Header Ads

Falling Skies [Series]

Aquellos que rigen sus calendarios por las temporadas de las series ya deben estar sufriendo por los pocos capítulos que les quedan a las que empezaron allá por setiembre. Son muchas las que finalizan en breve para dar paso a otras que cuentan con menos capítulos por temporada, pero que pueden enganchar al espectador igualmente, e incluso peor, pues la espera de temporada a temporada es mayor. Una de las series que no tardará mucho en reaparecer es de la que hablamos a continuación. Ciencia ficción, extraterrestres, patriotismo americano ¡Vaya panorama!



¿De qué va?

Los aliens han invadido la Tierra y prácticamente han aniquilado la raza humana. Tras destruir las grandes ciudades y masacrar a la población adulta, secuestran a los niños humanos, controlándolos mentalmente con un parásito que se suelda a su sistema nervioso, utilizándolos como mano de obra esclava, para construir sus bases militares. Pero aún quedan unos cuantos supervivientes, que aunarán sus fuerzas para combatirlos y conseguir recuperar nuevamente el control del planeta.



La crítica

Sólo me hicieron falta dos datos para decidirme a probar esta serie: extraterrestres y Spielberg. Tras unos segundos de reflexión, y antes de coger mi portátil, pensé: aliens invadiendo la Tierra ¿cómo va a dar eso suficiente argumento para una serie? Normalmente, la historia de los extraterrestres se reduce a ensalzar la supremacía del hombre sobre la naturaleza. En otras palabras, llegan los alienígenas, los hombres luchan, plano de bandera de USA de rigor y vencen.

En ese sentido 'Falling Skies' es más de lo mismo. Se nutre de los clichés y estereotipos de siempre que han caracterizado al género. Entonces ¿por qué deberíamos ver esta serie? Evidentemente, para gustos colores. Si no eres una persona de acción, ciencia ficción y cierta dosis de americanada se te puede atragantar. Aun así tiene un buen equilibrio entre sabrosas dosis de acción y enredos entre personajes, lo que consigue que no pierdas el interés ni te empalagues con la historias personales.

La serie arranca en la época actual. Un día cualquiera, unos seres del espacio exterior aterrizan en nuestro planeta y empiezan a destruir a todos los humanos que encuentran a su paso. Las pocas personas que consiguen evitar las primeras oleadas ofensivas sobreviven como pueden hasta que poco a poco se van reagrupando, formando grupos lo suficientemente numerosos para garantizar su propio abastecimiento de los recursos necesarios para resistir la invasión. 

En ese contexto es donde empieza la serie. Los grupos han empezado a militarizarse para poder protegerse mejor. Como en cualquier guerra todos los hombres y mujeres capaces se presentan voluntarios como soldados para ayudar, ya sea en las estrategias militares, como exploradores, consiguiendo alimentos, etc. Poco a poco conseguirán lo necesario para empezar a plantearse plantar cara al enemigo y detener la masacre de esos seres que ellos llaman skitters (lanzaderas en español, una traducción que se me atragantó cuando se me ocurrió ver un episodio doblado)

Los personajes principales se centran en los chicos de la familia Mason, formada por el padre, Tom, y sus hijos Hal, Ben y Max. Son chicos duros. Tom es el gran protagonista de  la serie y el punto de vista de la historia, prácticamente siempre, se sitúa en él. Hal es el mayor de los hermanos, está implicado en la lucha, al igual que su hermano más pequeño Ben, e incluso el menor de ellos, Max, quien intenta ayudar en todo lo que puede. 

Tom (Noah Wyle, el actor que encarnó a Steve Jobs en 'Piratas de Sillicon Valley') cumple en la historia el papel de gran héroe americano. Era un profesor de historia felizmente casado, con tres niños a los que adora y por los que daría su vida. El destino le va a poner a prueba en casi cada capítulo. La historia le pone al límite en muchas ocasiones y deberá debatirse entre la necesidad de proteger a su familia y hacer lo mejor para el bien común. Así que sin mucho entusiasmo deberá permitir que sus hijos se impliquen en la lucha, a pesar de que su vena paternal solo quiera esconderlos del mal que asola el planeta. 

Sin embargo Hal, Ben y con el tiempo también Max, aprenden que su vida ya no se rige por todo lo que creían conocer. Con la velocidad de adaptación tan característica de los jóvenes se adaptan a la nueva situación y toman parte en la resistencia.

