Header Ads

¿Quién mató a Bambi? [Cine]

Que levante la mano todo aquél que haya tenido un suegro o una suegra que le haya tenido manía. Vale, pero no todos a la vez, que no puedo contar. Conoceréis pues, la de situaciones incomodas que habréis vivido con vuestros padres y madres políticos, pero no creo que hayáis tenido que cargar con sus cuerpos inconscientes por medio de la ciudad, tratando de buscar una solución, para eso tenemos el cine.

¿De qué va?

El jefe de David (Quim Gutiérrez) que también es su suegro, acaba de caer incosciente delante de sus ojos. Sin saber que hacer, David llama a su amigo Mudo (Julián Villagrán) para sacarle del problema. Por otro lado, Edu (Ernesto Alterio) y Gigi (Enrico Vecchi) creen haber secuestrado al suegro de David, pero su incompetencia no conoce límites y han secuestrado a la persona equivocada.

La crítica

Es sabido que, cuando vamos al cine a ver una película con el título de ‘¿Quién mató a Bambi?’, veremos una cinta de lo más aberrante, entraremos sin saber que va a pasar y saldremos (si la cosa ha ido bien) con una sonrisa dibujada en nuestra cara. Santi Almodeo ha hecho los deberes y se nota.

El film se inicia con una breve presentación de la relación entre David y su suegro (Pedro Mari Sánchez), de la cual este segundo tiene un odio a su yerno que no conoce límites. Seguidamente vemos como David y su querido suegro mantienen una pequeña conversación en el despacho de este (recordemos que también es su jefe) y ya tenemos el pastel liado.

A partir de aquí, la película no será más que un tira y afloja entre los personajes. Por un lado tenemos a David y Mudo, un par de colegas que tienen un marrón tremendo del cual no saben como salir. A estos se les sumará un abogado con unos métodos más que cuestionables (Joaquín Nuñez) que aportará más caos a la pareja.

Por otro lado tenemos a un par de amigos, Edu y Gigi, que pretenden secuestrar al jefe de David y Mudo, para pedir una recompensa y pagar todas las deudas que tienen. Lo que ambos lados comparten es el desastre que les lleva a situaciones de lo más irónicas, porque la película de Almodeo es justamente eso, ironía y sarcasmo en estado puro. En ocasiones (dentro de unos límites) hace recordar al cine de Guy Ritchie.

Una vez hechas las presentaciones y puesto a cada uno en su sitio, la obra no para ni un segundo hasta que termina. La cinta está bañada de humor negro y da lugar a cantidad de escenas absurdas de lo más divertidas (la escena de Andrés Iniesta con lo de “el césped es sagrado” es simplemente tremenda), con todo tipo de elementos variados incluidos, desde persecuciones hasta encarcelamientos innecesarios. Todo gracias a que el hilo argumental da mucho de si, dando lugar a una cinta de lo más fluida.

¿Y qué da lugar a que la obra sea tan fluida? Los personajes. Cada uno de ellos tiene su que, pero todos hacen en conjunto que la película sea tronchante. Desde David, interpretado por un Quim Gutiérrez que se sale, puesto que su personaje pasa por cambios de estados totalmente extremos y aquello que no haría en un comienzo de la cinta, finalmente lo hace. Hasta Edu, que la desesperación y la ruina le ha llevado a hacer algo que no hubiese hecho en otra situación. Gracias a la caracterización de Alterio, el personaje pasa por una evolución completa, haciendo de Edu alguien que finalmente va contra todo.

No dejo de lado por eso al resto del reparto, Julián Villagrán, Ursula Coberó, Clara Lago o Joaquín Nuñez, todos aportan su granito de arena a esta comedia plagada de escenas para reirse un buen rato.

Sin embargo, a mi parecer, la historia podía haber dado mucho más de si, se podría haber explotado más aún y haber dado un resultado final superior, por encima del esperado y que, desde luego, hubiese gustado al publico. Eso si, que nadie caiga en el error de pensar que por ello la obra pierde valor, la película es de lo más completa y acentúa con contundencia con ese final redondo.

Con lo cual, ‘¿Quién mató a Bambi?’ es una película española ejemplar, con cantidad de humor y una historia que pica nuestra curiosidad desde el minuto uno. Tiene momentos para todo y el reparto está plagado de actores que, en un futuro no muy lejano, darán mucho de que hablar (si aún no lo han hecho). Y bueno, que sale Andrés Iniesta con ese momentazo épico, no la dejéis escapar.

Información de más
  • Está grabada en Sevilla
  • Se dice que es el remake de la película mejicana ‘Matando Cabos’

Nota final: 7

No hay comentarios