Header Ads

Spotlight, la verdad sale a la luz [Cine]

No todos los días se sabe cuál es la mejor película del año según la Academia del cine. Aunque parezca una tontería, como ya sabéis, se trata de un acontecimiento mundial y todo el mundo habla de ello. No pensaba escribir esta crítica, puesto que tenía otras preferencias, pero visto lo visto vamos a valorar 'Spotlight', la que es la mejor película de 2015 según la academia, como nosotros mejor sabemos.
¿De qué va?

Basada en hechos reales. En 2002, un grupo de periodistas de investigación del Boston Globe llamado Spotlight se sumerge en la investigación del caso de pederastia en la iglesia católica con tal de mostrarle al mundo la verdad.

La crítica

'Spotlight' es una de esas películas que se vende sola. Tan solo necesitas leer el reparto para saber que la vas a ir a ver: Michael Keaton, Mark Ruffalo, Rachel McAdams, Liev Schreiber, Stanley Tucci... Pero si encima añadimos que se trata de una película de periodistas que buscan la verdad en cuanto a la violación de niños... La cosa promete. Así es como se vende 'Spotlight', una obra plagada de actores que están en alza y un tema delicado y que, tal y como se muestra en la cinta, hay mucha gente no quiere que se hable de ello.

Con todo ello se siembra la semilla de la curiosidad en el espectador y el resto se va montando solo. La historia se centra en el grupo de periodistas Spotlight (de ahí el título de la película), que se alimenta de noticias jugosas y controvertidas para el Boston Globe. Un cambio dentro de la directiva hace que Spotlight se centre en el archiconocido tema del abuso infantil en la iglesia católica.
Seguramente, Tom McCarthy (director de la película), quiso hacer llegar de la mejor manera la historia detrás de la noticia: como un puñado de periodistas lucharon, a contra marea, con tal de poder plantarle cara a la iglesia y decir: basta. ¿Y cómo lo hizo? Sencillo: tejiendo una tela de araña con una temática difícil de tratar, llevándola hasta el punto morbido por el cual el espectador sienta cada vez más y más curiosidad (que no se confunda el significado de la palabra, por Dios...).

McCarthy es calculador, nos raciona la información que nos va dando acerca de la investigación que se lleva a cabo, exponiéndonos continuamente al "este tema es peliagudo, id con ojo" para que queramos más. En ese sentido, 'Spotlight' es una droga de la que no podemos evitar sentirnos atraídos por saber que pasó. Esto es así porque seguro que más de uno, al acabar la película, buscó más a fondo sobre Spotlight.
Precisamente por ello, 'Spotlight' es un film que no tiene prisa en avanzar acontecimientos, va a su ritmo. Personalmente no la encontré lenta, pesada o aburrida en ningún momento y es curioso, puesto que el ritmo de la obra es justamente ese, para ahondar más en el tema y prestar atención en todos los detalles. La investigación se traslada al espectador para que él mismo ate cabos y piense en cómo poder coger a los "malos".

Pero no ha ganado 'Spotlight' el Oscar a mejor película sólo porque su director sepa como racionar la información que proporciona. Sus personajes han tomado cartas en el asunto para hacer la obra más próxima al espectador. Incluso se habla de cómo los personajes han dejado de ser católicos o lo fueron, pensando en que ellos podrían haber sido una víctima más de esta desgracia.
Aunque tal vez lo más interesante sea en cómo afecta la investigación a sus vidas. Por ejemplo, Sacha Pfeiffer (Rachel McAdams) tiene una abuela católica y sabe que tarde o temprano sabrá del tema. Otro de los personajes, Matt Carroll (Bryan d'Arcy James) no siente que sus hijos estén seguros en la calle debido a lo sucedido y Mike Rezendes (Mark Ruffalo) no puede descansar pensando que puede haber más victimas ahí fuera. 

Todo ello y la actuación del reparto hacen que 'Spotlight' sea más completa. Los actores convencen y el espectador se ve reflejado en ellos pensando "¿qué haría yo en dicha situación? ¿Cómo lo llevaría con mi vida diaria?", algo necesario para que el cine llegue a quien lo visiona.
Los actores crean ese ambiente, nos dan unos personajes humanos, cercanos, como si de alguien que te cruzas por la calle se tratase. No son héroes, ni superhombres, es gente como nosotros. Gracias a nombres como Keaton, Ruffalo, McAdams o Tucci, 'Spotlight' crece como película.

Pero... Algo falla en 'Spotlight', por lo menos esa fue la sensación que me quedó al acabar la película. Vi que estaba ya todo cerrado y, sin embargo, me preguntaba "¿ya está?". Si antes hablaba de que la cinta de McCarthy es precisamente una droga, me faltaba el momento cúspide en el que la tensión se pasase al espectador, en el que se sufriera por lo que están investigando. ¿La iglesia está evitando que algo así salga a la luz y apenas hacen nada por evitarlo?

Es cierto que hablamos de una película basada en hechos reales y que si eso ocurrió, no se haga especial hincapié en ello, pero una entidad tan grande como la propia iglesia católica, que se quedé en nada... Me resulta algo extraño, la verdad.

Por ello, una película que me estaba enganchando y de la que pedía más, por muy lenta que fuese, me dejó con un sabor de boca extraño: sentí que me gustó pero que me faltaba algo más. No por ello la desmerezco, es una gran película que ha sabido transmitir el mensaje, pero de la que al final, personalmente, esperaba más.

Información de más

  • Ganadora de dos oscars: mejor película y mejor guión original.
  • El auténtico Walter Robinson dijo de Michael Keaton "es como verte a ti mismo en un espejo, solo que no tienes control sobre la imagen del espejo" y "Mi persona ha sido secuestrada. Si Michael Keaton robase ahora un banco, me detendrían al instante".
  • Durante cada descanso, Mark Ruffalo le decía al auténtico Michael Rezendes que dijese algunas de sus frases por él.
  • Según Mark Ruffalo, muchos de los reporteros del Boston Globe que encubrieron el escándalo eran católicos romanos.
Nota final: 7

1 comentario:

  1. Sí y no. Estoy de acuerdo con tu crítica PERO no con el final de la misma al igual que a ti te dejó con mal sabor de boca. La cosa, desde mi punto de vista (otra manera de decir que así fue como lo entendí yo) es que el final de la película no es el final, en realidad es el principio... Sí, destaparon esos acontecimientos tan horribles, sus vidas cambiaron, pero no fue más que el principio para el resto del mundo y sobre todo para la iglesia católica.
    Entiendo que se te haya quedado el pensamiento de "¿ya está?" puesto que no, "no está", porque esa búsqueda de culpables, esas investigaciones y ese encubrir de la Iglesia sigue presente y no es que la película acabe con final feliz, simplemente acaba cuando se publica una noticia que a día de hoy sigue sin estar acabada

    ResponderEliminar