Header Ads

Uno de los Nuestros [Cine]

Ahora que vuelve a estar de moda Scorsese (algo curioso ya que debería estar siempre de moda) con la estupenda 'El lobo de Wall Street' (2013), creo que es un buen momento para revisar uno de sus títulos más emblemáticos de su carrera. El único director capaz de amar tanto a su ciudad natal como para mostrarla siempre en su peor versión. Lo sórdido, lo criminal y lo humano van de la mano en cada título que Scorsese refleja la genuina ciudad de Nueva York. Mito e icono. La luz que atrae a todas las polillas del mundo. Absorbente, devoradora de pecados y borde del precipicio. No desperdicia ocasión para dibujarnos un nuevo retrato de "su" ciudad, vista con los particulares ojos de buen cinéfilo y mejor cineasta. Desde 'Malas calles' (1973) pasando por 'New York, New York' (1977). La eterna 'Taxi Driver' (1976) con sus sinuosas calles. Incluso cuando la historia debe trasladarse a otras urbes, Martin no puede evitar mostrarnos su Nueva York, aunque sea un poco, como en 'Toro Salvaje' (1980). 



¿De qué va?

Henry Hill (Ray Liotta) se une desde joven a una serie de gangsters que dominan su barrio. Junto a Jimmy Conway (Robert De Niro) y Tommy De Vito (Joe Pesci) irá ascendiendo dentro del organigrama de la mafia. Cumpliendo los códigos, imponiendo sus reglas e intentado ser cada vez más poderoso.



La crítica

Sin embargo es en 'Uno de los nuestros' donde vemos la fascinación que siente el director por su eterna metrópoli. Arrancando la historia en los años 50's, Henry (Ray Liotta) siente fascinación por los gangsters que habitan el East New York, lo que conocemos como Little Italy. Nos quedamos maravillados por el montaje de secuencias que plasman el ascenso del joven delincuente entre sus admirados mafiosos. Desde el inicio, nos muestran las reglas del juego. Por donde debemos movernos, a qué atenernos. Con la primera escena, rodeada de una violencia implícita que más tarde se desvelará, el protagonista nos afirma su dogma de Fe: "Que yo recuerde, desde que tuve uso de razón, quise ser un gánster".



Scorsese ahonda en las entrañas de la mafia desde una visión que nos hace empatizar con criminales. Nos hacemos un hueco entre ellos y somos compinches de sus atracos, asaltos y asesinatos. Ascendemos junto a Henry a medida que la película transcurre. Desconfiamos de los supuestos colegas ("Goodfellas") que nos adulan y secundan. Nueva York crece según la historia se desarrolla. Traiciones, estafas y extorsión hacen de Henry un pez gordo. Pero no tanto como él desea. La codicia, como vemos siempre en la filmografía de Martin, determinará el sino del personaje central.



Con ciertos paralelismos con 'El lobo de Wall Street' (el uso del protagonista hablando a cámara, el ascenso, auge y caída del mismo), 'Uno de los nuestros' condensa en 146 minutos un excelente uso del lenguaje cinematográfico. Espectacular en su puesta en escena (asistimos como un invitado más al mítico 'Copacabana'), reparto coral que enriquece la historia y la expande en diferentes direcciones, un montaje prodigioso (los 20 minutos finales son de matrícula de honor), unos diálogos punzantes y frenéticos. Un compendio de cómo se debe hacer una película. Aunque siempre ha estado a la sombra del mito de 'El padrino' (1972), la película de Scorsese juega en otro nivel. Si la de Coppola se implicaba en trasladar la mística de la mafia, en ésta, lo que vemos es pura sangre derramada. Sin convencionalismos. Salvaje y directa.



Series como la soberbia 'Los Soprano' deben su existencia a 'Uno de los nuestros'. Sin ella, mucho del nuevo cine de mafia no se podría entender. Ha creado un micro-universo al cuál se puede uno referir para plantear argumentos. Un campo abonado de buen cine. Mérito tras la cámara que tuvo su reflejo delante. Con un Ray Liotta inconmensurable, nunca antes ni después volvió a estar tan magistral. Fue también su losa. De Niro, con sólo aparecer en pantalla devora cada fotograma que toca. Paul Sorvino como el jefe del clan transmite una frialdad que apabulla. Y Pesci, Joe Pesci. Imitado hasta la saciedad compone un sicario que pasará a la historia. Brutal en la escena de la partida de poker Merecido Oscar. 



1990 será recordado como el año que a Martin Scorsese le robaron otro Oscar. Competía con 'Bailando con lobos', 'El padrino III', 'Ghost' y 'Despertares'. Triste es recordar que la simplona y sobre valorada cinta de Costner se llevara tanto el premio a Mejor Película como el de Mejor Director. Pero ya sabemos, Hollywood piensa con el culo y actúa como el idem. De los 6 Oscars a los que competía (Película, director, guión adaptado, montaje, actor secundario y actriz secundaria) sólo pudo alzarse con el de Pesci. Bajo bagaje para un coloso. Quizás este año se rediman. 'Infiltrados', con la que se llevó el Oscar, parecía un insulto a la carrera de Scorsese, pero si por 'Toro salvaje' tampoco se lo dieron... qué vamos a esperar.



Concluyendo, cuando en tu lecho de muerte recuerdes aquellas cosas que no hiciste y caigas en la cuenta que 'Uno de los nuestros' se te pasó, odiarás haber nacido. Es junto a 'Malas calles' y 'Casino' (1995) la trilogía perfecta del crimen. 'Gangs of New York' (2002) es harina de otro costal. En serio, si crees que 'El lobo de Wall Street' es sobrecogedora, es que todavía no has visto ésta... es que todavía no eres 'Uno de los nuestros'.




Información de más
  • Scorsese quería para el papel de Henry Hill a William Petersen ('CSI') o a Sean Penn ('Mistic River').
  • Los padres del director interpretan a sendos personajes. Su madre (Catherine Scorsese) a la madre de Tommy. Y el padre (Charles Scorsese) a un preso que cocina en la carcel.
  • Tras el estreno, el verdadero Henry Hill desveló su identidad, por lo que fue expulsado del programa de protección de testigos.
  • Al Pacino fue seleccionado para el papel de Jimmy Conway, pero temía encasillarse. Ese mismo año estrenó 'Dick Tracy'. John Malkovich también fue elegido.
  • Ray Liotta rechazó el papel de Harvey Dent en 'Batman' (1989) por esta película.
  • Tom Cruise y Madonna fueron las primeras opciones para el matrimonio Hill.
  • Varias escenas incluían como extras a auténticos gangsters. Nunca fue desvelado quienes eran.
  • Cada 2 minutos se pronuncia la palabra "joder". Un total de 296. La mitad los dice el personaje de Joe Pesci.

Nota final: 9

2 comentarios:

  1. Nunca me cansaré de ver esta película.

    "¿Crees que soy gracioso? ¿Como un payaso de circo?"

    ResponderEliminar
  2. la pelicula no esta mal, cuenta bien la historis, y muestra como actuan los gansters, cuando despues de un golpe uno de los jefes les dice que devuelvan las cosas que han comprado. pero me hubiera gustado que fuera mas atrevida, hay una escena en la que parece que van a pegar al padre del protagonista por pegar a su hijo. y acaban peganndo y amenazando al cartero, por que es el que trae las faltas del colegio. el padre no me cae nada bien, y creo que en un principio si pensaron en que el que recibiria seria el padre. hubiera sido muy atrevido, y el protagonista si que hubiera quedado como alguien sin escrupulos, pero no se atrevieron.

    ResponderEliminar