Header Ads

Dallas Buyers Club [Cine]

¿Qué harías con tu vida si te dijeran que pronto va a terminar? Las reacciones son variadas dependiendo de la persona a la que le den esta desagradable noticia. Lo que está claro es que la mayoría compartiría una cosa: miedo. Ron Woodrof fue una de estas personas. Alguien a quien le diagnosticaron una enfermedad terminal y que trato, por todos los medios, de alargar su vida.

¿De qué va?

Dallas, 1985. Ron Woodrof (Matthew McConaughey) ha sido diagnosticado con el virus VIH, dándole treinta días de vida. Woodrof busca a toda costa una manera de poder combatir su enfermedad. Al final descubrirá que lo que los laboratorios están desarrollando para poder afrontar el SIDA es un engañabobos y con métodos poco ortodoxos abrirá el Dallas Buyers Club y ayudar a todos aquellos que lo necesiten sacando un beneficio a cambio. 

La crítica

Últimamente se ha cogido costumbre (más de lo habitual) en llevar a la gran pantalla esas historias que más nos han impactado. La historia de Ron Woodrof fue la escogida. Unos pocos edulcorantes, un par o tres de actores con algo de sobrenombre y tenemos seis nominaciones a los Oscars. La pregunta: ¿es tan sencillo?

Ambientada en una época en la que todavía no se conocía con precisión la enfermedad del SIDA, Ron Woodrof, un vaquero drogadicto que se pasa el día encocado y manteniendo relaciones con prostitutas, es diagnosticado de SIDA. Éste como puede, intenta encontrar una solución, se informa, pregunta en su hospital y utiliza unos métodos poco ortodoxos.


Después de pasarlas canutas y probar unos fármacos oficiales para mantener a raya el VIH, viajará a Méjico, allí encontrará un médico que le explicará cómo salir adelante durante un tiempo. Con un montón de estas sustancias (ilegales), Woodrof pasará la frontera e iniciará el Dallas Buyers Club, un negocio para ayudar a los enfermos.

Un drama más de muchos con una historia diferente que nos da una visión de lo que se vivía en esa época, cuando el SIDA acababa de nacer. En 'Dallas Buyers Club' viajamos a los ochenta, a las tierras del estado de Texas y dentro de un ambiente de gente no muy culta. Vemos como eran en aquél entonces: un grupo de retrógrados que tan solo saben emborracharse y pasárselo bien. Bravo por ellos, porque lo han conseguido.


Ahondando más en el asunto, se explotará la importancia de los medios frente a soluciones farmacéuticas y el verdadero propósito de estas. Engañando o no al público, puesto que cada uno tiene su opinión, decidiremos si realmente Woodrof es un lunático o si por el contrario, tiene razón.

Más concretamente, la obra de Jean-Marc Vallée no hará más que seguir los pasos de Ron Woodrof a lo largo de su decadencia. En un comienzo nos lo presentan como lo que es: un vaquero estafador que se pasa el día drogado, tratando de meterla en algún agujero. Después de enterarse de lo de su enfermedad, su vida dará un vuelco total: empezarán a abuchearle porque creen que es gay, dejará de lado la mayoría de sus vicios y se empezará a preocupar por su estado. Además de todo lo añadido, entablará una fuerte amistad con un transexual, Rayon (Jared Leto). 

Esa rata inmunda que no merecía más que vivir treinta míseros días y que merecía la muerte, al final se transformará en alguien decente del cual querríamos solo lo mejor. Matthew McConaughey le da vida a un personaje interesante, su transformación física realza aún más su interpretación, que en caso de haber puesto a alguien en ese papel y no dar el mismo resultado que este, el resultado final hubiese sido distinto. McConaughey es el motor de la cinta. 
Por otro lado tenemos a un Jared Leto que, después de cuatro años sin aparecer por la gran pantalla, nos brinda una interpretación ejemplar. Vemos en él a un verdadero transexual que está en sus últimas y que le da un toque de vida a la película. No obstante, no creo que dicha interpretación sea para llegar a ganar el Oscar a mejor interpretación masculina secundaria (siempre en lo personal), cuando hemos visto, a lo largo del año, casos más desarrollados que el suyo (como el de Brühl en 'Rush', sin nominación).

Gracias a una historia diferente, con esa muletilla de "basada en hechos reales" y sumándole un reparto de estrellas (McConaughey, Leto y Garner), tenemos un resultado muy potente que nos engancha a seguir viendo, pero que tampoco es necesariamente la película del año. 
Información de más
  • Nominada a 6 Oscars en 2014 entre ellos: mejor película, mejor interpretación masculina (Matthew McConaughey) y mejor interpretación masculina secundaria (Jared Leto).
  • Jared Leto perdió casi 14 kg para meterse en su papel. McConaughey perdió algo más de 21 kg.
  • Es la primera película después de cuatro años en la que volvemos a ver a Jared Leto.
  • Hilary Swank tuvo que rechazar un papel (probablemente el de Garner) por conflictos de horario.
  • Película de debut para Bradford Cox como actor. Cox había escrito antes una canción para la película 'Donde viven los monstruos' y otra para un episodio del show de David Letterman.
Nota final: 7

No hay comentarios