Header Ads

El despertar de Star Wars: una nueva esperanza [Especiales]

Decid lo que queráis sobre Hollywood. Que se quedan sin ideas, que menuda mierda esto de los remakes y segundas partes de películas que están cerradas de hace años. Pero por una vez, me alegro. Es cierto, no apoyo mucho los remakes ni las segundas partes, pero por una vez; bravo. Olé Hollywood y olé el que pensó en hacer una séptima, octava y novena entrega de Star Wars.

¡Ojo! Que si hubiese sido otra vez George Lucas el que reiniciase Star Wars me iba directo a arrojarme al vacío por una ventana (¡no quiero otro Jar Jar en mi vida!). Pero por fortuna alguien tuvo la brillante idea de proponerle embarcarse en semejante aventura a un tipo que puede hacer maravillas con el cine de ciencia ficción, el sr. J.J. Abrams.

¿Pero por qué si uno no es favorable a remakes y similares decide apoyar esta iniciativa? ¿Qué implica volver al universo de Star Wars? Más de lo que creéis. Pensad por un momento la de gente que es fan de la saga. Esa gente que ha vivido y crecido con Star Wars, que alguna vez ha soltado un "que la fuerza te acompañe". Este proyecto es, principalmente, para ellos. Y gracias a ellos, es posible. Todo un ejemplo de retroalimentación cinematográfica.

En este proyecto es clave la figura del director. Si estuviesemos hablando de otra persona posiblemente estaríamos tirándonos de los pelos o por lo menos con la mosca detrás de la oreja (todo lo que sea no tener a George Lucas al mando ya es algo a celebrar). Era evidente que se necesitaba alguien capaz de volver a insuflar vida y magia a Star Wars para que volviese a ser lo que nunca debería haber dejado de ser: una saga trepidante de aventuras y mucha acción. Y es ahí a donde voy, porque gracias a este nuevo estreno hemos vuelto a viajar por el universo de Star Wars, recuperado en cierta manera algo de lo que se inició allá por 1977.

Tampoco hay que caer en el error de querer una película al año. Recordemos quien está detrás de todo: Disney. Para ellos, todo esto es un negocio puro y duro. La inversión por su parte es estratosférica y en el fondo lo que único que desean es sacarnos la pasta, tanta como puedan (dejad de comprar merchandisign de 'Frozen', por favor). Así que, aunque después de salir del cine haya querido más y ansíe la siguiente para mañana, hay que saber esperar y ser paciente.

Probablemente muchos no serán conscientes que gracias a este proyecto, aquellos que en el 77 eran menores de veinte años ahora son padres, auténticos maestros Jedi. Ahora tienen la oportunidad de darle a sus padawans algo nuevo para compartir. Para muchos este Episodio VII será el equivalente a lo que fue en su momento el Episodio IV. Podemos criticar todo lo que se quiera a Hollywood, pero hay que agradecerle también la oportunidad que les ha dado a muchos de poder ir al cine con sus hijos para ver una película que les transporte a su infancia y que, en cierta manera, deje un poso de historia en sus vástagos igual al que los viejos films dejaron en sus progenitores. 

¡Y qué decir del placer que supone el volver a ver en una pantalla de cine a algunos de sus personajes favoritos! Reencontrarse a Han Solo y Chewie en el Halcón Milenario es algo que pone la piel de gallina. Igual que volver a disfrutar con las luchas con espadas laser, ver volar de nuevo un X-Wing o descubrir que la Nueva Orden no tiene nada que envidiar al viejo Imperio. 
Tampoco puedo olvidarme de los que no pudieron ver la primera trilogía (la original) en cines. Gente como yo, que aunque no hayamos vivido Star Wars desde sus comienzos hemos crecido con ella. Todos nosotros esperábamos una película como las de antaño para poder decir "yo he ido al cine a ver Star Wars, yo estuve allí ese día". Quizás fuisteis a ver los episodios I, II y III y queráis repetir pero quizás no y esta sea vuestra primera vez.

¡Si hasta existe una religión de Star Wars! No quiero decir que tengáis que creer en ella, no es necesario llevar las cosas hasta esos extremos, pero es uno de los tanto ejemplos que nos lleva a hacernos una pregunta: ¿qué es para nosotros Star Wars? Yo lo tengo claro: una forma de vida. Y no me refiero a vivir en un mundo paralelo y creer que el universo de Star Wars existe, hablo de reconocer sus personajes, tararear sus melodías y soñar con poder controlar La Fuerza.

Ahora, en lo único en lo que puedo pensar con este nuevo episodio es en las ganas que tenía de poder ir a verlo al cine, en una gran pantalla. Poder ver de nuevo el logo de Lucas Films. Escuchar la música de John Williams y ver como el logo de Star Wars entra por pantalla y desaparece... No podía ser de otra manera. 

Tan solo me queda decir una única cosa. Que La Fuerza os acompañe.


E id al cine

No hay comentarios