Header Ads

Los odiosos ocho, sí y no Tarantino [Cine]

Cuando Tarantino estrena una película parece que el mundo entero se pare. Es como cuando estás en una sala, con mucho barullo y de repente alguien dice "callad que va a hablar éste" y se hace el silencio. Pues esa persona sería el propio Quentin. Y en parte está bien, porque hace cine de calidad y eso es de agradecer, pero hay veces que solo por ser él ya todo tiene que ser la repera y no es así. 

¿De qué va?

Una diligencia transporta al cazarrecompensas John Ruth (Kurt Russell) junto a su prisionera, Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh), para llevarla a Red Rock y ser colgada. Durante el camino se topan con otro famoso cazarrecompensas, Marquis Warren (Samuel L. Jackson), y el nuevo sheriff de Red Rock, Chris Mannix (Walton Goggins). 

Debido a la gran tormenta de nieve que se acerca deciden pasar la noche en una posada en la que diversos individuos harán dudar a Ruth de quien puede fiarse y quien no.
La crítica

Si algo define al propio Tarantino es su carácter cinéfilo a la hora de rodar películas. Obras plagadas de guiños a otras películas, dejando marcas personales, personajes profundos... Es un director constante, meticuloso, siempre nos da cine de auténtico calibre. Una vez más lo ha vuelto a recordar con 'Los odiosos 8', aunque tal vez haya sobrado algo más.

Tal y como indica la obra, 'Los odiosos 8' va de ocho personajes que se ven obligados a permanecer encerrados en una posada debido a la gran ventisca que hay fuera. La cuestión es que John Ruth lleva presa a la famosa Daisy Domergue y no sabe de quien puede fiarse y de quién no.
Así que, a fin de cuenta y tal y como indica el título, la cinta gira en torno a estos ocho personajes: el cazarrecompensas (Samuel L. Jackson), el verdugo (Kurt Russell), el confederado (Bruce Dern), el sheriff (Walton Goggins), el mexicano (Demián Bichir), el hombrecillo (Tim Roth), el vaquero (Michael Madsen) y la prisionera (Jennifer Jason Leigh). 

Una vez todos presentes, vamos al grano. La obra se centra en quién puede confiar John Ruth y en quién no, quién podría tenderle una trampa, matarlo y salvar a Domergue. Y solo con eso, Tarantino nos atrapa en una espiral de desconfianzas de casi tres horas en las que habrá mucho diálogo, suspense y humor negro del bueno. 
Con lo cual, lo más curioso de la octava película de Tarantino es ver las reacciones de los diferentes personajes a medida que avanza el metraje, las relaciones que irán haciendo entre ellos y sus decisiones. Añadiendo que ninguno de ellos tiene un solo ápice de bueno, nada de eso, por ello son los odiosos ocho.

Lo mejor de todo es la evolución presente que hay en muchos de ellos, donde nos muestran cómo son realmente. No obstante, hay algunos que considero mejor definidos, como es el caso del sheriff, el cual se muestra algo tonto e inútil en un comienzo aunque de tonto no tiene un pelo, me ganó por completo. De hecho, con este papel Tarantino seguramente le haya dado vida a la carrera de Walton Goggins.
Siguiéndole tenemos a la pareja encargada de la fiesta: John Ruth y Daisy Domergue, un dúo curioso. A Russell le sienta genial el papel y últimamente lo he visto muy fino. Segunda película reciente suya que veo y segunda vez que me encanta, ojalá siga así. Y bueno, qué decir de Jennifer Jason Leigh, papelazo el suyo como principal antagonista de la obra, no tiene nada que envidiar al cuadro de honor de villanos de Tarantino.

Pero si alguien sale verdaderamente bien parado es Samuel L. Jackson. Olé él y sus negros cojones, ¡qué tio! Su manera de interpretar es genial, el personaje que lleva a sus espaldas es un auténtico cabroncete y ha sabido, una vez más, dejar al personaje por todo lo alto. Solo por él esta película debería ser vista en VOSE obligatorio, de verdad (aunque si la veis doblada, gozaréis como siempre con el estupendo trabajo de Miguel Angel Jenner, su voz 'oficial' en España).

¿Qué puedo decir del resto? Está casi todo cuidado a la perfección. La historia se monta sola gracias a los personajes, todos y cada uno de ellos son impresionantes, no puedo dejar a ninguno en el olvido porque todos aportan su parte dentro de la película y dejan mella en el espectador.

Aunque, por suerte o desgracia, la película es básicamente eso, tres horas de metraje de puro y duro diálogo entre ocho personajes (más los secundones) que por desgracia, se hace algo pesado. La primera pregunta que me hice al terminar de verla fue: "¿eran necesarias tres horas de película?". No hay tanto que contar, mucho de lo que nos cuentan son anécdotas o hechos que no aportan algo y hay cierto momento en el que la película se llega a estancar.
De hecho, para ser una situación tensa en la que el espectador debería de sufrir por todo lo que ocurre, a duras penas notamos esa tensión. El ambiente no es tranquilo y el espectador se siente totalmente relajado, sin preocupaciones. De hecho me sobró mucho el narrador que meten cara al final, no acabó de cuadrar.

No obstante, Tarantino nos demuestra que no todo es en vano y que las dos primeras horas tan solo son un preámbulo de una tercera de 10. La última hora es frenética, toda la tensión que nos ha faltado nos la da ahora sin descanso. Es el momento de la verdad y hay que dar rienda suelta a todo lo que se ha preparado antes. 
Si hubiese sido otro filme seguramente habría tenido menos ganas de seguir, pero pese a este pequeño estanque que se genera, 'Los odiosos ocho' es técnicamente perfecta y es imposible que la paremos. Recomendable, como todas las películas de Tarantino.

Información de más

  • Nominada a tres oscars: mejor interpretación femenina en papel secundario (Jennifer Jason Leigh), mejor banda sonora (Ennio Morricone) y mejor fotografía (Robert Richardson).
  • Una vez el guión fue publicado en Internet, Tarantino decidió no rodar la película. Pero después de hacer la primera lectura del guión, los actores quedadon aturdidos y junto a Samuel L. Jackson fueron a convencerle. Tarantino aceptó.
  • El cameo de Tarantino esta vez ha sido tan solo poniendo la voz del narrador.
  • Vuelven a salir los cigarrillos Red Apple, marca que utiliza Tarantino en todas sus películas.
  • ¡SPOILER! El veradero nombre de Owaldo Mobray (Tim Roth) es Pete Hicox, ancestro del personaje Archie Hicox (Michael Fassbender) en 'Malditos Bastardos' (2009). El 15/12/2015 en una entrevista con el Huffington Post, sin desvelar demasiado, Roth comentó que Owaldo Mobray era el tatarabuelo de Archie. 
  • Channing Tatum en el Tonight Show de Jimmy Fallon comentó que para conseguir el papel "básicamente envié un e-mail al día durante un mes a Tarantino para intimidar a los demás candidatos. Solo rezaba para que ningún rival fuerte intentara conseguir el papel".

Nota final: 8

No hay comentarios