Header Ads

Infiltrados [Cine]

Uno de los directores que está año también está presente en los premios de la Academia de cine de EEUU es Martin Scorsese. Un director con una habilidad especial para relatarnos historias sobre la corrupción y los bajos fondos de uan gran ciudad. Este filme es una de sus películas mejor logradas. Una buena historia con un reparto lleno de actores de primer rango: Jack Nicholson, Leonardo DiCaprio, Matt Damon, Mark Wahlberg y Martin Sheen.



¿De qué va?

La policía estatal de Boston va en busca y captura del jefe de la mafia Frank Costello (Jack Nicholson). Para reunir pruebas suficientes y poder encerrarlo definitivamente, infiltran a Billy Costigan (Leonardo DiCaprio) entre sus matones para que se gane su confianza y les traspase información. Pero Costello por su parte también ha infiltrado en la policía estatal a uno de sus chicos, Colin Sullivan (Matt Damon), para impedir que los planes de los policías lleguen a buen puerto. Sin embargo, en cada uno de los bandos se filtrará la noticia de que hay un topo entre ellos lo que desequilibrará del todo los planes de ambos lados.



La crítica

No sé si a vosotros os pasa que cuando ves un reparto como el que tiene este filme, uno no sabe si asustarse o picar el anzuelo. A veces huele a chamusquina tantos nombres conocidos, como si la película dijera a gritos que su valor reside en los sueldazos que se han gastado en contratar a tantas estrellas de Hollywood y, por tanto, el resto no vale nada, porque no había más presupuesto, ni neuronas. Sin embargo, después te fijas en el sello de calidad y, firmando Scorsese, uno ya se lo piensa dos veces y se arriesga.

No es nada nuevo que Scorsese se decante por una historia de sabor urbano. El famoso juego de polis y cacos. En este caso tenemos, a grosso modo, la historia del Ying y el Yang, todo lo bueno tiene algo de malo y viceversa. No hay nada puro, siempre hay algo por pequeño que sea que corrompe, para bien o para mal, aunque en este filme haya alguno que no se salva, porque es imposible encontrar algo de luz o moral en ellos. 

La historia nos habla de dos bandos, el de los buenos, los policías, y los malos, los mafiosos. Una típica historia de gángster que no inventa nada nuevo, pero que está bien hecha. Esculpida con el buen gusto de un director consagrado, que toma este guión con la experiencia de una larga carrera, el talento que le ha hecho cosechar grandes éxitos y que le ha permitido colocar algunos de ellos entre las películas imprescindibles del cine. 

'Infiltrados' es un filme para disfrute del espectador de principio a fin. Una trama de enredos que, sin caer en el culebrón, desde el principio vislumbra por dónde pueden ir los tiros, nunca mejor dicho. No es que no sorprenda, pero como he dicho, no inventa nada nuevo. Sin embargo, hay muchos motivos por los que 'Infiltrados' es una buena película. Además el viejo Martin se guardará un as en la manga.

Lo más destacable de este filme son las interpretaciones. Como cabeza de la mafia se encuentra Frank Costello, interpretado por un Jack Nicholson muy en su línea. Creando un personaje con cierta tendencia psicópata, un papel que siempre ha bordado y que aquí no nos decepciona, pues otorga al personaje ese punto de locura que necesitan los capos, que son capaces de cargarse a tiros a su mejor amigo por dudar de su lealtad o por no haber hecho bien su trabajo. Un equilibrio que hará al resto de personajes andarse con pies de plomo cerca de él. 

A su lado se encuentra Billy Costingan, recién licenciado en la escuela de policía, un chico con una familia llena de antecedentes, que será la pieza clave como agente infiltrado dentro de la mafia. Interpretado por un magnífico DiCaprio que reitera su derecho a ganar un óscar (a ver si este año tiene más suerte). Costingan es un chico cuyo destino parece marcado por su familia, siempre relacionada con el crimen. Él ha tenido que sobrevivir a ese entorno aparentando ser algo que no es, por eso se fijarán en él para que se convierta en la mano derecha de Costello. Pero tener que tomar parte en las atrocidades que hacen los hombres de Costello irá mermando su equilibrio emocional. Él solo quiere desvincularse de todo ese mundillo y ser el policía que les pare los pies y sin embargo en cierto modo les está ayudando, aunque solo sea por conseguir un bien mayor.


El personaje opuesto a Costingan es Collin, encarnado por Matt Damon, un actor resultón que dentro de su sobriedad acaba dando los toques exactos para que sus personajes sean más complejos de lo que podríamos pensar. Un hombre sin escrúpulos que ha crecido viviendo en una mentira pública. Ser el hijo ejemplar, para cometer todos los delitos que le pida su "padre" Frank Costello, y conseguir que en el cuerpo de policía se crean su historia y pongan la mano en el fuego por él. 

Mark Whalberg, Martin Sheen y Alec Baldwin, forman el bando de los jefes de policía que desplegarán todas sus armas para desmantelar la banda de Costello y conseguir meterlo en Chirona. Whalberg, está enorme en su papel de poli malo que aunque tiene un claro sentido de la justicia no le cuesta traspasar la linea, sobre todo verbal, para que los suyos hagan lo que deben hacer. Es la mano derecha del personaje interpretado por Sheen, el poli bueno. Una figura paternal y protectora. Por otro lado está Baldwin. Es un actor que en mi opinión ha sido infravalorado, porque a pesar de que los personajes que ha interpretado suelen ser bastante estereotipados (tampoco es que haya hecho muchas películas destacables) siempre consigue que me gusten, aquí tampoco me ha fallado.


Scorsese se aprovecha de su reparto para cargar sobre ellos el peso de la cinta. Una buena elección. Asimismo, no descuida su guión y la técnica creando un filme bien estructurado. Con ritmo, tensión, suspense. Una de esas historias que enganchan de principio a fin, el montaje inicial ya se encarga de ello. Un final, que no desvelaré, pero que te deja boquiabierto en un par de ocasiones. En fin, una de esas películas que podrías ver repetidas veces y no cansarte.


Información de más

  • Se trata de la película con mayor éxito comercial de Scorsese.
  • Ganó 4 premios Oscars que incluyen: mejor película, mejor director, mejor montaje y mejor guión adaptado.
  • La Warner Bros compró los derechos para hacer este remake en 2003 por 1,75 millones de dólares.
  • La escena en la que Frank Costello lanza cocaína a las prostitutas fue una de las muchas ideas extrañas aportadas por Jack Nicholson.
  • Se pensó en Brad Pitt y Tom Cruise para los papeles protagonistas.


Nota final: 9

No hay comentarios