Header Ads

La dama de Shanghai, la película que nunca debió hacerse [Cine]

Hay películas que no deberían haberse hecho nunca. No porque el resultado sea totalmente nefasto, que no sería para tanto, pero si antes de empezar hay múltiples señales de que no es una buena opción, es como para pensárselo. Este es el caso de ‘La dama de Shanghai’, una película casi de serie B con un reparto de lujo con muchos problemas y carencias.

¿De qué va?

Michael O’Hara (Orson Welles) es un marinero en tierra que salva la vida de Elsa Bannister (Rita Hayworth) durante un atraco. Esta manda a su marido (Everett Sloane), un millonario abogado criminalista, para contratarle para su yate de lujo como contramaestre y entre estos tres personajes se dibuja un triángulo amoroso macabro, enfermizo e imposible de creer. Una historia, en definitiva, de difícil solución.

La crítica


Empecemos por explicar lo que dijo Harry Cohn, mandamás de la Columbia con respecto a la película: “Nadie debe ser al mismo tiempo director y productor de una película, además de actuar en uno de sus papeles principales. Si le firmo a alguien un contrato así ¿de qué me sirve tener mi propio estudio? Daría lo mismo que  fuera el conserje.” Añadamos que Welles fue además el guionista...

Todo empezó mal, cuando Orson Welles necesitaba 50.000$ para retirar el vestuario de una obra de teatro que estaba haciendo de la aduana. Le prometió a Harry Cohn hacer la próxima película con él si le mandaba el dinero en una hora. “¿Cómo se llama la película?”, preguntó el productor. Y Welles, mirando un quiosco que había enfrente de la cabina desde la que llamaba y escogiendo una novelita al azar le dijo “La dama de Shanghai”. El productor aceptó y ahí nació el (mal) invento. 
Quizá Orson Welles haya sido, por las películas que nos han llegado, uno de los mayores blufs de la historia del cine. En una ocasión, ya mayor, dijo: “Empecé en la cumbre y desde entonces no he hecho más que caer”. Si tomamos como cumbre 'Ciudadane Kane' (con permiso, dedicaremos más adelante una crítica a 'Ciudadano Kane', que bien la merece... pero adelantamos que sería un montículo más que una cumbre),  es evidente que todo lo siguiente fue peor, con alguna excepción en que no tenía más cargos que el de actor (o quizá por eso), como 'Moby Dick' o 'El largo y cálido verano'.
‘La dama de Shanghai’ es una película gafe desde su inicio, ya que Welles escribió el guión basándose en dos novelas de segunda cogidas al azar y mezclando los argumentos. Por los motivos que fueran, la productora Columbia decidió financiarla. Pero el resultado es torpe, va dando bandazos sin saber muy bien por dónde tirar para resolver las trabas que se va encontrando y no ofrece ningún tipo de interés para el espectador, más allá de contemplar a Rita.

Orson Welles tiene el mismo talento en la interpretación (por lo  menos en esta película) que una lechuga pocha, su declamación es monótona y aburrida, su intento de contención y turbación ante Hayworth y los actos de su marido, en lugar de mostrarle dubitativo o desubicado, le hacen parecer más bien tonto. Es difícil de creer que una mujer como Rita Hayworth caiga enamorada de este hombre nada más verle. Aún así, en la vida real estaban casados y a punto de separarse. De hecho, la actriz aceptó el papel como un intento de recuperar el amor perdido con Welles.
Rita Hayworth, que estaba en la cima de su carrera después del rotundo éxito que supuso 'Gilda', aceptó el papel para estar cerca de su marido e intentar hacer renacer el amor, en balde. Se ve que Welles tenía más amantes que estrellas hay en el cielo. Quizá el mal momento personal que vivía le afectó en la interpretación, donde su poder interpretativo, que tampoco había sido nunca muy excelso, es nulo. Pero claro, es Hayworth, y con lucir palmito en bikini en un par de escenas le valió para confirmarse como mito erótico. Podría ser que el mito la superase incluso a ella. La vemos cantar en una escena, pero no la oímos ya que fue doblada por Anita Ellis, que ya le había prestado la voz en 'Gilda' y el resultado de su actuación es paupérrimo.

