Header Ads

Orange is the new black (1ª Temp) [Serie]

El año pasado logró poner de moda el sistema penitenciario de mujeres y los monos de las reclusas. Este año las peripecias para sobrevivir entre rejas, los pasados turbulentos y los retos constantes por el poder, vuelven a la televisión. Un drama intenso y entretenido que sorprende por su naturalidad y su diversidad, Orange is the new black ha convertido algo simple en una serie extraordinaria. 



¿De qué va?

Piper, una refinada prometida, tiene que saldar una cuenta por sus crímenes del pasado. Con una condena que pretende ser una limpieza de conciencia, ingresa en la cárcel para mujeres con sus mejores intenciones. Allí se encontrará con una selva donde tendrá que aprender a adaptarse, una constante lucha entre sus principios y un pasado que trató de enterrar muy profundo. Una experiencia cargada de retos y sentimientos, donde al menor traspié puedes jugarte la libertad o incluso algo más.

Entre bandos muy diferenciados con límites y normas, la evolución de la comunidad de internas irá volviéndose cada vez más insostenible. Con la mala fortuna de su lado, Piper deberá elegir sabiamente a sus aliados y con más cuidado aun a sus enemigos. 


La crítica

Lo que comienza con una presentación de rubia estirada y cursi, no tarda en sumergirnos en un conjunto de historias sombrías, luchas morales y pasados oscuros. Junto a su prometido (Jason Biggs), la aparentemente dulce e inocente Piper (Taylor Schilling) se enfrenta a una condena de un año por traficar con droga bajo la influencia de su sexy ex-novia, Alex (Laura Prepon).

Para comenzar su nueva vida juntos libres de cualquier influencia o duda, asumen este periodo de separación como una prueba, aunque no se imaginan la de baches que van a encontrarse en su camino. Desde una obsesión compulsiva de una presa, pasando por el enfrentamiento con la dueña de la cocina, una rusa de armas tomar, hasta encontrar cierto consuelo furtivo. 


Si no puedes con el enemigo únete a él, y con esa premisa no le quedará otra a Piper que evolucionar, destruyendo su idílica imagen de la vida por unas convicciones más reales y prácticas, que le permitan intimidar y conectar a partes iguales.

A través de su instancia en prisión conoceremos más en profundidad las causas que han llevado a ese grupo de mujeres a cumplir su condena, mientras la evolución psicológica de la protagonista danza entre extremos radicales. Tendrá que enfrentarse a la soledad con una visita inesperada del pasado. 


Por si enfrentarse moralmente a una condena no fuera suficiente, adaptarse a los grupos de trabajo y conocer los límites tampoco llenara el cupo, la rivalidad entre bandas pone la guinda del pastel. Las latinas y sus ambiciones, las presas de color y sus prejuicios, las drogadictas religiosas o las blancas ex-yonkis, serán algunos de los grupos dominantes. 

Con el predominio claro del drama, y unos giros impredecibles que te devuelven a la dura realidad de una prisión, el componente cómico se deja caer en forma de sátira ácida, otorgando un punto a la serie con carácter propio. Una apuesta diferente que se vuelve totalmente adictiva y frenética. 

Una visión muy cercana de la vida dentro de una prisión de mujeres, sin censura ni límites, conociendo el día a día de una convivencia forzada inestable y peligrosa. 


Su punto fuerte es sin duda el abanico de carisma que aportan los personajes. Detrás de cada rostros hay una historia, unos motivos personales que las empujan en una dirección u otra y determinan el ambiente que las rodea a todas.

Sexo, monjas, guardias de prisión, religión, drogas e incluso paz espiritual, no hay nada que se libre del alcance de esta serie de mirada crítica y amena.

Información de más

  • La historia está basada en la novela homónima de su protagonista, donde recoge sus propias experiencias. 
  • La cadena Netflix ha apostado por un nuevo modelo comercial, estrenando los 10 episodios de la temporada a la vez. 

Nota final: 8

1 comentario: