Header Ads

Quentin Tarantino

Hacerse un hueco en la historia del cine del modo en el que Quentin Tarantino lo ha hecho, merece una ovación hasta que las palmas nos sangren de aplaudir. Con tan sólo siete películas en su haber (hasta diciembre 2013 al menos y considerando 'Kill Bill' como una) puede jactarse de tener una filmografía variada, imaginativa y de impecable factura, donde sus peores trabajos se podrían catalogar como las obras maestras de cualquier otro director. 




Un poco de historia...
La carrera de este polifacético director nacido el 27 de marzo de 1963 (Tenesse) ha estado marcada desde siempre por su pasión por el cine, de todo tipo de cine. La tan oída leyenda urbana, que ya tiene que ser verdad, de que trabajó en un videoclub (junto a Roger Avary) cimentó las bases de su cine. Ahí reunió sus referencias cinematográficas, sus filias y fobias. Escribió durante esos años una serie de guiones: 'Amor a quemarropa', 'Asesinos natos' y 'Reservoir dogs'. No fue hasta que el productor Lawrence Bender leyó este último que Tarantino no irrumpió en Hollywood, y de qué manera.





Estilo

El cine de los 70, de las artes marciales, el género black explotation (dirigido, producido e interpretado por negros), los "spaguetti-western", el crimen, la violencia, los homenajes, la serie B... todo pasa por el filtro de Tarantino con un toque entre lo sublime y lo genuino.

'Reservoir Dogs' (1992) fue un prodigio para un muchacho de 29 años que escribía y dirigía su primer film. Además contó con el apoyo de Harvey Keitel que, aparte de producir la cinta, logró reunir a otros actores amigos de él. El éxito de 'Reservoir...' garantizó a Quentin la venta de los guiones anteriores y le lanzó como director estrella en menos de 3 años. Un fenómeno a lo Orson Welles.

Dirigió y escribió junto a su amigo Roger Avary la espectacular e increíble 'Pulp Fiction' (1994) consiguiendo el Oscar al Mejor Guión junto a la Palma de Oro de Cannes, lo que le creó numerosos enemigos y críticos. Una persona como él, sin formación académica, con una mala baba tanto al dirigir como en público, estaba devorando Hollywood con sólo dos películas.


Su manera de dirigir es ágil, impulsiva y llena de referencias cinéfilas. Su marca de la casa son los 'flashbacks' además de la obsesión por meter alguna escena en la que los personajes abren un maletero para que la cámara les mire desde dentro (algún trauma infantil). Lo que es indudable son sus diálogos. Desenfrenados, rebuscados y genuinos.



Su siguiente título, 'Jackie Brown' (1997), fue un auténtico fracaso tanto comercial como de crítica. Tal vez su fórmula novedosa de rodar estaba empezando a decaer y su ritmo empezaba a cansar. Fue un proyecto personal , de ego que le salió por la culata.


Pero los años sabáticos de rodaje parieron otra obra genial de su corta carrera, 'Kill Bill' (2003). Dividida en dos partes, 'Kill Bill vol. 2' (2004) la primera es una auténtica joya de montaje y espectáculo, fue de nuevo una revolución. Desde sus comienzos, su estilo ha sido imitado pero nunca igualado. Tiene fieles colaboradores o pupilos a los que ha producido, aconsejado o ayudado como Robert Rodriguez y Eli Roth.




En 2007 llegó 'Death Proof', una muestra de su gusto personal por un cine underground. Un estilo visual que intentaba copiar las formas y maneras del cine serie B de los 70. 


Incuestionable que lo consiguió, aunque en sus miles de seguidores, como yo, quedó un poso de decepción. No era tan grande como 'Pulp Fiction', no se acercaba a títulos en los que participó como director invitado: 'Four Rooms' (1995) o 'Sin City' (2005). Su estilo había cambiado. Lo que antes unos criticaban como autoplagio, ahora proclamaban que lo había perdido.


Pero llegó un nuevo giro en su carrera. 'Malditos Bastardos' (2009) donde con una descabellada historia nos mostraba una magistral clase de dirección, personajes y diálogos. Mención especial en su cine a los secundarios, en ésta Christopher Waltz se come la pantalla. Su cine se ha llenado siempre de estos dos factores, buenos personajes secundarios y excelentes diálogos. En 'Malditos...', Waltz ofrece un recital. Nominado como Mejor Director además de Mejor Guión.


'Django' (2012) supone su granito de arena al Western. Atípica donde las haya, novedosa, con su estilo años 70 innegable. Directa, ambiciosa y nuevamente con unos personajes secundarios maravillosos. Ya no peca tanto de los 'flashbacks' pero mantiene una fuerza que muy pocos han sabido retener a lo largo de los años. Aquí sorprendió a todos al llevarse su segundo Oscar como Mejor Guión, además de volver a estar nominado como Mejor Director.

Se le puede odiar o amar. No a la vez, eso es imposible. Su cine es un puñetazo en el estómago que te hace sonreir. Es puro cine. 


La música es parte fundamental en sus films, no usa la típica banda sonora, él escoge las canciones o partituras de otros que le han marcado y las hace propias junto a sus imágenes. Sus influencias son tan variadas, su forma de rodar es tan respetuosa con esas influencias, que su cine es un constante homenaje al cine que a él siempre le ha gustado. Es el sueño de todo aficionado al cine. Él lo sigue siendo.



Filmografía de largometrajes como Director



Según ¡Ahora Critico Yo!

  • Su Mejor Obra: 'Pulp fiction'
  • Su Peor Obra: 'Jackie Brown'
  • Su Género Especial: se le considera "Auter", es decir, género que toca, género que innova.


Curiosidades

  • Su verdadero nombre es Quentin Jerome Tarantino.
  • Ha ganado dos Oscars al Mejor Guión Original ('Pulp fiction', 1994; 'Django', 2012)
  • Además de director y guionista, ha trabajado como productor, músico y actor tanto en sus films como en ajenos ('Abierto hasta el amanecer' o 'Sin City' ambas de Robert Rodriguez.
  • Tiene una serie de "ahijados" en el cine: Robert Rodriguez o Eli Roth por ejemplo.
  • En 'Sin City' (2005) llegó a dirigir partes del film (la secuencia de él con una pistola clavada en la cabeza) del mismo modo que en 'Four rooms' (1995) dirigió el último episodio 'El hombre de Hollywood'. También dirigió un espisodio especial de la serie 'CSI' titulado 'Enterrado'.
  • Todas sus películas carecen de banda sonora al uso, no utiliza compositor, sino que elige personalmente los temas y canciones de otros films, series de TV o éxitos del rock. Tiene predilección por las composiciones del cine de los 70, pero sobre todo de "spaguetti-western".
  • Aquí os dejo un video representativo de sus influencias cinéfilas:




No hay comentarios