Header Ads

Sospechosos habituales, para aquellos que infravaloran los noventa [Cine]

Parece mentira que mucha gente conozca a Bryan Singer por haber trabajado fielmente con proyectos de Marvel, es normal sí, pero tampoco es que sea su mayor logro. Muchos desconocen, por ejemplo, que tras 'Valkyria' se esconde Singer como director. Que el piloto de 'House' es suyo también. Pero lo mejor de todo es que, aunque estas dos obras sean reconocidas por muchos, su mayor logró fue en 1995 cuando rodó su segundo largometraje: 'Sospechoso habituales'.

¿De qué va?

Dave Kujan (Chazz Palminteri) está investigando las causas del incendio de un barco que provocó  27 víctimas mortales. Por ello interroga a Verval Kint (Kevin Spacey), un tullido estafador, el único superviviente de la masacre. Kint le relata como él y otros cuatro criminales acabaron metidos en semejante embrollo.

La crítica

Muchos hablan de que en los noventa se aportó poco en el mundo del cine y, a mi parecer, eso es totalmente falso. Dos de los géneros que más crecimiento tuvieron fueron el crimen y el thriller, géneros que van cogidos de la mano en múltiples ocasiones y que saben cómo enredar al espectador.

Engaños, robos, crímenes, secretos y personajes ocultos es todo lo que encontramos en esta joya de los noventa. Es de entender que a Singer, un director novato que tan solo contaba con un corto ('Lion's Dent', 1988) y un largometraje ('Public Acces', 1993) a sus espaldas, fuese puesto al frente de un proyecto como este, con Kevin Spacey, Gabriel Byrne o Benicio del Toro en el reparto, algo debía de tener. 

Cinco criminales son puestos en una rueda de prensa, cinco criminales de los buenos, especialistas en distintos campos de la materia. ¿Por qué? Nadie lo sabe pero ellos no pierden el tiempo y deciden trabajar juntos, aunque nada es dejado al azar y al final saldrá a relucir el verdadero motivo por el cual los caminos de estos cinco maleantes se cruzaron.

En mayor o menor medida, cada personaje aporta su grano de arena al film. Tenemos al ausente del grupo, el especialista en bombas Hockney (Kevin Pollack), el chulo que siempre se altera con poco McManus (Stephen Baldwin), el colega pasota de McManus, Fesner (Benicio del Toro), la cabeza pensante y ex-poli Keaton (Gabriel Byrne) y el tullido, Verval.


Con lo cual la variedad en los criminales no es poca. Cada uno tiene su qué, pero desde luego Kevin Spacey se sale por completo de la pantalla. Desde el mismo instante en que lo ves en el cartel promocional de la cinta, un tullido en una rueda de reconocimiento, sabes que algo tiene. Normal que ganase su estatuilla, no es para menos.

Y es gracias a como se presenta la historia, desde el mismísimo comienzo donde van pillando uno a uno a los diferentes sospechosos que nos encanta. Gracias a los personajes y al estilazo que tiene 'Sospechosos habituales' al relatarnos una historia de tal envergadura como esta. Sabe cómo manejar a sus personajes: los presenta, los junta y luego empieza a darles problemas.
Singer nos ofrece una obra de calidad, con un argumento sólido que, exponencialmente, hace crecer en nosotros ese pequeño gusano de la curiosidad a medida que avanza el metraje. De esta manera todo irá a mejor hasta alcanzar ese punto de clímax que nos dejará boquiabiertos. A mi parecer un desenlace inmejorable.

Debido a todo el conjunto, 'Sospechosos habituales' es una de esas cintas de los noventa, características por dar un giro argumental, de tenernos en tensión por saber que pasa. Por ello es y será de las recordadas como 'El club de la lucha', 'Se7en', 'El sexto sentido' o 'Reservoir Dogs', obras de calidad y con mucho carácter.

Siempre da gusto mirar esa lista de "películas obligadas a ver" y encontrar alguna que otra obra que te deje patidifuso con un final de diez. Una buena ejecución de una historia interesante, con una interpretación sublime, gánsteres de por medio y algo de misterio son algunos de los ingredientes indispensables para triunfar ante el público.

Información de más
  • Ganadora de dos Oscars: mejor interpretación y mejor guión original.
  • Obtuvo el puesto número 10 en las mejores películas de misterio elaborada por el American Film Institute.
  • Al Pacino fue pensado para el papel de Kujan pero debido a conflictos con el horario tuvo que rechazarlo. El veterano actor reconoció que es el papel que más se ha arrepentido de rechazar.
  • La idea inicial que se tenía de la obra tan solo era la de cinco tipos en una rueda de reconocimiento.
  • La mayoría de los actores del reparto trabajaron por menos de lo que estaban acostumbrados a cobrar.

Nota final: 8

No hay comentarios