Header Ads

No game, no life [Anime]

Uno de los motivos por los que decimos que una obra es original suele ser porque, aunque esté clasificada dentro de un género, rompe por completo el esquema típico que siguen la mayoría de obras que cumplen un seguido de características. A día de hoy, el shonen es visto por la mayoría como un género de peleas, combates y de más, donde los personajes se pasan todo el anime o manga dándose mamporros hasta que uno de los dos cae. 

Pues bien, el estudio Madhouse quiso adaptar una obra que, aunque esté dentro del género shonen debido a sus características, rompe por completo con el estilo típico del shonen. 


¿De qué va?

Los Blancos es un equipo de gamers que no ha perdido ni una sola vez en ningún juego, compuesto por los hermanos Sora y Shiro. Un día, alguien los reta al ajedrez y tras ser derrotado por los blancos, les propone ir a un mundo fantástico donde todo se decide a través de los juegos. Maravillados con la proposición, los Blancos acceden a ir a ese mundo.

La crítica

Seguramente 'No game no life' sea una de las apuestas más interesantes en lo que llevamos de año dentro del mundo de la animación japonesa gracias, en gran parte, a la originalidad que desprende su argumento, así como el universo en el que el anime se desarrolla.

La historia se centra en las aventuras que viven nuestros protagonistas, Sora y Shiro, a lo largo de la temporada. Como era de esperar, se pasarán los capítulos jugando a todo tipo de juegos: ajedrez, poker, blackjack, tic tac toe... Para así avanzar en su objetivo y conquistar el mundo con tal de poder jugar nuevamente con Tet, el Dios de dicho universo y responsable de que los Blancos estén dentro de este. Lo único que tienen que seguir son las diez normas de los juegos, para así poder asegurar un trato "justo" en cada partida.

Hablamos de originalidad porque en 'No game no life', además de resolver todo tipo de conflictos a través de juegos (algo poco común en un shonen), dichos juegos se presentan desde un punto de vista muy complejo, nada será dejado del azar puesto que como dice Sora: "la suerte no existe" y todo tendrá su explicación, el cómo se gana, el porqué y de más. Así que por mucho que los Blancos no pierdan, no hay ninguna treta sacada de la manga sin explicación para que ganen.

Y la cosa no acaba ahí, además de los juegos que todos conocemos, habrá algunos tradicionales, como el ajedrez o las palabras encadenadas, que sufrirán algunas transformaciones, siendo así juegos muchísimo más fantásticos e interesantes. Sumando que los Blancos usarán las diez normas a su favor con tal de poder ganar siempre.

Por ello, gracias a todo este conjunto, la historia avanza viento en popa y se hace realmente amena, el ritmo es fluido y el espectador se engancha al argumento. Se nos abrirá un mundo de fantasía donde existen dieciséis razas, todas ellas queriendo conquistar, a través de juegos, el planeta, y los Imanity (que vienen a ser los humanos), son los últimos dentro de esta clasificación.

Por otro lado, los personajes son fundamentales dentro de la historia, debido a que cada uno de ellos aporta su pequeño grano de arena. Empezando por los protagonistas, Sora es un chaval virgen de 18 años quien solo tiene a su hermana Shiro, una cría de trece años. Ambos forman el dúo de los Blancos y tienen una capacidad para los juegos asombrosa (aunque he de admitir que le he cogido algo de manía), nunca han perdido.

Los secundarios no se quedan atrás por eso, a medida que la historia avanza iremos conociendo a distintos personajes de distintas razas que ayudarán a Sora y Shiro a ganar. Por un lado tenemos a Stephanie Dora, una Imanity que es la nieta del anterior rey del reino de Elukia, el reino de los Imanity o Jibril, una fleugel (una especie de ángel que tiene poderes sobrenaturales). 

Lo más curioso de todo es que no hay un antagonista concreto ni ningún personaje que podamos tildar de "malo" debido a que no combaten, juegan y por ello siempre están divirtiéndose, haciendo que el anime tenga esa esencia de que calificaríamos de "buen rollo".

Si nos centramos en la parte más técnica del anime, su animación está dentro de la media. No duele a los ojos y de hecho es atractiva, los fondos y la fluidez en todos los juegos es realmente buena, pero los personajes no me dicen mucho, por ello considero que no destaca considerablemente pero tampoco es una basura. Sin embargo, la banda sonora es notable, nos mete de lleno en los "combates" que libran los protagonistas y le dan ese toque de emoción final, sumando una opening que gusta considerablemente.

Y si hemos de sacarle fallos... quizás deberíamos anotar la cantidad de topicazos que hay en la obra y que, personalmente, suelen molestarme cada vez más. Por ejemplo, el uso de personajes menores femeninos porque "son monos” o que el protagonista sea virgen a los dieciocho y esto de lugar a cantidad de escenas ecchi... son cosas que uno ya está algo cansado de ver. No es algo que haga que acabe por dejar de ver una serie, no estamos locos aún, pero caer en el uso de este tipo de elementos no acaba de convencerme.

Se podría decir que 'No game no life' es un anime que cuenta con un argumento muy original, siendo uno de los pocos shonen (sin contar los de deportes) en los que el resultado final no se resume en "a ver quien pega más fuerte" y eso, gusta.

Información de más
  • Además del anime, 'No game no life' cuenta con unos especiales de 6 capítulos más.
  • El manga empezó a publicarse en 2012 y aún está abierto.

Nota final: 8 

No hay comentarios