Header Ads

'Royal Blood', de Royal Blood; cuando el bajista y el batería se rebelan [Música]

Quizá nunca hayáis oído hablar de ellos, y, sinceramente, no os culpo. Yo mismo no tenía ni idea de quiénes eran hasta que me recomendaron ver el ridículo, violento y divertidísimo videoclip de su tema 'Out Of The Black'. Divertidísimo, como ya he dicho, pero no tanto como la canción en sí; eso me ha llevado a terminar escuchando el disco completo de este joven dúo inglés, y la verdad, para la poca experiencia que tienen (¡Se formaron en 2013!) me han sorprendido muy gratamente. ¿Queréis saber por qué?


Ficha Técnica:

- Título: Royal Blood
- Artista: Royal Blood
- Género: Rock 
- Año de publicación: 2014
- Discográfica: Warner Bros
- Duración: 32' 38'' (10 pistas)
- País: Reino Unido









La crítica

Probablemente el rasgo más característico de este duo británico sea el hecho de que su sección instrumental se compone únicamente de una batería y un bajo eléctrico. ¡No tienen más! De ahí la cualidad sucia, garage-rock de su música. No os dejéis engañar por lo que oiréis: eso NO es una guitarra, sino el bajo de Mike Kerr atiborrado de efectos varios y de distorsión. El resultado es un sonido que se queda a medio camino entre ambos mundos pero de un modo totalmente antihigiénico, como si cogieras una Les Paul de 200€ con pastillas de serie, le cambiaras las cuerdas por cables de teléfono y la conectaras a una batidora. ¡Sublime!

Y cómo les gusta a Royal Blood jugar a ese juego. Ese sonido desatendido y pesado, esa sección rítmica tan aplastante que sirve como contrapunto a la voz aguda y juvenil de Mike, esos pegadizos riffs tan sludge, eso es lo que los hace únicos dentro de una escena más que saturada. Esto es lo que nos proponen. "¿Y si nos libramos de las seis cuerdas y nos ponemos a hacer la mejor peor música del mundo?"; y así nació una banda que en sólo dos años se ha ido de tour por toda Europa, ha teloneado a Arctic Monkeys, y próximamente hará lo propio para Foo Fighters. Atreveos a decir que no tiene mérito.

Pero... Y el resto? 
El álbum en sí está lleno de momentos espeluznantes. El riff principal de 'Ten Tonne Skeleton' que tanto recuerda a Muse, el bajo tan guitarrero en el estribillo de 'Come On Over', esa parte tan chula de 'Out Of The Black' que va desde el minuto 00:00 hasta el 04:00... Realmente no esperaba que este debut me gustara tanto, pero siempre es bonito llevarse sorpresas como esta. Sin embargo temo un pelín por estos chicos, ya que, por su naturaleza grunge y lo limitado de su sección instrumental, podrían hacerse un poco repetitivos en futuros lanzamientos; aún así, confío en que el dúo tendrá bajo la manga suficientes trucos para mantenernos tan entretenidos como con su ópera prima. Seguro.

En algún lugar de Inglaterra, dos rudos barbudos han escuchado la llamada de socorro del Rock, y ahora mismo lo están salvando mandando los convencionalismos del mismo a tomar por saco. No han reinventado nada, ni lo necesitan para sorprender a nadie. Son el soplo de aire fresco más familiar que podáis escuchar ahora mismo, y os encantarán.

Y para muestra un botón (¡cuidado corazones débiles, que el videoclip tiene tela!):


Nota final: 4/5

1 comentario:

  1. Un gran grupo, sí señor. Sin embargo, también a mí me preocupan sus próximos lanzamientos, porque dudo bastante que puedan mantener el nivel. A ver si hay suerte y no se repiten mucho. Esperemos que traigan material bien fresco y nuevecito.

    Saludos

    ResponderEliminar