El resto de actores no ayudan mucho, la verdad. Everett Sloane, que interpreta al marido rico y estúpido de Rita Hayworth, era un actor de radionovelas que tenía ciertas carencias en cuanto a expresión y movimientos comunicativos; tal era su limitación que le pusieron un par de bastones al personaje, no previstos en principio en el guión, para disimularlo. Glenn Anders, cuyo rol es el del socio de Bannister, pone de los nervios de puro histrionismo sin medida. Ambos tienen el único mérito de haber sido compañeros de Welles en el Mercury Theatre y ser amigos suyos. Es que si no, no se entiende el mal reparto.
Aunque si hiciéramos un listado de todos los errores de esta cinta ordenados por gravedad, sin duda en la primera posición estaría su guión: pura verborrea y voluntad de trascender. Frases grandilocuentes sobre la vida, el amor y la muerte dichas con una soberbia y una jeta que tira de espaldas. Parece como si Orson Welles hubiera sido el maestro de Jorge Bucay y Paulo Coelho. La mayoría de diálogos no son más que (presuntas) grandes frases que no consiguen en el espectador más que una sonrisa incrédula que dice: “¿Pero qué me estás contando?”.  

La fotografía es justita, puesto que había tres directores de fotografía cada uno con su estilo. Uno de ellos, Rudolph Maté, se encargaba únicamente de las escenas en que aparecía Rita Hayworth, pues era exigencia de ella que fuera éste el único que la retratara, convencida de que sabía sacar lo mejor de ella como nadie. A decir verdad, ella está radiante y bellísima, pero nada más. 

Y para terminar de rizar el rizo, la banda sonora de Heinz Roemheld, que se reivindicó como músico de segunda, podría conseguir el premio a la más desafortunada banda sonora de la historia: desatinada, de aliño y como si se hubiera hecho mucho antes que la película. Lo más remarcable de la película, sería la escena final de los espejos, un juego visual bastante atractivo.
En realidad, casi todo el film es un desacierto total, si bien hay que decir que no todo fue culpa de Welles: Cohn estuvo un año mutilando la película, que duraba más de dos horas y media  originalmente, hasta dejarla en 84 minutos con los que ha llegado (por suerte) hasta nuestros días. Además le cambió la música, la escena de la casa de los locos, que pierde todo su sentido, y hasta el sonido ambiente del viento y el agua al navegar: “¿para qué hemos rodado en escenarios naturales, entonces?” , dijo el director. Incluso coló, sin que viniera a cuento de nada, el tema “Amado mio”, para que la gente pensara en ‘Gilda’ y se mirara esta dama de Shanghai de otro modo. Con tanto despropósito, seguramente el resultado final se parece entre poco y nada a lo que había imaginado en un principio Orson Welles.

Lo que sí fue culpa única y exclusivamente de Welles fue este intento de colarnos a una Rita Hayworth rubia platino; decía que había que hacer un cambio con respecto a su anterior carrera, que tenía que madurar. Ésta se dejó hacer, convirtiendo lo que ella veía como una posibilidad de recuperar a su marido, en un flaco favor a su carrera. Por amor...

Información de más

  • De un presupuesto inicial de 700.000$ se pasó a un coste total de más de 2.300.000$.
  • Durante la grabación en México murió un miembro del equipo y otros enfermaron por el calor y los males tropicales.
  • El yate del film es el mítico Zaca, propiedad de Errol Flynn. Se lo alquiló a Welles, pero no dejaba que lo capitaneara nadie más que él, con lo que le tenían que esperar para zarpar. Flynn, entre borracheras y escarceos amorosos no era, digamos, muy puntual.
  • Tanto la crítica americana como el público en general, huyeron de esta película. En cambio, la crítica europea la ensalzó como obra maestra.
Nota final: 4

9 comentarios:

  1. Cuanto menos, es una crítica atrevida. Tachar la actuación de Orson Welles como la de "Una lechuga pocha" o sugerir que pudiera haber sido el maestro de Paulo Coelho, resulta atrevido dado que el punto de mira es uno de los mitos de la historia del cine.

    Desconcierta la nota global resultante se le pone al film: 4. Consultando en Filmaffininty y en IMDb las votaciones de los espectadores son 7,9 y 7,7 respectivamente.

