Header Ads

El Padrino [Cine]


Hace poco más de  una semana, tuvimos por nuestras tierras la agradable compañía de Al Pacino, del cual decidisteis que su mejor obra era 'El Padrino II', pero como hoy es su cumpleaños y antes de criticar segundas partes es mejor empezar por el comienzo, hoy traigo la que se considera una de las mejores de la historia del cine: 'El Padrino'.


¿De qué va?

En los años 40, Vito Corleone (Marlon Brando) es un respetado capo de la mafia italiana, uno de los grandes jefes de una de las cinco familias que hay en Nueva York. Corleone es alguien que tiene las ideas claras y se niega en rotundo a entrar en un negocio de drogas, con lo cual otra de las familias ordena su asesinato y esto desencadena una cruel guerra entre familias italianas.

La crítica

En general, las buenas películas sobre el cine de mafiosos suele ser muy bien aceptadas, tanto por el público como por la crítica. En mi caso sé ver donde hay buen material como me pasó con 'Uno de los nuestros', pero no acabo de congeniar con el subgénero a menos que pase como en 'Camino a la perdición' y trate de tocar la fibra sensible al espectador. 

La película inicia con unas palabras de un italiano hablándole al padrino, explicando cual es su problema y que es lo que ha pasado exactamente. Se trata de su hija, ha sido brutalmente apalizada por su ex-pareja y un amigo al no dejarse violar. En un comienzo el padre de la víctima acudió a la policía, pero la pareja de malhechores se sale de rositas y ahora el padre busca justicia. Con solo saber esto, uno se da cuenta del poder e influencias que tiene Vito Corleone, alguien capaz de mover todos los hilos posibles por su familia, con una cantidad desmesurada de contactos influyentes y unos métodos poco ortodoxos es capaz de convencer a cualquiera, a menos que se crea mejor que el cabeza de la familia Corleone.


Esa persona existe, Virgil Sollozo (Al Lettieri) y cuando Vito no acepta el trato del tráfico de drogas, este se asocia con la familia Tattaglia e intenta asesinar a Vito Corleone, con tal de derrocar el imperio que este ha levantado. La película se centra en su gran mayoría en dicho hecho, en como una persona respeta después de muchos años es derrocada y enviada hasta lo más profundo, siendo muy difícil volver a levantar el imperio sin perder algunas cosas en el camino, sea dinero, amigos o familia, pero en una guerra nadie sale victorioso. 


Pero ahí está la familia y es entonces cuando entra en juego ese factor: ¿quién será capaz de seguir con el imperio que un día levantó Vito Corleone? El padrino tiene tres hijos varones y una hija, con lo cual tan solo nos queda barajar cual será el elegido. Uno de los tres, Freddie (John Cazale) no parece tener mucha madera para ello, sin embargo sus otros dos hermanos serán capaces de seguir con el imperio. Por un lado tenemos a Sonny (James Caan), quien afronta la verdad y asume todo el poder, aunque siempre es bien aconsejado por el abogado de la familia, Tom Hagen (Robert Duvall), su camino siempre será mucho más impulsivo. Entonces entra en juego el último hijo varón, Michael Corleone (Al Pacino).


Michael, para mí, es el personaje más interesante de todo el film, porque aunque el resto son verdaderos y auténticos personajes encarados por autores que realzan la imagen de sus roles, el de Al Pacino se lleva la palma. Para empezar, desde el principio ya se deja claro que Michael no toma cartas en el asunto de los temas mafiosos, de eso se encargan Vito y Sonny, con la ayuda de Tom Hagen. Pero no todo es como querríamos y después del tiroteo que hace que su padre acabe ingresado, este teme por lo que le pueda pasar a su familia y planta cara con los pocos recursos que tiene. Eso sí, dejando de lado a todos los hijos y cargos más bajos, Marlon Brando hace del personaje de Vito Corleone una maravilla, la voz que le pone y la mayoría de gestos que hace, con toda la calma del mundo y todo bien pensado, no me extraña para nada que se llevase en el 73 la estatuilla, muy merecida.


Con lo cual, la obra de Francis Ford Coppola también hablará de eso, en los valores de la familia dentro de la mafia, en los hilos que se tienen que mover y lo mucho que puedes hacer por aquella gente que se lo merece, sangre de tu sangre. 'El padrino' se caracteriza por eso, por tener un guión de lo más elaborado y por la cantidad de actores que encabezan este reparto, haciendo de sus personajes una verdadera maravilla. 


A todo esto hay que sumarle la genialidad que tuvo Coppola para dirigirla, porque además de tener un guión espléndido y un reparto de lujo, la cinta sabe situarnos en los años cuarenta, sumando la ambientación dentro del mundo italiano, tanto en las grabaciones como en la banda sonora y esos momentos donde los personajes hablan en italiano. 

Pero a mi parecer, dejando todo lo ya señalado de lado, sin lugar a dudas, aunque tenga escenas que muchos recordaremos y que se han plagiado en su gran mayoría (seguramente la del caballo la que más), lo mejor de todo es la conclusión final que cierra la obra, después de todo lo ocurrido ves que camino ha escogido cada personaje y cuáles han sido sus movimientos, cosa que no me esperaba que acabase de esa manera por muy lógico que pareciese.

Para ser una película que dura casi tres horas y que no es de las que toca la fibra, 'El padrino' demuestra porque es una buena película, desde el mismo inicio hasta el final. Se nos enseña cómo era la época por aquél entonces y la gran influencia que tenían las mafias en Nueva York, una buena película que la mayoría tendríamos que ver.

Información de más
  • Logró ganar tres estatuillas en los Oscars: mejor actor principal (Marlon Brando), mejor película y mejor guión adaptado, además de ser nominada en otras seis categorías, compartiendo la nominación a mejor actor de reparto: Al Pacino, Robert Duvall y James Caan.
  • Se considera una de las mejores películas de la historia, quedó segunda en una votación de AFI, es la segunda más votada en la web imdb y tiene un 100/100 en la página web metacritic.
  • Marlon Brando quería que su apariencia al interpretar a Vito Corleone se pareciese a un bulldog. Así que le rellenó las mejillas con lana de algodón para la audición. Para el rodaje, llevaba una boquilla hecha por un dentista, este aparato está mostrado en el Museo Americano de la Imagen Cineasta en Queens, Nueva York.
  • James Caan y Al Pacino tan solo eran diez años menores a Morgana King, quién interpreta el papel de su madre. Su otro hijo dentro del filme, John Cazale, tan solo era cinco años menor.

Nota final: 8

No hay comentarios