Header Ads

La Gran Revancha [Cine]

Vale, no soy Jaime Ugarte, pero me encanta el boxeo, sobre todo las películas de este "noble" deporte. Soy fan incondicional de la dramática exposición de dos hombres (o mujeres pero no me resulta tan efectista) a una lucha a puñetazos sin cuartel. Los consejos en las esquinas del ring, las gotas de sangre salpicando la lona, la sucesión de asaltos mientras el drama y las emociones van aumentando. Sí, grandes títulos jalonan el cine creando un sub-género en sí. 'Marcado por el odio' (1956), 'El ídolo de barro' (1949), 'Campeón' (1976), 'Más dura será la caída' (1958), 'Toro salvaje' (1980), 'Million dolar baby' (2004), 'Cinderella man' (2005), 'Huracan Carter' (1999), 'The fighter' (2010), 'Rocky' (1976), 'Ali' (2001), 'The boxer' (1997) e incluso hasta me eché unas risas con 'Yo hice a Roque III' (1980). Pero voy a ser sincero (cosa que no suele gustar cuando por lo general no voy con la corriente de la gran masa) nada de los anteriores films mencionados vais a encontrar en este espeluznante anuncio de casi dos horas sobre chistes malos de geriátricos, subidón de viagra y estulticia a mayor gloria de dos actores que nada tienen en común, ni siquiera la edad...

¿De qué va?

Después de 30 años de su último combate dos viejas leyendas del boxeo, Henry Sharp (Stallone) y Billy McDonnen (DeNiro), deciden combatir una vez más para dilucidar quién de los dos era y es el mejor. La vida de cada uno de ellos ha tomado rumbos diferentes pero este combate reabrirá viejas rencillas, odios y pasiones.



La crítica

Lo que debería haber sido una estupenda comedia sobre dos grandes leyendas del boxeo se transforma con los minutos en varios retazos de mediocres TV movies. La trama principal, el combate en sí que les devolverá al ring, debe ceder para contar las historias paralelas de ambos personajes. Mientras que Stallone intenta recuperar el amor perdido de 30 años de vida, De Niro se redime como persona al descubrir que tuvo un hijo con la novia del personaje de Stallone. Ninguna de las historias funciona. Son previsibles, por mucho que intente el "sesudo" director en hacernos creer que la lágrima fácil se prodiga por las salas de cine hoy en día. Patética la opción sensiblera, no por no encajar, sino por estar mal desarrollada y peor resuelta. 



El meollo del film pasa a un segundo lado cuando los personajes sufren transiciones entre escenas que paran el ya de por sí lento metraje. Sólo un buen hombre vendrá a salvarnos cada cierto tiempo de esta sublime tontería: Alan Arkin, que Dios te bendiga por haber decidido ser actor. Las esperadas secuencias de los entrenamientos que ambas viejas glorias deben sufrir, se solventan de manera chapucera y muy vista. No hay oportunidad para la sorpresa. De nuevo, Arkin vuelve a rescatarnos con unas mordaces, sarcásticas y vitriólicas frases que parece estar pensadas para despertar a un aletargado público.



Las consabidas referencias a 'Rocky' y 'Toro salvaje' no se hacen esperar. Cada seguidor de ambas películas tendrán su ración, aunque sale mejor parado la genial obra de Scorsese en este apartado (muy buena la escena de De Niro como showman con una marioneta, recordando a su Jake Lamotta). Después de eso, el desierto al que Peter Segal ('Agárralo como puedas 33 y 1/3', '50 primeras citas' o 'Ejecutivo agresivo'... casi nada) nos somete hasta llegar al combate.



Si ya de por sí las primeras tomas donde vemos a un Stallone y De Niro "rejuvenecidos" gracias a los F/X (bastante cutres y cantosos por cierto) nos augura una comedia de altos vuelos, el realizador se encarga de tirar al traste toda esperanza en su repetitivo mensaje de buen rollo, amor tardío y recuperación de los valores familiares. Y como se ha comprobado muchas veces antes en el cine, por mucho que tengas a unos buenos actores, si el guión (Tim Kelleher) ya nace muerto... el paciente no va a resucitar. Stallone hace lo único que sabe, prolongar la vida de su alter-ego Rocky, en plan 'Duelo en la alta sierra' (1962). De Niro sigue tratando de convencernos que él es el mejor para ridiculizarse. Basinger simplemente pasaba por ahí y ha constatado que sigue igual de bella que en los ochenta. Vemos a un Jon Bernthal ('The walking dead') sumido entre dos gigantes y no muestra moverse bien. Sólo podemos volver a congraciarnos de que alguna buena alma en Hollywood se ocupase de contratar a Alan Arkin ('Argo', 'Tipos legales', 'Pequeña miss Sunshine') para dar el único toque de buen cine. Su personaje, paralelo al Mickey (Burguess Meredith) de 'Rocky' (1976), es lo verdaderamente salvable de un despropósito de señores mayores a las órdenes de un cineasta bastante torpe. ¿Para cuándo un papel protagonista para él?



Una grotesca parodia que no convence en ninguna de las parcelas que propone. Ni la comedia es planteada de forma visual y ágil. Ni el melodrama resulta atractivo. Ni la química que debería resaltar entre los dos personajes llega a explotar. Y ni mucho menos el gran final, el deseado combate, es tratado de manera efectista o impactante. Se limitan a encadenarnos unos planos trucados, llenos de cortes en el montaje, manoseados y aplastados por unas canciones que nada aportan al climax que se pretende.



Una oportunidad perdida para haber realizado una excelente comedia. Me hace pensar que 'Space cowboys' (2000) es una obra maestra de viejas glorias que buscan su redención. Es duro decirlo, pero lo mejor de Peter Segal se ve al final, entre los títulos de crédito, cuando una serie de pequeñas tomas se suceden en pantalla con algunos buenos gags. Ya sé los viejos rockeros nunca mueren, es cierto. Que la ópera no acaba hasta que canta la gorda, es conocido. Pero aquí no hay rastro de rock. Y la gorda sólo se pasó a dejar más kilos en De Niro. Al menos me queda el disfrute de haberle visto fantástico en los apenas tres minutos en los que sale en 'American Hustle' (2013). 

Información de más
  • Se ha rodado otro final alternativo para evitar spoilers.
  • El personaje de Kim Basinger de joven es interpretado por la hija en la realidad de la actriz, Irlanda Baldwin.
  • Mike Tyson y Evander Holyfield hacen sendos cameos.
  • Es la segunda vez que Stallone y De Niro ruedan juntos, 'CopLand' (1997) fue su anterior film.
Nota final:4

No hay comentarios