    En boca de Carlos Boyero, el cual suele ser bastante duro con su opinión: "Una de las mejores película de Welles (...) inquietante, morbosa, trágica".

    Desconcierta la polaridad de opiniones.

    Crítica con un punto ácido y cruel, aunque bien documentada.

    ResponderEliminar
  2. Apreciada Ana,

    en primer lugar permítame agradecerte el comentario.

    La crítica, como cualquier otro acto de opinión, es algo totalmente subjetivo y parte de su gracia está en la disparidad de criterios. Aunque las notas que reciben los films en estos webs debe ser algo que poner en cuarentena: cuánta gente que pone buena nota a 'El acorazado Potemkin' o 'Doctor Zhivago' no han tenido narices de verlas enteras! Pero ya se sabe, decir que a uno le gusta Eisenstein o Lean siempre queda bien. Lo mismo pasa con Welles.

    A pesar de todo, por su comentario me da la sensación de que no ha visto usted la película. No me atrevo a recomendársela por no hacerle pasar un mal rato, pero si no tiene nada mejor que hacer... lo que sí le recomiendo es la página de Facebook "Por un mundo sin Carlos Boyero"

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Me agradó la película, exigir a Orson Welles, realizar una obra más bella que El ciudadano Kane, es muy ambicioso, es duro; pedirle a Rita Hayworth que brille más que en Gilda, es terrible... fue buena, pero no maestra, en eso coincido, para mí, decir que fue pésima, es injusto, la escena final, fue muy buena, en mi opinión. Pero faltó algo, sí es cierto. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. No sé por qué tan mala crítica. Si bien no es una obra maestra, su guión es original, las actuaciones son buenas (incluso la de Hayworth a quien tachas de no saber actuar), la fotografía es excelente. Para mí que tienes algo contra Welles

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con la critica. Pelicula fallida, pero no aburre, eso si.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Tú te lo pierdes18 de mayo de 2017, 14:43

    Esta supuesta crítica ya tiene más de dos años y no habrá muchos desafortunados que pasen por aquí... porque la crítica no debería ser subjetiva, la opinión sí, y esto no pasa de ser una mala opinión de alguien a quien no le gusta el cine y debe ser un tipo muy triste...
    Si estás a tiempo deberías espabilar y disfrutar de las grandes obras de la historia del cine -y Welles tiene unas cuantas- y no verlas pensando en hacer un comentario epatante para que alguien piense lo listo que eres...
    En fin, allá tú...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No acabo de estar del todo de acuerdo. Antes de focalizarme a analizar sobre el tema, no veo cuál es el propósito de atacar al pobre atrevido que se ha lanzado a dar su opinión personal, bien documentada y redactada, con unos argumentos sólidos. Frases como "...debe ser un tipo muy triste..." o "...para que alguien piense lo listo que eres..." demuestra la ignorancia que se presenta, pero, como veo que no entiendes argumentos bien caracterizados y con una estructura cohesionada, tiraré por tu juego provocativo. Lo que es triste es ver a alguien como tú con una mente tan cerrada. Eres el típico que no acepta que alguien no piense igual que tú y eso reduce tu mundo muchísimo. No paro. Estoy seguro que no eres más que un seguidor de lo que la gente cree que es "bueno" y rechaza todo lo que dicen que es "malo", vamos, un seguidor de masas de toda la vida. Decepciona bastante que seas así. ¿La personalidad también te la definen las masas? Porque, por lo que creo, no pareces labrarte nada por ti mismo con ese carácter tan "millennial".
      Después de haber jugado tu juego, quiero centrarme ahora en la película. Sí tengo que ser sincero al decir que, durante la lectura de la crítica, me he opuesto a algunas ideas comentadas, pero al fin y al cabo es una opinión. Sin embargo, también me ha ayudado a ver la película desde otra perspectiva y aunque me guste, reconozco que los errores destacados le bajan la nota.

      Por último pero no menos importante, te invito a que abras un poquito más tu mundo, ¡pero no mucho!, no sea que no estés preparado para escuchar a los demás cuando solo quieres que te escuchen.

      Y al crítico, buena crítica. Ha sido atrevida y aunque no comparta algunas opiniones comentadas, me ha ayudado a verla desde otro punto.

      Un saludo.

      Eliminar