Tom poco a poco se convertirá en ese líder que los pocos supervivientes que quedan necesitan. Una persona sensata, con convicción en sus ideas, valiente e inteligente, que les proteja y vele por sus vidas. Un papel que Tom no ha buscado, pero del que no puede huir. 

Su camino comienza al lado del capitán Weaver (Will Patton), un hombre aun más duro que Tom, marcado por su enorme sentimiento de culpa por no poder proteger a su familia en el momento de la invasión. Su amistad y camaradería con Tom es uno de los puntos fuertes que tiene la serie. Él dirigirá a la 2nd Mass, o la segunda de Massachussets, que es como llaman a su grupo.

Sin embargo, no todo es lucha, acción y extraterrestres con mala baba, también hay subtramas de las relaciones entre los personajes. Ahí es donde entra la doctora Glass (Moon Bloodgood). Es la única persona con conocimientos de medicina en su división. Antes era pediatra pero, obviamente, se ve forzada a convertirse en médico de guerra, con turnos de 24 horas los 7 días de la semana. Anne será uno de los apoyos importantes de Tom, es quien le da fuerzas para no decaer y seguir al pie del cañón.

La historia tiene momentos de adrenalina, suspense, acción, emoción... Se escuda en los recursos que funcionan, como el espíritu de supervivencia o el amor paternal. Lleva al límite a sus personajes con situaciones de vida y muerte, para forzar momentos de emotividad viendo a los Mason sufrir los unos por los otros. Se introducen personajes-obstáculo, tipos duros que van por libre y parece que solo quieren mandarlo todo al carajo, como si la supervivencia del resto de humanos les diera igual. Surgirán los grandes enemigos, que no únicamente serán extraterrestres. Además no podemos olvidar la parte más romántica, con esa chispa que surge entre la doctora Glass y Tom.

Sin duda, el fallo que tiene la serie es su vertiente patriótica, que se va idealizando hasta llegar a agotar en algunos momentos. No pueden vendernos una historia de extrema supervivencia y que Tom sea invencible. Termina por no parecer creíble, dentro de la verosimilitud de la narración, claro. Por supuesto que el protagonista no puede morir de buenas a primeras (esto no es juego de tronos, no es G.R.R. Martin el guionista, sino de la primera a la segunda temporada se habría renovado todo el reparto), pero no se puede pretender que de costumbre se salve por los pelos. Recuerda a cierta película de catástrofes, en la que los protagonistas pasaban gran parte del metraje huyendo de fallas tectónicas que se habrían a su paso, y de las que escapaban por nanosegundos ('2012' de Roland Emmerich, otro hombre que quiere ver arder el mundo).

La cuestión es que la trama resulta atractiva, la acción es un buen aliciente y no se vuelve excesivamente empalagosa en los enredos entre personajes. Los efectos especiales son irregulares a lo largo de la serie. Al principio optaron por algo más discreto en lo que a los efectos digitales se refiere. En algunas ocasiones una se espera más, pero no acaban de doler a la vista. A medida que avanza la serie, y la lucha se encarniza, los efectos aumentan tanto en número como en calidad.

Los más exigentes no encontrarán una serie que busca la crítica social, reflexiones sobre la raza humana, lo solos que creíamos estar en el universo o cualquier idea existencialista que se os ocurra. Podríamos achacarle una falta de visión en ese aspecto, porque es un tema que da para rato, pero aun así la serie va rodando sobre el resto de sus virtudes.

Ya hay tres temporadas y la cuarta tiene previsto su estreno en EEUU para el 22 de junio, así que tenéis tempo de sobra para poneos al día antes de que empiece. 


Información de más
  • La serie estuvo nominada a los Primetime Emmy en la categoría de mejores efectos visuales.
  • El creador de la serie es Robert Rodat. Es el guionista de 'Salvar al soldado Ryan', 'El patriota' e intervino en 'Thor, el mundo oscuro'. 
  • La serie fue creada para TNT, producida por DreamWorks Televisión con Steven Spielberg como productor ejecutivo.
  • De momento no hay ninguna temporada más confirmada.

Nota final: 7

2 comentarios:

  1. a mí me llegó a enganchar en su T1 y no me ha parecido aburrida en ningún momento. ¿que hay series mejores? si ¡pero esta me gusta! y con muchas ganas de que empiece la T4 :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me enganchó y la he seguido aunque haya algunos capítulos que se hagan algo "largos". Hay series mejores, sí, y peores también. Al menos esta no es de policias, medicos, o cualquier gremio por el estilo. Ahora mismo no hay series de esta categoría y se agradece tener más opciones.

      Eliminar