Header Ads

Her [Cine]

Vivimos en un mundo que tecnológicamente avanza a pasos agigantados. Un mundo donde cada vez más interactuamos entre nosotros vía ordenador, tablet o smartphones. No es extraño coger el metro, el tren, llegar a la sala de espera de por ejemplo, un dentista, o incluso ir a un bar a tomar un café y encontrarte rodeado de gente absorta mirando la pantalla de su dispositivo.

'Her' nos plantea lo que podría ser el siguiente paso: el llegar a interactuar con una máquina hasta el punto de enamorarte de ella. ¿Es una exageración o realmente llegará el momento en el que podremos establecer relaciones incluso sexuales con una máquina? 



¿De qué va?

Theodore Twombly (Joaquin Phoenix) trabaja escribiendo cartas personales para gente que o bien no tiene tiempo para hacerlo o porque tiene dificultades para ello. Es un hombre solitario y algo introvertido, a causa sobretodo de su reciente divorcio con Catherine (Rooney Mara), el amor de su vida. Un día decide comprar un nuevo sistema operativo basado en la inteligencia artificial al que Theodore escoge darle personalidad femenina, Samantha (Scarlett Johansson). A partir de ese momento la relación entre ellos dos se irá volviendo más personal, hasta el punto de enamorarse mutuamente. 

La crítica

Estamos acostumbrados a ver representaciones del futuro al estilo 'Blade Runner', con escenarios lúgubres, poco habitables, oscuros, llenos de caos e incluso en algunos casos apocalípticos. El panorama que nos presenta 'Her' es absolutamente desolador, pero a diferencia de lo que solemos ver en películas futuristas, el futuro que nos presenta Spike Jonze es diáfano y hasta cierto punto alegre, en el que la tecnología sirve para que nuestra vida sea mucho más sencilla y todo es aparentemente perfecto. Vemos las calles de la ciudad donde todo transcurre limpias, ordenadas, donde la gente va vestida de colores claros y alegres. Todo parece perfecto.

Pero nada más alejado de la realidad. Vemos como cada persona es un ser independiente del resto, que no interactúa prácticamente con nadie y que cada vez más está sujeto a esas nuevas tecnologías que aparentemente nos hacen la vida más fácil pero que no hacen otra cosa que aislarnos del mundo.

El personaje que interpreta con una sencillez magistral Joaquin Phoenix está atravesando un momento personal duro. Acaba de divorciarse y todavía no se ve con mucho ánimo de salir con otras mujeres. Sus amigos le organizan una cita a ciegas con una mujer espectacular (Olivia Wilde) y aunque todo parece ir bien, acaba siendo un desastre, por lo que la entrada en su vida de un nuevo sistema operativo que promete revolucionar el mundo no hace más que aumentar la sensación de soledad y enmascarar los verdaderos sentimientos del personaje.

Poco a poco, la relación que se establece entre Theodore y Samantha (que en la V.O. tiene la sensual voz de Scarlett Johansson) se hace más estrecha. Ella le ayuda a ordenar su vida y él consigue que Sam crezca espiritualmente. La dependencia mutua que acaban desarrollando se vuelve cada vez más necesaria. Sam está ávida de conocimiento, quiere experimentar cosas, y con cada cosa que aprende su "mente" crece exponencialmente. Al principio de su relación depende totalmente de Ted hasta llegar un momento en que le supera y es Ted al que vemos adicto, dependiente de su sistema operativo.


Por increíble que parezca, la manera que tiene Spike Jonze de mostrarnos cómo es la relación entre Ted y Sam es totalmente creíble. Es imposible no pensar en que es obvio que se enamoren dado que parece que estén hechos el uno para el otro. Lo que en manos de otro director podría haberse convertido en una parodia, en manos de Jonze se vuelve algo absolutamente maravilloso y normal.

Al mismo tiempo que vemos cómo su relación avanza, podemos entender que el director también nos está mostrando cómo se derrumba nuestra civilización, cómo nos sometemos al poder de las máquinas y la tecnología. Cuando Ted cree que Sam se ha ido, prácticamente enloquece, viéndose superado por la situación y sin saber qué hacer.



Spike Jonze no pretende juzgar cómo la tecnología ha acabado por someternos de alguna manera a sus reglas, sino que quiere hacernos ver que esa misma tecnología es la que nos está separando unos a otros, que preferimos crear un alias en un mundo cibernético donde todo es mucho más sencillo a ser personas. Y a pesar de que el final pueda ser esperanzador y que demuestre que la Humanidad no está tan perdida como parece, sigo pensando que el futuro que nos presenta 'Her' es totalmente apocalíptico, aunque las imágenes de una ciudad futurista impoluta y perfecta nos quiera hacer pensar lo contrario.

Información de más
  • La película está dedicada a James Gandolfini, Harris Savides, Maurice Sendak y Adam Yauch, todos ellos colaboradores de Spike Jonze en algún momento de su carrera.
  • La BSO está compuesta por Will Butler y Owen Pallett de Arcade Fire.
  • Scarlett Johansson fue excluida de las nominaciones a los Globos de Oro por no aparecer en pantalla en toda la película.
Nota final: 9

No hay comentarios