Header Ads

El exorcismo de Emily Rose, exorcismo en los tribunales [Cine]

De vez en cuando uno suele encontrarse cosas muy raras en el mundo del cine. No hablo de esas películas de rollo indie o experimental, vengo a referirme a esa clase de obras con temáticas mezcladas y que dejan un buen sabor de boca. Este es uno de esos casos, dónde trasladamos el terror de un exorcismo a un caso de abogados en unos tribunales.

¿De qué va?

Erin Bruner (Laura Linney) es una abogada que está ha logrado una reputación considerable dentromucha fama como abogado, por ello sus superiores le asignan el caso de acusación por negliciencia al padre Moore (Tom Wilkinson) al no poder salvar la vida de Emily Rose (Jennifer Carpenter) tras haber practicado la técnica del exorcismo.

La crítica

Con motivo del pasado estreno de 'Líbranos del mal' y la grata sorpresa que me llevé con 'Sinister', no podía olvidarme de una de las primeras películas de Scott Derrickson, director que poco a poco se ha labrado el reconocimiento del publico y de la crítica como uno de los directores de terror comercial más destacados de la última década.

Derrickson se cargó a los hombros el interesante proyecto sobre la historia de Anneliese Michel, una joven alemana que se dice que fue poseída por los demonios y posteriormente murió. Esto desencadenó en un juicio contra los encargados de su exorcismo y de aquí nació la obra 'El exorcismo de Emily Rose', centrandose en el caso de Anneliese.

La obra se sitúa después de la muerte de Emily y se nos va contando a medida que Erin Bruner va informándose sobre el caso a través del padre Moore, el acusado al que defiende, jugando con el espectador sin darle desde el comienzo todo lo acontecido durante el exorcismo de Emily.

A nivel argumental, el film de Derrickson es impecable, nos ofrece una historia de abogados con un tema morboso como lo es el exorcismo de una joven pura, virgen, poniendo ese añadido al género de terror que incita al espectador a interesarse por la cinta y más cuando sabemos que se trata de un hecho real, que ha pasado realmente (según lo que he leído apenas se ha modificado la historia original). 

Por todo esto la obra se desarrolla de manera cautelosa al tratar de introducirnos un tema sobrenatural como éste, sin dejar de lado que realmente Anneliese (Emily Rose) pudo ser poseída por el demonio. En ningún momento vemos la aparición de seres sobrenaturales y de este modo se lleva la película a un nivel superior: ¿realmente lo que le ocurre a Emily se puede explicar con ciencia o es un caso auténtico de posesión infernal y tan solo la iglesia tiene una cura? Y la cinta se resume en eso: la lucha en los juzgados entre Bruner y la fiscalia, religión contra ciencia, mientras vamos descubriendo poco a poco como avanzó el caso de Emily Rose. 

Una vez más no tenemos una auténtica cinta de terror de esas en la que no podemos evitar ahogar un pequeño chillido y apretar contra nuestro pecho el primer cojín que pillemos, tenemos lo ya dicho: una película de abogados con una temática de terror y lo que es más importante: una obra original.

Por otro lado, los efectos especiales y sobretodo la banda sonora, cumplen sus funciones de darnos ese ambiente típico del género, que consigue dar alguna que otra escena para poner al espectador en tensión durante unos minutos antes de volver a los tribunales.

Quizás no sea una película de terror a recomendar, si no más bien una obra de abogados a recomendar, con un tema que dudo que se haya tratado con anterioridad y el aliciente de saber que la historia que nos cuentan tuvo lugar. Bueno y que por primera vez he visto una actriz de verdad en Jennifer Carpenter, lástima que la película fuese anterior a la serie 'Dexter', una verdadera lástima...

Información de más
  • Madeline Zima fue considerada para el papel de Emily Rose.
  • Después del estreno de la película surgió una leyenda sobre la verdadera Emily Rose en la Universidad de Minnesota. Obviamente es falsa puesto que Anneliesce nunca estuvo en dicha universidad.

Nota final: 7

No hay comentarios