Header Ads

Los Becarios [Cine]

Es ley de vida que algún día seamos despedidos (que os voy a contar yo, si hay millones de parados). Como es normal, lo tomaremos a mal y no sabremos qué hacer, probablemente acabemos trabajando en un sitio bastante distinto que quizás no nos guste. Pero nunca se sabe, quizás ese era el cambio que necesitabas para abrir los ojos y ser mejor persona. Esa es justamente la manera de pensar que tienen nuestros protagonistas de hoy y por ello, se embarcan en la aventura para formar parte del equipazo de Google.

¿De qué va?

Al arruinarse el negocio de relojes, Billy (Vince Vaughn) y Nick (Owen Wilson) se quedan sin trabajo. Cuando todo parece perdido y piensan que no levantarán cabeza, Billy da con un programa de becarios para un curso en el cual podrían ser seleccionados para un puesto de trabajo en Google. Aunque ambos no tienen ni idea de informática y no son universitarios, se inscriben para así poder tener un trabajo decente.

La crítica

Es universalmente sabido que, cuando se juntan actores como Owen Wilson y Vince Vaughn, no veremos un drama, eso está claro. También sabemos que no estamos frente una película de Christopher Nolan ni un clásico de Alfred Hitchcock, pero que narices, se agradece muchísimo cuando disfrutamos y nos reímos viendo una cinta de esta clase, con este par de fenómenos.

Tanto Owen Wilson y Vince Vaughn, así como su director, Shawn Levy, nos ofrecen una historia humorística sobre un par de hombres con (imagino) unos cuarenta años que, sin saber de informática, se meten de lleno en un proyecto sobre el tema. La cuestión es que harán lo imposible por conseguir ese trabajo aún sin tener ni idea.


Shawn Levy pretende darnos una lección, en forma de chiste, sobre el mundo actual. Deja a dos hombres sin recursos en la calle, uno de ellos desahuciado, dándoles la oportunidad de cambiar. Que si, se aleja algo de la realidad (como de costumbre en este tipo filmes), pero el mensaje llega.

En general, la película nos mantiene entretenidos en su totalidad, además de hacernos reír constantemente con todo tipo de tonterías, la mayoría con temática freak. Aunque, como en este tipo de películas, hay momentos para todo, el esquema no será muy diferente esta vez y aunque la obra sea previsible (más o menos TODOS nos imaginamos el final) se disfruta. El simple hecho de ver a dos personas anticuadas como este par metidos entre tantos cocos es desternillante. Sumando a esto escenas clave como el saber como han sido despedidos o la entrevista a la que son sometidos a través de un hangout que hacen en una biblioteca plaga de críos.


Además de los personajes de Vaughn y Wilson, el grupo de trabajo de estos tiene a gente de lo más peculiar. El cabecilla, Lyle (Josh Brener) es un coco de Google que no acaba de saber cómo interaccionar con las personas, no obstante no es el único, tanto Yo-Yo (Tobit Raphael), un asiático al que su madre ha llevado a raya toda la vida y Stuart (Dylan O'Brien), un adicto a su teléfono móvil, le cuesta lo suyo comunicarse con el resto. Y después, como de costumbre, está la chica del equipo, Neha (Tiya Sircar) que aporta algo de feminidad al equipo. Dejando de lado al equipo está ese antagonista en forma de niño bien empollón que se lo cree todo que toca las narices a los protagonistas a lo largo de toda la película (que repelente).


El equipo se divide entre los cabecillas y los protagonistas, quienes tratarán de unir al equipo de maneras poco convencionales. Entre todos, la cinta tendrá sus momentos más altos y más bajos, alguna que otra sorpresilla inesperada y de más, pero hasta los momentos más dramáticos irán acompañados de ese toque cómico absurdo, sumando algún que otro puntazo de esos que no ves venir.

Como detalle he de comentar que ese aporte de humor freak, mezclado con cantidad de alusiones al mundo cinéfilo (se mencionan cantidad de películas a lo largo de la obra), le da un toque más original de lo habitual y ha sido uno de los añadidos que más atractivo le ha dado como obra cómica, sobretodo la constante necesidad de Vince Vaughn en compararlo todo con 'Flashdance' (adoro a este tipo). Por cierto, a nadie que la haya visto se le olvidará esa escena de verlos jugando a Quidditch, no?


Es la segunda cinta que veo del tándem Vaughn-Wilson y puedo decir que son sinónimo de pasar un buen rato. Quizás no sea como aquella 'De boda en boda' con la que no podía dejar de reír, pero desde luego te ríes con ella.

Información de más

  • En la escena del hangout de la biblioteca, las tres niñas que aparecen son las hijas de Shawn Levy, el director.
  • Cuando Nick y Dana conversan en la zona de descanso, Shawn Levy hace una breve aparición.
  • A lo largo de toda la película se hacen referencias a obras de cine famosas como la saga 'Terminator' o 'Flashdance'.

Nota final: 7


No hay comentarios