Header Ads

Black Mass, con el mejor Deep y un acertadísimo Edgerton [Cine]

Es raro, muy raro, ver a Johnny Deep sin Tim Burton o maquillado hasta los topes haciendo algún tipo de papel de lo más estrambótico. Siempre lo he criticado por ello. Pero debo de admitir que siento debilidad por Deep, pero no por esos papeles que hace con Burton (no todos), más bien por cuando hace esas películas más elaboradas, como lo son 'La novena puerta' o 'La ventana Secreta', ahí me levanto y digo: "ole tus narices, Johnny". 

Pues bien, aunque en 'Black Mass' no va totalmente libre de maquillajes y fandangas varias, Deep ofrece un recital para quitarse el sombrero.

¿De qué va?

Basada en hechos reales. Boston, años setenta. El agente del FBI, John Connolly (Joel Edgerton), aprovechando la amistad de la infancia, consigue convencer al mafioso irlandés James 'Whitey' Bulguer, para que Whitey les haga de informador. Whitey, quien recientemente ha salido de la cárcel, logrará poner fin a las mafias vecinas y hacerse con el control de Boston.

La crítica

Sinceramente, por mucho Johnny Deep o Benedict Cumberbatch (o raramente Dakota Johnson) que tenga la cinta, no creo que la gente se vaya de cabeza al cine a ver 'Black Mass', puesto que es una de esas películas que verás por ver, una más. 

Si estás pensando que esto no va contigo es que eres un fan aférrimo a Johnny Deep y solo te falta saber dónde vive para acosarlo cada mañana. Puesto que además de esto, la historia de 'Black Mass' no es que sea algo de lo que todo el mundo haya hablado, de hecho fui por la calle preguntando a ver si alguien conocía la historia de James 'Whitey' Bulguer y, a menos que me dijeran "¿la peli nueva de Deep?", no tenían ni pajolera idea.

Pero no puedo estar más a favor de que no sepa ni un ápice de la película, que no haya llamado mi interés en lo más mínimo, puesto que gracias a este efecto, podemos ver una película sin ningún fin, por ver algo y justamente, por ir con esa intención, ¡ZASCA! Te encuentras con una obra que te deja un muy buen sabor de boca.

Con lo cual, 'Black Mass' es esa película que nos enganchará de principio a fin, atrapándonos en un argumento interesante sobre como James Bulguer logró alzar un imperio mafioso poco a poco, gracias al trato que hace con el FBI.

Pese a todo, sigue siendo algo que no convencerá a muchos, es una película más del montón y, puede que llevéis razón, pero tiene su aquél. El director, Scott Cooper, ha sabido captar la esencia de los personajes y precipitar la historia hacia una tensión que nos inundará a medida que el metraje llegue a su final.

Todo erradica en esa extraña relación entre el FBI y la mafia de la que todos imaginamos que la cosa va a acabar mal. La obra de Scott Cooper gira entorno a ello, a ver quien consigue llevarse a su territorio al otro, es un pulso entre el FBI y la mafia, que nos mete de lleno en la obra, creando un ambiente totalmente atrapante.

En ese sentido, 'Black Mass' es un ejemplo a seguir. Gracias al ambiente que se genera debido a que los personajes vayan empantanándose, ellos solitos, en un embrollo que el espectador ve que no pueden controlar. Es por eso que cuando 'Black Mass' encarrila su destino, quieres más.

Es más, la cinta cobra tal forma en sus minutos finales, que tenemos escenas de esas que a sabiendas de lo que va a pasar, no queremos que pase. Escenas que se nos quedarán en la retina y esas son cosas que luego recordaremos con buen sabor.

En consecuencia, los actores están geniales en sus papeles. Bravo por Deep que se lleva una buenísima actuación sobre un mafioso frío, que no tiene miramientos con quien sea y que no perdona. La única pega que le puedo poner (pero ya hablaríamos de algo mayúsculo) es haber forzado al personaje a un ataque de locura en un momento dado, algo así como lo de Joe Pesci en 'Uno de los nuestros', algo que destaque aún más al personaje.

De todos modos, Deep no es el único que ofrece una buena actuación para adornar la cinta, tela con el señor Edgerton. Quizás el que más cambio sufre a lo largo de la trama y otro de los precursores principales en agobiar el ambiente, en precipitar la película hacía la tensión. No me extrañaría nada una nominación a personaje secundario, realmente la merece.

El resto de actores de renombre son algo más para adornar. Benedict Cumberbatch (oh Benedict), tan solo hace de "cara bonita", su contribución es escasa y apenas se le ve hacer algo interesante, un papel que podría haber hecho cualquiera. Algo más en la lejanía están Kevin Bacon o Dakota Johnson, que tienen la misma función.

Otro plus que tiene la cinta es la manera de explicar sus acontecimientos, a través de los que trabajaron para Whitey (Deep), explicando el qué, cómo y cuándo de todo lo que hacía el mafioso. Siempre es agradable (si está bien hecho) 

Pese a todo, puestos a pedir esperaba algo más de 'Black Mass' al final. La cinta tenía mucho potencial pero al final se quedó en eso, en "una más del montón" y es por ello que, aun y tener muchos elementos que defiendo, no llega a más por no apostar más fuerte y ser algo más original. 

Así que, finalmente, si la veis: vedla sin prejuicios. "Oh si, pero si me acabo de leer tu crítica, melón", cierto, pero 'Black Mass' es una de esas películas que tiene que ver uno para corroborar si realmente está bien.  El trabajo técnico y argumental es notable, pero me queda la espinilla de haber podido disfrutar más y mejor el espectáculo de ver a Deep en acción.

Información de más
  • Johnny Deep comentó que esta fue su película preferida entre todas en las que había participado.
  • Para asegurar el éxito de la interpretación de Deep en el papel de Whitey Bulger, Scott Cooper contrató algunos de los viejos asociados de Bulguer como consultores de la película. Cuando hablaron de Deep dijeron "es Whitey".
  • Deep abandonó el proyecto por motivos de salario. Más tarde volvió como protagonista del mismo.
Nota final: 7

No hay comentarios