Header Ads

Sentencia de muerte [Cine]

Todos los directores tienen, en su filmografía, una cagada MAYÚSCULA por encima del resto. Riddley Scott tiene unas cuantas, recuerdo 'Red de Mentiras' como una de ellas. David Fincher tiene 'Alien 3', que destrozó una de las mayores sagas de la historia del cine. 

James Wan es un director no demasiado constante, disfruté como un crío en 'Saw' y 'The Conjuring', lo pasé bien en 'Insidious: Chapter 2', podría haber disfrutado de igual manera en su predecesora 'Insidious' y me llevé una decepción considerable con 'Silencio desde el mal'. Pero todas estas obras comparten un género: el de terror. En 2007 el director malayo se salió del género y le dio un papel a Kevin Bacon en su película, el resultado: su cagada MAYÚSCULA.


¿De qué va?

Nick Hume (Kevin Bacon) es alguien que ha triunfado en la vida. Tiene un buen trabajo, buena salud y lo más importante: una familia perfecta. Pero la suerte no le sonríe a Hume cuando un día, unos pandilleros asesinan a su hijo. A partir de entonces, Hume tan solo pensará en hacer de su vida, una vendetta personal por haberle arrebatado a su hijo.


La crítica

Como en la música, en el cine no está bien visto que un director se encasille dentro de un género puesto que esto puede hacer que se dude de su talento a la hora de dirigir películas. Sin embargo hay que tener muy claro, cuando se intenta abordar algo que antes no habías tocado, que el terreno es desconocido. Pareces ser que James Wan esto último no lo tuvo en cuenta.

'Sentencia de muerte' no es más que una obra donde un personaje, Nick Hume, escoge el camino de la venganza cuando matan a su hijo mayor. A lo largo de la obra, Hume irá tras los componentes de la banda que mató a su hijo y la historia tan solo se centrará en "a ver quien acaba antes con quien".

Inicialmente, Wan nos muestra a una familia unida, a un personaje triunfador y en un abrir y cerrar de ojos, se lo quita todo. Es justo en ese momento cuando la película se va al traste y se vuelve una obra monotona, predecible y sin ningún sentido, puesto que pierde todo atractivo  posible.

El argumento no es nada original y tiene cantidad de fallos de novatos, cantidad de hechos que nos llevan a pensar: "esto no se lo cree ni Chuck Norris". ¿Qué por qué? Los personajes y el universo que crea Wan en 'Sentencia de muerte' no nos enseñan nada nuevo, no transmiten absolutamente nada.

Y es cuando llegamos al mayor fallo de todos: Nick Hume y el actor que le da vida, Kevin Bacon. Siempre he pensado que Bacon tenía un algo que le salvaba, aquél actor que vimos en 'El último escalón' o en 'Mystic River' era alguien bueno, que no se si podía dar más de si, pero que convencia y gustaba. Ese actor en 'Sentencia de muerte' no existe. Vemos a un personaje totalmente sacado de contexto, que de la noche a la mañana es el "puto amo" y sabe de armas, sabe matar y podría plantarle cara al mismisimo Chuck Norris. Pero además de no ser creible, Bacon tampoco pone mucho de su parte y acaba por caer todo al vacio, sin poco que rescatar.

Después de Hume, podriamos hablar del personaje sin sentido y con poco que aportar, interpretado por John Goodman. Si, habéis leído bien, ese hombre que ha dado vida a personajes INMENSOS como Walter en 'El Gran Lebowski' o Charlie Meadows en 'Barton Fink', tiene un papel que no aporta NADA a su carrera. Bueno, por aportar no aporta nada ni a la película, otro sinsentido más.

Pero cuando todo es un desastre y piensas que nada podría ser peor, escuchas la banda sonora, esa banda sonora que no pega nada con la obra de Wan y su único proposito es desmejorar el resultado final de la película. Es entonces cuando sabes que sin duda, esta es la peor película de Wan y, de lejos, una de las peores que te puedas echar a la cara. No me cabe en la cabeza que alguien como Wan, quien tiene unas BSO en sus otros trabajos que son una maravilla, dejase que le hicieran esto a una cinta suya.

Pues eso, que 'Sentencia de muerte' es la mayor cagada (hasta el momento) de James Wan. Solo puedo salvar ese comienzo en el que había algo de luz, pero no mucho más. Tan solo he visto como un par de nombres famosos como los de Wan y Bacon caían estrepitosamente en un intento de hacer cine.

Información de más
  • Esta es la primera película de Wan sin la colaboración de Leigh Whannell en el guión. No obstante, Whannell aparece en la película como Spink, uno de los matones de la banda de Billy.
  • Está basada en el libro de Brian Garfield con el mismo título.
  • Garrett Hedlun se afeitó la cabeza para encarar su papel.

Nota final: 2

2 comentarios:

  1. Yo no la recuerdo tan catastrófica, si creo recordar que se le iba de las manos pero que tenía puntos interesantes.

    ResponderEliminar
  2. La pelicula no es mala, tu critica si, no justificas nada de lo que deics, te puede no gustar pero al menos da buenos argumentos y mas si estas haciendo una critica de formna publica, Death Sentence es un remake del libro del mismo nombre (secuela de Death Wish) que en si no respeta la trama del libro pero me parece una pelicula entretenida, es una pelicula de venganza y no pretende mas, por eso no resulta original, pero esta bien hecha, funciona, Nick Hume no se convierte de la nada en ningun puto amo como dice el critico, justamente toda la pelicula nos muestra como llega a esa transformacion, y sabe usar las armas que consigue porque aprende a usarlas (en una escena bien hecha con buen climax y buena musica que que este critico al parecer no entiende que es un resumen de varias horas de nick hume preparandose para acabar de una vez por todas con la pandilla),

    ResponderEliminar