Header Ads

Warrior, las disputas de hermanos mejor dentro de un ring [Cine]

¡Bienvenidos un día más! Con la actividad por las nubes gracias al festival de cine de Sitges, en esta ocasión traigo una pieza de lo más sorprendente, emotiva y por encima de todo excepcional del director Gavin O'Connor: 'Warrior'.

¿De qué va?

Paddy Conlon (Nick Nolte) recibe la inesperada visita de su hijo menor Tommy (Tom Hardy), quien después de años sin saber nada de él, le pide que lo entrene para participar en un torneo de Artes Marciales Mixtas de forma totalmente profesional. Por otro lado, su hermano Brendan (Joel Edgerton), quien tampoco tiene relación alguna con su padre, volverá a luchar para poder hacer frente a los impagos de su familia.

La critica

Antes de empezar a redactar, quería agradecer a la persona/s responsable/s de escoger las películas de la sección Seven Chances del Festival Internacional de cine de Sitges por habernos brindado la oportunidad de poder visionar esta cinta en una sala de cine a causa de no haberse estrenado aquí en España.

Volviendo a nuestro tema principal, Warrior es una película que crece por momentos. Es decir, la cinta al empezar a rodar nos muestra uno de sus momentos más desagradables a nivel emocional y de aquí parte la historia. Con la excusa de la lucha, una familia que hacía años que no se hablaba, por unas razones u otras acababan reencontrándose, el cual es el principal fuerte del argumento. 

Al fin y al cabo, el tema de la lucha no es más que un matiz para mostrarnos lo muy dura que puede ser la vida visto desde tres puntos diferentes: el punto de vista de Tom, alguien quién su família dejo solo al cuidado de su madre, Paddy pasa por una etapa de su vida sin alcohol y sin familia, ya que al haber sido un borracho su familia ha acabado dejando de lado y finalmente Brendan, el hermano mayor que afronta una dura situación familiar e intenta llevarlo de la mejor manera posible. Todo ello hace que ese sea el principal tema argumental de este filme.
Partiendo de esa base, tenemos que desarrollar a esos tres personajes (y que personajes) interpretados por Nick Nolte, Joel Edgerton y Tom Hardy.  Cada uno representa la superación a las adversidades vividas, dentro de su entorno familiar, con una fuerza impresionante, tanto que al final no sabes quién es aquél que merece llevárselo todo. 

Pese a todo, como era de esperar, cuando la película lleva ya parte de metraje recorrido, el personaje de Nolte se queda algo apartado para sacar a relucir más las historias de ambos hermanos algo que considero perfecto y muy acertado. Gracias a ello la trama avanza viento en popa a una velocidad abrumadora, no se detiene por un instante y la intensidad no disminuye.

Profundizando más en ello, quiero destacar el papel que hace Hardy en esta pieza, porque a mi parecer es inmejorable. Al tener frente a tus ojos a un personaje que es alguien totalmente lamentable al mismo tiempo que una persona con un corazón que no le cabe en el pecho, solo pueden pasar dos cosas: que el actor no acabe de encajar con el papel y que parte de la película se vaya al traste o todo lo contrario. Es ahí mismo donde Tom Hardy se hace ver: brilla y deslumbra, porque cuando un actor sabe hacer producir verdaderos escalofríos en el espectador, solo por eso, merece toda admiración. Para mi es, hasta el momento, la mejor interpretación de la carrera de Hardy. 

Enfatizando un momento, quiero hacer referencia a una escena clave, que personalmente es de las escenas con más sentimiento he tenido ocasión de ver. No es más que el reencuentro de los dos hermanos después de muchos años sin verse, manteniendo una reñida conversación. ¿Y qué pasa? No es más que el quién, el dónde y el cuándo e insisto, tanto Edgerton como Hardy le ponen toda la leña al fuego y nos brindan una verdadera escena emotiva, porque a fin de cuentas cada uno lucha por sus ideales. Con esta y con muchas otras escenas, se demuestra la calidad tanto de los personajes como de los actores, quienes tiene el papel de hacernos llegar una escenas con la máxima realidad posible y Warrior puede sentirse orgullosa de ser una película que tenga dichas características.

Después de todo lo dicho y sin alargarme más, puedo afirmar que Warrior es una de las películas más completas que he podido ver últimamente. Lo tiene todo y más, desde la euforia que causan los combates de artes marciales mixtas, hasta la tristeza que emana cada uno de los personajes, pasando por todo tipo de elementos fílmicos que no voy a nombrar por falta de espacio. Porque Warrior es tan humano como cualquiera de nosotros.

Información de más
  • El rol de Koba lo encarna nada más ni nada menos que el famoso luchador Kurt Angle.
  • El director, Gavin O'Connor encarna al personaje J.J. Riley, el principal promotor del torneo Sparta.
  • El actor Nick Nolte fue nominado al Oscar a la mejor actuación secundaria.   
  • La película no fue estrenada en España, por lo tanto no está traducida a nuestro idioma.
Nota final: 10. 

No hay comentarios