Header Ads

RoboCop (2014) [Cine]

Reconozámoslo. Cuando se anunció que se estaba preparando un remake de 'RoboCop' la mayoría nos llevamos las manos a la cabeza y volvimos a pensar lo mismo de siempre ante el remake de una obra maestra: ¿por qué?

Pasado el calentón inicial uno puede acabar enfrentándose a la película de dos maneras. O bien afilando los cuchillos, cerrarse en banda y ir directo a cargarse la película o intentar olvidar por unas horas el excelente recuerdo del film original y dejarse llevar por esta nueva interpretación del policía más eficiente de Detroit.



¿De qué va?

La multinacional OmniCorp domina el mercado de la tecnología robótica y se ha especializado en su aplicación en materias militares. Llevan años usando sus robots para resolver conflictos en otros paises, cosa que no pueden hacer en USA porque una ley del senado lo prohibe. Asi pues, la compañía decide crear un cyborg que sea en parte humano,  pero que actúe bajo el control de OmniCorp. Alex Murphy (Joel Kinnaman), un honrado policía de Detroit acaba gravemente herido en una misión, convirtiéndose así en el candidato ideal para ser RoboCop, aunque la compañía no tiene en cuenta que la fuerte personalidad de Murphy y su sentido del honor le hará buscar justicia sobre su propio asesinato.

La crítica

Hablar del 'RoboCop' de Paul Verhoheven es hablar de una película que raya la perfección. En el momento de su estreno en 1987, los USA vivían inmersos en el conservadurismo que la administración Reagan había implantado. El guión que escribieron Michael Miner y Edward Neumeier criticaba duramente toda esa corriente que imperaba en el país y Paul Verhoheven entendió a la perfección esa crítica añadiéndole con su dirección directa y efectiva mucha más ironía y mala leche. No se cortó ni un pelo a la hora de mostrar violencia, sangre y escenas duras, ofreciéndonos un film que se convirtió en un éxito inmediato y que ya es un clásico por méritos propios.

Pero han pasado casi 30 años y los tiempos han cambiado notoriamente. Hoy en día vivimos en una sociedad más avanzada y tecnológica. Hemos sido contagiados de una ola de mojigatería que hace que ver a alguien diciendo 'fuck' por TV o enseñando una teta sea considerado casi un pecado mortal. Este es el principal problema con el que se han enfrentado los responsables del remake/reboot (o como le queráis llamar) de 'RoboCop'.

Una película con la violencia y las imágenes que ofrecía el film original hoy en día seguramente hubiera sido considerado no recomendado para menores de 18 años y hubiese obligado a recortar muchas escenas para poder ser exhibido en cines, cosa que en los 80 importaba poco (o bien los responsables se pasaban un poco por el forro todas esas normas). Lo que hoy importa es que el mayor número de espectadores vayan al cine y paguen su entrada, si para conseguirlo hay que reducir les escenas de sangre, violencia y destrucción, se hace y punto. 



Por eso podemos considerar este nuevo 'RoboCop' como una versión descafeinada, a pesar de que mantiene los elementos originales. ¿Quiere decir esto que estamos ante un mal remake? Todo lo contrario. El film del brasileño José Padilha es brillante. El director consigue llevar la historia a su terreno, dar su visión personal y además se permite el lujo de homenajear al film original en momentos oportunos.

A pesar que el nuevo guión es tan políticamente correcto con los tiempos que vivimos y pierde casi cualquier posibilidad de crear algo de crítica al sistema, la inclusión de un personaje como Pat Novak (Samuel L. Jackson), un presentador fascista a más no poder y totalmente a favor de que RoboCop sea implantado en todas las ciudades de los USA, aporta esa (pequeña) dosis de mala baba, tan típica de Verhoheven, siendo el personaje digno de aparecer en cualquiera de las películas del director holandés.



Es indiscutible que cualquier fotograma del 'RoboCop' de 1987 contiene mucha más mala leche que todo el film de 2014. Y además tenía unos malvados de la talla de Clarence Boddicker (Kurtwood Smith) y Dick Jones (Ronny Cox), dos villanos excepcionales, que ahora se han fusionado en un sólo personaje, Raymond Sellars (Michael Keaton), el presidente de OmniCorp, que tal y como pasa en la vida real, nos demuestra que hoy en día los malos de la función visten de traje y trabajan cómodamente desde un despacho.

En el 'RoboCop' original casi podemos considerar que no había buenos y malos, sino malos y menos malos. Todos los personajes, a excepción de Alex Murphy, tenían su parte oscura y eso otorgaba otro aliciente y otro tipo de profundidad al relato (hay quienes en su momento quisieron ver en la figura de RoboCop una especie de versión de Jesucristo). Esto también se ha perdido en la nueva versión, con la inclusión del personaje de la mujer de Murphy, Clara (Abbie Cornish) y sobretodo con la aparición del dr. Dennet Norton (Gary Oldman), que es el que aporta las dudas éticas sobre el trabajo que él mismo desarrolla para la OPC.



Era complicado también encontrar a un actor capaz de asumir el papel de Murphy, pero la elección de Joel Kinnaman ha resultado un acierto. El actor sueco cumple a la perfección y resulta convincente interpretando tanto al honrado policía que es Alex Murphy como al impasible cyborg en el que se transforma una vez es introducido en su nuevo cuerpo/armadura. Un diseño el de la armadura que recuerda mucho al creado por Rob Bottin en 1987, y que aunque modernizado y mucho más estilizado, es un claro homenaje.

Además, el compositor de la BSO, el también brasileño Pedro Bromfman y colaborador de José Padilha en todas sus películas ha incluido brevemente el tema original que compuso Basil Poledouris en momentos puntuales del film, cosa que hace que esos guiños al RoboCop que todos conocemos resulten una especie de reverencia y respeto a un film emblemático.

Es evidente que si comparamos ambos films, el original gana por goleada, pero el remake es una nueva oportunidad para que nuevas generaciones conozcan al personaje y tal vez acaben descubriendo la película de Paul Verhoheven. Si además se consigue que los espectadores de hoy en día salgan del cine con la emoción y la sensación con la que uno se quedaba tras visionar 'RoboCop' allá por 1987, la decisión de realizar este remake ya estará más que justificada.

Información de más
  • El primer director asignado al proyecto fue Darren Aronofsky.
  • El estudio deseaba a una gran estrella para interpretar a Alex Murphy, barajándose nombres como los de Tom Cruise, Keanu Reeves o Michael Fassbender, pero se optó por un actor menos conocido para abaratar costes.
  • Los primeros candidato para los papel que han acabado interpretando Michael Keaton, Gary Oldman, Samuel L. Jackson fueron Hugh Laurie, Edward Norton, Sean Penn, respectivamente.
  • Los edificios futuristas que se ven en el poster del film son en realidad las Torres Business Area, que en realidad están en Madrid.
Nota final: 8

No hay comentarios