Header Ads

Shrek [Cine]

El nuevo milenio comenzaba con un gigante que hacía palidecer a su propia casa madre. Pixar, estaba logrando eclipsar a la propia Disney. Pero no sólo este problema acuciaba a la casa de los sueños. Tres locos visionarios, Speilberg, Katzenberg y Geffen, habían unido fuerzas en 1994 para crear los Dreamworks Studios. Bajo este sello, se producirían títulos como 'Salvar al soldado Ryan' (1998), 'El pacificador' (1997) o 'American Beauty' (1999). Pero lo que sin duda daría que hablar fue su incursión en el campo de la animación, con permiso de la Fox (Blue Sky) que nacería en 2002. La primera piedra la pusieron con 'Antz' y 'El príncipe de Egipto' ambas en 1998. Seguirían en el 2000 'Joseph, el rey de los sueños' y 'La ruta hacia El Dorado', aunque su gran logro sería un ogro rematadamente incorrecto.



¿De qué va?

Cuando un ogro verde llamado Shrek descubre que su pantano ha sido "inundado" con todo tipo de criaturas de cuentos de hadas por el intrigante Lord Farquaad, Shrek se propone, con un burro muy fuerte a su lado, para 'convencer' a Farquaad para dejar su pantano en paz. A cambio, Farquaad, quien quiere convertirse en el rey, envía Shrek para rescatar a la princesa Fiona, quien está esperando a su único y verdadero amor. ¿Logrará Shrek salvar a Fiona? ¿Tendrá esta princesa algún secreto?


La crítica

La genialidad de esta película estriba en su historia. En cómo desarrolla su guión haciendo amena su visión. No se queda a medio camino, no es ñoña, pastelosa o infantil en su estricto género. Juega a que los niños se diviertan como los adultos. Es más, serán los mayores los que puedan gozar más de este título. Si bien su contenido es conocido por todos, la forma de presentar personajes, mezclarlos, inventarse un universo paralelo de los cuentos de hadas y pasarlos por la turmix hasta que quedemos exhaustos, hacen de 'Shrek' un soplo de aire fresco que renueva el género de animación.



Ver las visicitudes de variopintos y conocidos personajes de los cuentos, con dramas personales, traumas e incluso motivaciones que limitan con el absurdo, llena al espectador de un agradable sentimiento de ver buen cine. Además de inteligente. Los dos protagonistas principales, el ogro y el burro (Mike Myers-Eddie Murphy) son pura creatividad a la hora de sacarse de la chistera estos ejemplos que competierán con Woody, Nemo, Scratch y demás criaturas a lo largo de una década.



Una vuelta de tuerca (exagerada pero bien resuelta) a las fábulas infantiles (Pinocho, Caperucita Roja, Los Tres Cerditos) pero bajo el prisma de la mente adulta. Políticamente incorrecto, abriría las puertas a una nueva forma de hacer cine infantil. Sin tanta moralina como Disney, sin tanto cuidado por el detalle como PIxar pero con un aliciente que la hace única: compaginar humor, referencias cinéfilas e imaginación sin caer en la copia. Era una año difícil para colarse con un producto así, Pixar acababa de estrenar su segunda parte de 'Toy Story' hacía dos años y presentaba como competidora a 'Monstruos S.A.', pero el resultado fue brillante.



Un elenco de voces muy variado, casi todos cómicos en su mayoría, hacen de su visión en V.O. un disfrute, aunque la versión española tampoco deja mal sabor de boca, con unos Cruz y Raya en su cima de popularidad (José Mota y Juan Cruz). Claro que al otro lado del charco tenían a Mike Myers ('Austin Powers'), Eddie Murphy ('Superdetective en Hollywood') y Cameron Díaz ('La máscara'). Obvio que en la traducción nos colasen múltiples frases de sólo comprensible humor patrio.



Una animación muy bien realizada que no hará echar de menos a la poderosa Disney o la innovadora Pixar. El sello Spielberg se deja ver en el acabado final. Con unos guiños y homenajes que salpican la cinta (momento 'Matrix' incluido). La música, que lejos de seguir los tópicos de siempre, no está compaginada en números musicales que aletarguen la trama. Al contrario, se buscaron canciones que acompañaran a las imágenes creando un melódico paisaje que aumenta el disfrute. 



Burro, que roba planos por sus ingeniosas frases e impone casi su historia paralela, acaba siendo el alma de la fiesta. Al menos en esta parte, ya que la historia continuaría con tres secuelas más y un spin off. Resultado del origen de un microcosmos que va más allá de la simple película infantil al uso. Mucha mala leche, inteligentes frases, imaginación, personajes fascinantes y un sinfín de clichés destrozados en beneficio de una historia con cerebro. Un perfecto motivo para sentarse en el sofá con los canijos y disfrutar más que ellos de las bestialidades verdes de un ogro con el cuál tenemos mucho en común (pedos y eruptos incluidos).

Información de más
  • Fue la primera película en recibir el Oscar a la Mejor Película de Animación, premio creado ese año, aunque el mérito de la primera película en ser nominada lo sigue teniendo 'La Bella y la Bestia' (1992).
  • Está basada la historia en un cuento de William Steig, guionista también del film.
  • Mike Myers sustituyó a Chris Farley ('Salchicha peleona') como protagonista tras la muerte del actor orondo.
  • Shrek se traduce como monstruo en Yiddish (judeo-alemán).
  • Ningún actor del reparto trabajó junto a los demás, cada uno grabó su voz por separado.
  • El personaje de Lord Farquaad se basa en el presidente por aquel entonces de la Disney, Michael Eisner.
  • El rodaje, produccíon y post-producción duró cinco años.
  • Originalmente Spielberg iba a dirigir este film en 1991, pero decidió esperar tras crear la filial Dreamworks junto a David Geffen y Jeffrey Katzenberg.
Nota final:8

No hay comentarios