Header Ads

Oscars 2014: Ganadores y Crónica de una Estafa [Especiales]


Pues sí, ya está aquí el día después a la Gala de los Oscars 2014. Momento de reflexión (y mucha) ante la descafeinada y soporífera gala que de la mano de Ellen Degeneres tuvo instantes que llegaron a provocar sensaciones de mareo, vergüenza ajena y enormes arcadas ante el espectáculo bochornoso del que fuimos testigos. Hay mucha tela que cortar pero como lo que primero vais a buscar es la lista de los ganadores, no esperamos más y la tenéis bajo estas mismas líneas. De la gala, de los premiados, de las injusticias, de los momentos cafres y demás curiosidades tendréis buena cuenta un poco más abajo. Eso sí, os advierto. No os va gustar...




- GANADORES OSCARS 2014:


LA GALA:

En líneas generales y para que se hagan una idea aquellos que se perdieron tan fascinante evento, decirles: soporífera. Tres horas y media (de reloj) de auténtico calvario como espectador. Lejos de aquellas galas ingeniosas (pocas pero las hay), entretenidas o salpicadas de grandes momentos. Que lo más comentado de este show vaya a ser la foto (selfie, la llaman los entendidos) que se hizo Ellen Degeneres con un grupo de lo más variopinto de los famosetes de Hollywood, dice muy poco de este espectáculo frío y descorazonado. Ellen Degeneres, la presentadora, volvía a ser la maestra de ceremonias tras 7 años. No le ha sentado nada bien tanto lapso de tiempo. Comenzó bien, con un par de chistes algo subidos de tono para ir desapareciendo poco a poco. Del mismo modo que la gala se hundía, ella se iba desmarcando de un batiburrillo de desacertados presentadores que no contribuyeron a elevar el tono en ningún momento.




Triste es ver cómo un icono del humor como Degeneres ha caído en lo fácil, se ha dejado arrastrar por un aburrido entorno en que prima los Tweets y los Whatssap que mandes. No hubo salvación para ella ni para el público. Momentos bizarros como repartir pizzas entre los invitados, un supuesto homenaje a Judy Garland con la voz de Pink destrozando 'Somewhere over the rainbow', los eternos discursos de Cate Blanchett (excesiva) y Matthew McConaughey (ególatra, machista y pasado de vueltas), los continuos chistes hacia Jennifer Lawrence y sus vaticinadas caídas (que se produjo en la alfombra roja) y un sinfín de tiempos muertos que hacían clamar por el regreso de Billy Crystal o Whoopie Goldberg. Tuvo momentos, aunque os parezca mentira, que subía de nivel nuestra última gala de Los Goyas...como oís.




LA GANADORA:

Sin duda, 'Gravity'. Se presentaba con 10 nominaciones y supo arrancar 7 Oscars (unos más justos que otros). Otra cosa diferente es que quieran hacernos creer que la ganadora moral es '12 años de esclavitud' que aparte del desconcertante Oscar a Mejor Película se llevó los merecidos a Mejor Actriz y Mejor Guión Adaptado. Dentro de 10 o 20 años, a ver quién se acuerda de '12 años de esclavitud', en cambio, 'Gravity' tiene cuerda para rato, pues se ha convertido en película de culto desde su estreno. Podrá gustar más o menos, pero no se le puede quitar su conjunto global de gran película. Puede dejar una sensación de frío, pues el guión (que no existe) no ayuda mucho. Sin embargo es la ganadora total de esta gala. Seguro que aparecerán aquellos que digan que son todos premios técnicos, y sí, casi todos son técnicos, pero hoy en día la técnica, queramos o no, cuenta tanto como el arte a la hora de crear mundos y universos en el cine. Al menos un director latino es ganador por primera vez (en categoría de director), eso que no llevamos.




LA PERDEDORA:

Sin ninguna objeción ese galardón se lo lleva de calle 'La gran estafa americana' que partía con 10 nominaciones y camina hacia casa con un rosco tan grande como el ego de David O. Russell. Sin paliativos, han ido a por ella o mejor dicho, contra ella. Otra de las grandes perdedoras es la muy poco valorada por la Academia, tanto en nominaciones como en premios, 'El lobo de Wall Street' que no ha obtenido ninguna estatuilla de las 5 por las que competía. Leonardo debe seguir dándose cabezazos contra las farolas preguntándose qué ha de hacer para ganar un maldito Oscar. Mismo camino que 'Nebraska' y 'Capitán Phillips', vapuleadas con 0 Oscars de 6 nominaciones cada una. Menor repercusión es el caso de 'Philomena', que partía con 4, pero no ha sorprendido a nadie. Que la única presencia española fuera el Corto 'Aquel no era yo' de Esteban Crespo y que acabase olvidada del mismo modo que los chistes de Ellen Degeneres tampoco es motivo de sorpresa.






















LA SORPRESA DE LA NOCHE:
Pocas, pero por destacar alguna, el Oscar a Mejor Guión para Spike Jonze por 'Her'. No partía como favorita ('Blue Jasmine' y 'La gran estafa americana' sí) por lo que ver al guionista de la saga 'Jackass' recogiendo un Oscar me ha hecho recordar a Quentin Tarantino cuando recogió por primera vez el suyo por 'Pulp Fiction' (1994). Todo puede suceder. Y más en una gala como ésta. Llena de despropósitos. Que 'Grand Gatsby' halla trincado dos Oscars me parece excesiva recompensa para una película tan fallida como esa. Aunque más que sorpresa, estos dos Oscars son motivo de crispación.




DIFUMINADOS POR LAS LUCES:

Eso parecieron los siguientes actores o actrices en sus intervenciones. Desde un Johan Hill (bastante acelerado, incluso para él) que en la alfombra roja no paraba de ir de un lado a otro; una Jennifer Lawrence muy subidita de pavo (hasta que llegó el bofetón de Lupita Nyong'o); unos horribles trajes de camareros que lucían Jared Leto y Matthew McConaughey a los que llamaban esmoquin; los continuos planos a los peluquines de Kevin Spacey o John Travolta; a la pareja imposible que formaron Penélope Cruz y Robert De Niro presentando un Oscar; a las horribles actuaciones de la ya mencionada Pink o los pesadísimos U2 demostrando que llevan cantando la misma canción 30 años; por no mencionar el penoso aspecto que lucía Bill Murray (aunque lo arregló al recordar a Harold Ramis). Fue una noche larga, en serio amigos, larga y abrumadoramente aburrida.





CONCLUSIÓN:

Sinceramente, el próximo año creo que me quedaré en la cama leyendo la autobiografía de Aznar, ya que de todos modos o unos u otros me van a decepcionar, al menos que me pille tumbado. Aunque siempre digo lo mismo todos los años y al final acabo pegado a la pantalla del TV compadeciéndome de los tertulianos que retransmiten en Canal + la Gala, pero de esos...casi mejor hacemos un especial aparte. Buen Cine¡¡¡



No hay comentarios