Header Ads

Viral [Cine]

Somos lo que nuestra cuenta de Twitter marca. El número de "Me Gusta" que nuestra página de Facebook indica. Nuestra personalidad la refleja el número de seguidores que nos veneran. Creemos ser populares según aumente nuestros RT o vemos como se multiplican las visitas a nuestra web personal. Eso nos han hecho creer. Las multinacionales, las grandes empresas que controlan cada paso que damos, cada compra que hacemos. Somos títeres de la tecnología que devoramos aquello que nos publicitan. No lo necesitamos, pero lo adquirimos. Nuestro ego es controlado bajo un halo de marketing que debemos tragar. Compra, consume, entra en el juego y serás uno de los nuestros. Cuanto más pulses el botón de "Me Gusta" más cerca estarás de ser alguien en esta sociedad. ¿Lo crees así? 




¿De qué va?

Raúl (Juan Blanco), un joven de 25 años, resulta elegido para protagonizar un concurso sin precedentes: tendrá que vivir una semana en el edificio de FNAC Callao (Madrid) de donde no podrá salir bajo ningún concepto. Su único contacto con el exterior será a través de las redes sociales. Su objetivo: conseguir 100.000 fans. Sin embargo, muy pronto, ganar no será su única meta: además de intentar conquistar a Lucía (una de las cajeras, de la que está enamorado) y superar su miedo patológico a los espacios cerrados, Raúl tendrá que enfrentarse a los inquietantes sucesos que tienen lugar en el interior de la tienda por las noches.

La crítica

Una propuesta que me picó la curiosidad. Un argumento sencillo que debería haber desembocado en un apasionante thriller. Mezclar redes sociales, un gran centro del ocio como imán e intentar crear una atmósfera agónica donde el personaje principal cayera en su propia trampa de narcisismo tecnológico, bien podría haber dado una buena película. Pero no, que va... ni de lejos. Aquí nos creemos los reyes del mambo. Ni tan siquiera cuando tenemos una pequeña pero buena historia que contar, sabemos hacerlo en condiciones. La destrozamos para caer en lo ridículo, en lo chabacano y vulgar, con un inútil esfuerzo de emular las patéticas películas USA.

Vaya por delante que la visión de 'Viral' se hace insoportable a partir de los 10 minutos iniciales. Un excelente plano secuencia que pierde en una presentación de personajes y trama que cae por el sumidero del fregadero al calzar constantemente chistes zafios. La premisa de que ver a ver un thriller se difumina durante una media hora con supuestos gags, relacionados con el mundo de las redes sociales. Se desdibuja una historia de amor (como en casi todo el cine) al relacionar varios temas que no acaban de encajar. Por un lado tenemos el reto del protagonista, por otro la trama de chico-gusta-a-chica-pero-es-un-patán-y-no-sabe-cómo-engatusar, luego además, añaden una trama de fantasmas, los problemas de ansiedad de Raúl... demasiada pasta para tan poco tomate.



No tengo 15 años, vale. Pero tampoco creo que un chaval de 15 años (público al que va dirigida esta película) se vaya a tragar dicho panfleto que juega a tocar todos los palos posibles que puedan atraer a una audiencia sin cerebro. Quizás Iker Jiménez saque de este film uno o dos reportajes con los que llenar algún hueco de su programa. Ya que la utilización que hacen del famoso centro comercial da pena. Un anuncio de 95 minutos sobre el mismo. 



Los actores (me refiero a dos o tres, ya que el resto si lo parecen) que dan un poco de aliento son Pablo Rivero y Enrique Villén. Pero nada pueden hacer contra las fuerzas sobrenaturales que se han sacado de la manga los intrépidos guionistas (sí... eso al menos dicen los créditos, que hay guionistas). Un pastiche dirigido al público de acné virulento, con dosis de humor zafio, una trama de medio pelo con fantasmas y mucho Twitter. No penséis ni por un momento en que estáis ante la versión española de 'La red social'. Esto más bien es la suma de lo que se supone que puede gustar a los desenfadados adolescentes ávidos de carne. Pues ni eso... nadie se despelota, no vemos carne, ni vírgenes que sean atacadas... nada de nada. Aunque es de agradecer, ya que ver a Miguel Angel Muñoz (más conocido como el hijo menos espabilado de Ben Affleck) por una película ya da bastante miedo. ¿Quién hizo el casting?




En resumen. Para ver esta película debes tener o ser:

  • De 15 a 16 años (más no, que puedes sufrir pesadillas)
  • Ser seguidor de Auryn (qué nivel)
  • Haber visto las temporadas completas de 'Física o química' y 'UPA dance' seguidas.
  • Mirar el móvil o el ordenador cada 2 minutos para ver tú número de Followers.
  • Creer que Miguel Angel Muñoz es actor.
  • Pensar que FNAC es en realidad un vórtice demoníaco de donde surgirá el fin del mundo.

Creo que quizás sean demasiados requisitos y tal vez sean estas las razones por las que no estuve preparado para entender bien la película. Igual vosotros, jóvenes inmortales, hayáis visto otra película diferente. Por cierto, lo peor de todo el film es su increíble amenaza de tener una secuela... al tiempo.


Información de más

  • Primera película como director de Lucas Figueroa.
  • El edificio Fnac fue primero una repostería de Antonio Rodilla (si el de los sandwichs). Luego se construyó Galerias Preciados (como el Corte Inglés pero en barato). En 1993 se implantó lo que hoy conocemos como el centro comercial con fantasmas en la última planta.
  • A Juan Blanco le hemos visto en 'Amar es para siempre' (TV) o 'After party'.
  • Aura Garrido la vimos en 'Crematorio' (TV) y 'El cuerpo'. Pronto disfrutaremos de ella en la serie 'Alatriste'.
  • El otro guionista de 'Viral' es Javier Pascual, que trabajó en 'Ulises', 'Física y Química' o 'Manos a la obra', lo cuál desvela mucho el argumento y desarrollo de la película.
Nota final: 4

No hay comentarios