Header Ads

Star Wars: Episodio I - La amenaza fantasma [Cine]

En una galaxia muy, muy lejana... puede pasar cualquier cosa. Esta es la historia de un niño que se convirtió en uno de los villanos más famosos del cine. El inicio de una saga épica ambientada en el espacio. Personajes entrañables, acción, romance, aventuras, lenguajes impronunciables, música extraterrestres, droides extremadamente ingeniosos y muy valientes, luchas alucinantes, naves espaciales, una historia de padre e hijo y, por encima de todo, del poder como la peor corrupción del hombre. Aquí empieza la historia que conducirá a la guerra de las galaxias.


¿De qué va?

Naboo, un planeta que pertenece a la República, se encuentra bajo un bloqueo comercial por parte de la federación de comercio.  La reina Amidala se verá forzada a huir del planeta para intentar por medios políticos que el asedio finalice. En su viaje a la gran ciudad-planeta de Coruscant, acompañada por un caballero jedi y su padawan, Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi, se cruzarán con un niño llamado Anakin Skywalker. El prodigioso niño conseguirá ayudarles en repetidas ocasiones y ellos acojerán al niño para iniciarlo en la fuerza pues la fuerza está muy presente en él. Las negociaciones no resultaran como esperaban. En vistas de no poder esperar más mientras el pueblo de Naboo muere de hambre, regresan al planeta con la intención de finalizar el bloqueo por la fuerza.


La crítica

Toda relato épico que se precie tiene un principio a la altura de los acontecimientos que sucederán en su desenlace. Un cúmulo de coincidencias que conducen a los personajes protagonistas hacia un viaje extraordinario.  Este es el inicio de la historia que encontrará su desenlace tras la sorprendente frase: “Luke, soy tu padre”, que a todos nos deja mudos.

Es el principio de cómo el pequeño y adorable Anakin Skywalker se convirtió en el Lord tenebroso (que no es Voldemort) Darth Vader. El personaje de Vader, que parece bastante plano en la segunda trilogía (cronológicamente hablando a nivel narrativo), toma en ‘La amenaza fantasma’ tres dimensiones. Conoceremos todos aquellos acontecimientos relevantes y las decisiones que llevaron al joven Skywalker hacia el lado oscuro de la fuerza.


Lo que choca sobre manera es como un personaje que creíamos conocer, tan malvado, sin derecho al perdón, con una redención con la que muchos no están de acuerdo, cambie en esta película drásticamente, pues nos presentan a un niño de una pureza brutal, ingenioso, listo, desprendido, que quiere a su madre con todo su corazón. Un punto de partida muy bien elegido, con una dura lectura que nos dice que sin importar como se es, uno puede convertirse en algo diametralmente opuesto, sólo por los sucesos que se dan en su vida. Anakin es separado de su madre. Esto le generará un gran miedo y angustia. Qui-Gon cree que el niño es el elegido que traerá el equilibrio a la fuerza. El maestro Joda, en cambio, piensa que el niño es un peligro, pues su destino no está claro debido al miedo que siente de perder a su madre.

El episodio I no es más que la introducción al universo Star Wars. Normalmente, las primeras entregas de grandes sagas están pensadas como introducciones y no como películas redondas, por lo que muchas veces dejan cabos sueltos o no rematan la faena como deberían. ‘La amenaza fantasma’ se suma a esta maldición, aunque se convierte en una buena película dentro de la categoría del cine de aventuras, sin convertirse en nada más trascendental.





En este filme la parte política gana más peso, pues en gran parte de la película se están tratando los asuntos del bloqueo a Naboo, de elecciones al senado, cancilleres, República, etc. Dejando este tema en segundo plano encontramos una historia más dinámica que es la formada por los caballeros jedi, la “ayudante” de la reina, Padmé, y su descubrimiento de Anakin.

El pequeño Skywalker es un niño de gran corazón, que cree en la bondad de las personas, con una firme intención de cambiar el mundo en el que vive. Él y su madre son esclavos en Tatooine, un planeta al margen de la República, gobernado por los Jatt. Por casualidad conocerá a Qui-Gon, quién enseguida percibirá mucha fuerza en él, y les ayudará a conseguir las piezas que necesitan para su nave compitiendo en una carrera de vainas.

