabar diciendo que Turbo Kid es una experiencia nostálgica para los que somos “viejovenes” que vamos a disfrutar de principio a fin, una mezcla de drama, romance, humor y litros de sangre que no va a defraudar a quien busque algo más que un “pastiche” homenaje absurdo, ya que se nota el mimo de los directores en su primera película que por cierto, no será la última ya que anunciaron que tenían muchas ideas para una secuela…

Información de más
  • La idea original proviene del corto “T de Turbo” que presentaron para el concurso para ser el corto ganador de la película de segmentos “ABC for Death” (no gano).
  • Los directores tiene cameo: François Simard y Anouk Whissell (pareja en la vida real) participan en un flashback como padres de The Kid y Yoan-Karl Whissell (hermano de Anouk) como secuaz de Zeus en una escena donde tendrá un pequeño accidente con unas cuchillas.
  • Terminando con Yoan-Karl Whissell es conocido que después de cada pase de su película en festivales cinematográficos, ofrece abrazos gratis si te gustaba Turbo Kid (vamos un tio majo).
Nota final: 7

No hay comentarios