Header Ads

Los pingüinos de Madagascar. La cuqueria es un poder [Cine]

¿Recordáis la saga 'Madagascar'? Entonces seguro que recordáis a Skipper, Kowalski, Rico y Soldado, el cuarteto de pingüinos más gamberro del cine. Por si no fuera poco, además de las cintas de la saga de Dreamworks, les dieron una serie para ellos solitos, así que tan solo era cuestión de tiempo que acaparasen el protagonismo de la gran pantalla.

¿De qué va?

Los pingüinos de Madagascar se ven metidos en una aventura que puede acabar con la imagen de su raza. El Dr. Octavio Salitre quiere terminar con la "cuqueria" de los pingüinos y el cuarteto, con la ayuda del equipo de espías Viento Norte, deberá acabar con el plan del doctor.

La crítica

Si de algo se caracterizan los pingüinos de Madagascar es de llevar consigo un humor absurdo que sabe como ganarse el publico. Gracias a este factor estos pequeñines siguen sorprendiéndonos con una película y no descarto una segunda.

La cinta que nos ofrece Dreamworks Animation nos cuenta el origen de este equipo de animalejos, así como una verdadera historia de acción en la que tendrán que salvar a su especie de una extraña "extinción". 

Es curioso como se ha logrado crear, entre tanto sin sentido (me refiero a ese humor que les precede), una película con un argumento de espías que mantiene a flote a la cinta. El esquema es el ya conocido: villano marginado socialmente quiere vengarse del mundo a través de un plan malvado y nuestros héroes tendrán que evitar que éste se salga con la suya.

Con lo cual estamos frente una obra de acción con cantidades elevadas de comedia a lo largo del metraje. Bromas y más bromas hacen de 'Los pingüinos de Madagascar' una cinta entretenida y notable, da gusto pasarse hora y veinte riéndote cada dos por tres. La mayoría de este humor nos contagie es gracias a los pingüinos, que se comen la pantalla desde el inicio de la obra.

¿Y cómo son los pingüinos? Pues, además de ser extremadamente graciosos, son patosos y algo rudimentarios. Eso los lleva a meterse en líos de los que saben salir por su propia aleta. Suelen cumplir todas sus misiones con planes de lo más cutres y, aunque no lo parezca, son algo cortos de miras.

Además de los pingüinos, tenemos a un grupo de superespías molones que no paran de fardar sobre sus grandes tecnologías y sus logros, así como un villano patoso y odioso que tan solo quiere ser querido. Con lo cual, no tan solo tenemos a nuestros protagonistas para darle vida a la obra.

Y si entramos más en materia, podríamos decir que 'Pingüinos de Madagascar' es, a su manera, una crítica al cine de espías. Como en 'Aterriza como puedas', 'Superagente 86' o alguna de las cintas del famoso espía Johnny English, pero con un humor más infantil, para cautivar a los niños.

No será la película de Dreamworks Animation y seguramente tampoco la mejor del año dentro del género, pero lo que si que es es una cinta para pasar el rato, divertirnos y reirnos con cuatro pingüinos que están algo idos.

Información de más
  • Benedict Cumberbatch no puede pronunciar "penguins" correctamente, él dice "pengwings".
  • Una de las ovejas que tiene viento norte es de la película 'Como entrenar a tu dragón'.
  • Esta es la primera vez que en la franquicia 'Madagascar', Rico no lleva la voz de John DiMaggio.

Nota final: 7

No hay comentarios