Sin duda alguna, la secuencia de la carrera de vainas es la más icónica de esta película. Recuerda a la famosa escena de las carreras de cuádrigas de ‘Ben-Hur’. Esa secuencia que se convirtió en una de las más copiadas cuando se trata de carreras o persecuciones en cine. Esta vez la escena se enmascara bajo metal, rayos láser, sonido de fórmula uno y un alien muy, muy tramposo. Se convierte en uno de los momentos más emocionantes de la película, puesto que el destino de los protagonistas depende de esa carrera, de ese niño pequeño convertido en piloto.


La amenaza fantasma consigue dar buenas dosis de acción. La última parte del filme es la más movida, aquella que te mantiene atento y entretenido con sus diferentes secuencias de acción montadas en paralelo. Por una parte, los jedis luchando contra un aprendiz del lado oscuro. En otro, la reina Amidala asaltando el palacio. En el espacio, los pilotos de Naboo destruyendo la nave de control de los droides, con el pequeño Skywalker pilotando una nave espacial. Y por último, los gunganos, capitaneados por Jar Jar Binks, luchando en campo abierto contra los droides.

Este último parece haberse convertido en uno de los personajes más detestados de la saga. No sé si se debe a su manera de hablar, a que se lo sacaron de la manga y no acaba de encontrar un lugar para él en la historia, porque su voz es algo irritante, o porque, siendo crueles, nos recuerda a Alicia Sánchez Camacho.


Dejando al torpe gungano de lado, el final de la película se carga las pilas y nos regala unos estupendos minutos de entretenimiento, guerra, luchas con espadas láseres y un desenlace predecible con el que nos conformamos.

Las interpretaciones corren a cargo de Ewan McGregor, Natalie Portman, Liam Neeson y el joven Jake Lloyd encarnando a Anakin Skywalker. También aparecen Samuel L. Jackson, quien sorprendentemente en este filme no suelta ningún taco. Todos realizan un buen trabajo, sobre todo los jedis, pues la reina Amidala y su “ayudante” Padmé son bastante secas, pero eso se debe a que los personajes en sí ya son estirados.


Los seguidores de la saga tienen todo aquello que van a buscar a una película de ‘La Guerra de las Galaxias’: jedis, espadas láseres, un universo totalmente inventado, de una complejidad enorme, música de John Williams, y sobre todo, de transiciones de cortinilla. Seguramente, no era aquello que durante tantos años estuvieron esperando, pero la idealización es lo que tiene. Siendo un poco más amables diremos que cumple con lo que debería ser, el principio de una trilogía que irá in crescendo.

‘La amenaza fantasma’ es una buena película de introducción, con aventura y acción. Cine familiar, friki, dotada de esa magia nostálgica de: todo empezó aquí. Uno de esos títulos que te pondrías cualquier tarde para pasar el rato evadiéndote de nuestro planeta, aunque sólo sea para sentir nuevamente la emoción de la carrera de vainas.

Información de más


  • La película se estrenó en 1999, dieciséis años después de la última entrega ‘El retorno del Jedi’ (1983).
  • George Lucas se decidió a empezar esta segunda trilogía cuando creyó que la tecnología del momento era la adecuada para desarrollar los efectos especiales que el quería conseguir.
  • A pesar de las críticas, tuvo una gran acogida por parte del público y se convirtió en uno de los filmes con mayor recaudación mundial. Georges Lucas había dado de nuevo con la fórmula del dólar.
  • Jake Lloyd después de  esta película sólo ha participado en otra más en 2005 ‘Madison’. Al parecer se traumó tras el film puesto que todos los niños le pedían que dijera cosas de la película, etc. Además cree que fue peor porque la película no cumplió las expectativas de los fans.
  • Keira Knightley aparece en la película interpretando a la ayudante de la reina que se hace pasar por ella.


Nota final: 7

No hay comentarios