Header Ads

Babadook, madre no hay más que una y la mía se está volviendo loca [Cine]

Hoy en día es difícil de encontrar algo de originalidad en una película de terror. Agotado ya el recurso de found footage, tarde o temprano se acaba volviendo a lo clásico. Pero siempre es posible encontrar una manera de enfocar una historia mil veces vista desde otro ángulo y eso es lo que consigue 'Babadook', una película que es capaz de aterrorizar al espectador más curtido en el género como hacía tiempo que no conseguía ningún otro film. 

¿De qué va?

Amelia (Essie Davis), una joven viuda que trabaja como enfermera, intenta educar a su problemático hijo de 6 años, Samuel (Noah Wiseman), que vive aterrorizado por un monstruo que se le aparece en sueños. Cierto día, un misterioso libro de cuentos, "The Babadook", aparece en su casa. Samuel está convencido que la criatura sobrenatural de la que habla el libro es la misma  con la que sueña todas las noches. Poco a poco, Samuel se vuelve impredecible y violento y Amelia empieza a creer que su hijo necesita atención psiquiátrica. Pero cuando comienza a vislumbrar una presencia siniestra a su alrededor, Amelia se da cuenta de que aquello sobre lo que Samuel le ha estado advirtiendo puede ser real.



La crítica

Alegría. Esa es la primera sensación que nos produce 'Babadook'. Alegría de que una de las sorpresas de Sitges 2014, una de las películas más alabadas allá por donde ha pasado, finalmente llegue a nuestras pantallas cuando en un principio se había anunciado que sería una película estrenada directamente en DVD. Porque si hay actualmente una película que merece ser proyectada en una sala de cine; esa es 'Babadook'. No es que el resto de películas no lo merezcan (personalmente opino que el cine debe ser visto SIEMPRE en una sala, por muy mala que sea la película, aunque luego uno pueda disfrutarla también en casa), pero 'Babadook' debe gran parte de su éxito a la atmósfera malsana que transmite y eso es casi imposible encontrarlo fuera de una sala de cine.



Y al César lo que es del César. Toda (o en su gran mayoría) alabanza que pueda recibir el film debe ser dirigida a Jennifer Kent, su directora, que en su primer trabajo tras las cámaras consigue que un guión sin pocas sorpresas se convierta, gracias a su estilo visual oscuro e incómodo, en algo tremendamente efectivo.



El arranque de la película nos muestra el día a día de Amelia y su hijo Samuel. Él es un niño problemático, algo salvaje, que provoca más de un quebradero de cabeza a su madre, la cual aún arrastra el trauma de haber quedado viuda precisamente el día en que se dirigía al hospital a dar a luz. Vive por y para su hijo, que aterrado por unas pesadillas terribles, apenas la deja dormir por las noches. Como espectadores, pronto empatizamos con la pobre Amelia a la que vemos angustiarse por la situación cada vez más.



Es entonces cuando aparece en escena el libro "Mr. Babadook" y todo cambia. La llegada del monstruo convierte la historia en algo mucho más terrorífico que cualquier monstruo infernal al ser testigos del claro descenso a los infiernos de una madre angustiada, ¿pero es ese descenso realmente debido a la aparición de un monstruo o ese monstruo es algo que la deteriorada mente de Amelia ha creado para poder dar escape a la tensión y depresión que invaden su vida? Esa ambigüedad, totalmente buscada por la directora, junto con el progresivo oscurecimiento de la historia, no hacen otra cosa que mejorar lo que tenía todos los números de ser una película de terror convencional. 



El tránsito constante entre realidad o ficción (o mejor dicho, cordura o enajenación mental) queda perfectamente plasmado en pantalla gracias a las actuaciones de sus dos protagonistas, prácticamente los dos únicos personajes del film. Tanto la más veterana Essie Davis como el debutante Noah Wiseman están soberbios y consiguen algo muy difícil en papeles como los suyos, como es el saber contener su actuación sin exagerar y sin llegar a parecer ridículos o sobreinterpretados. Aunque es cierto que, en ocasiones, el personaje de Samuel sí que parece traspasar esa línea, llegando a causar una irritación tal en el espectador que probablemente desearía abofetear (por decirlo suavemente) al niño.



'Babadook' es un film que pone los pelos de punta sin necesidad de trucos o efectismos, simplemente apelando al terror irracional de lo que no vemos (William Friedkin, director de 'El Exorcista' ha declarado que 'Babadook' es la película más terrorífica que ha visto nunca). El que vaya buscando un film de monstruos al uso saldrá decepcionado, porque ni el Babadook es una figura presente en gran parte del metraje, ni mucho menos es un villano monstruoso al estilo Freddy Krueger (a pesar de que guardan cierto parecido). Su tarea principal es la de actuar de amplificador de los traumas y paranoias tanto de madre como de hijo. 

¿Con esto estamos diciendo que el Babadook sólo existe en la mente de los personajes? Ni mucho menos... 

Información de más
  • La película consiguió el premio especial del jurado en el pasado festival de Sitges, y Essie Davis el galardón a la mejor actriz. 
  • Babadook es un anagrama de "A Bad Book"
  • Parte de su presupuesto se consiguió a través de la plataforma Kickstarter.
  • En un momento del film, por TV se puede ver un fragmento de 'Las Tres Caras del Miedo', de Mario Bava. 
  • La película está basada en el cortometraje 'Monster', también dirigido por Jennifer Kent. Podéis verlo pinchando aquí.

Nota final: 8

No hay comentarios