Header Ads

Dragon Ball Z: La batalla de los dioses [Anime]

Aunque hayan pasado unas semanas desde el Sitges Film Festival 2013, no sé nos quitan algunas de las películas que fuimos a ver. En ocasiones nos ofrecen visionados especiales, este año por ejemplo, nos dieron la oportunidad de ver en pantalla grande 'El Retorno del Jedi', aunque también tenías la oportunidad de ver lo último de Hayao Miyazaki, 'The Wind Rises'.

Aunque yo tuve la oportunidad de volver a mi niñez y disfrutar con una película de lo que en antaño fue mi anime preferido. Hablo de 'Dragon Ball Z'.


¿De qué va?

Kaio Shin acaba de percibir que el mal se cierne sobre el destino de la Tierra. Bills, el Dios destructor, acaba de despertarse de su sueño y se dirige en busca del Dios Sayajin. Ahora, Goku y sus compañeros, deberán impedir que Bills destruya el planeta Tierra.

La crítica

Cuando uno se dispone a ver una película de 'Dragon Ball Z', ese mítico anime que todos habremos visto alguna vez, se espera una película como siempre: surge un problema, Goku y el resto van a combatirlo, surgen problemas y, finalmente, se hacen con la victoria.

Nadie esperará que haya un guión sólido o que estemos ante una de las obras de Miyazaki, porque el estilo es totalmente distinto. Como buen Shonen que es, 'Dragon Ball Z' nunca me había decepcionado, ni en la serie animada ni en sus películas, la mayoría ajenas a la trama argumental del anime. Pero como se dice, siempre hay una primera vez para todo.

En esta ocasión, el malo malísimo es Bills, una entidad sagrada que se encapricha en querer luchar contra el Dios supersayajin porque ha tenido un sueño premonitorio (o eso dice él) y quiere medir su fuerza con la de ese Dios.

Hacía muchos años que no se estrenaba una película del famoso anime y, sinceramente, para hacerlo así, mejor que no vuelvan a hacer más. La obra se hace muy pesada, puesto que se cambia ese esquema inicial de que he hablado. ¿Pelea? Tan solo la hay hacía los veinte últimos minutos de la cinta, el resto es puro cachondeo en la fiesta de cumpleaños de Bulma, donde además, disfrutaremos de un show en directo de Vegeta (en serio, no era necesario).


La parte de la pelea es... triste, poco original y aburridísima. Ni vemos a un Goku derrotado realmente, ni vemos que sus compañeros se enzarcen a luchar en ninguna ocasión, porque claro, como es Bills el destructor, ¿quién narices le planta cara a ese? Pero cuando Broly o Bojack amenazaban con matar y destruir, ahí no se rendía nadie.

De hecho, si tiro más aún del hilo, sigo viendo más fallas y no a nivel argumental o de género, si no a nivel visual, puesto que en las batallas añaden un efecto 3D muy raro que hace daño a los ojos. Acostumbrados a ver a Goku en dos dimensiones, pasarnos de golpe y sin motivo aparente a planos en 3D (poco logrados), molesta.


Es que no es solo ese enfoque que se le da a la película, que parece que vaya dirigida a un público más familiar (pero que pedazo de error), realmente todo lo que se había forjado con 'Dragon Ball' años atrás, no lo tienen en cuenta, para nada.

No me hacía mucha ilusión volver a ver a un personaje mítico como es Goku, dando a diestro y siniestro, pero siempre hay que darles una oportunidad. A mi parecer, lo que antes fue acción y algo de humor, ahora es humor y algo de acción, una poquita para que no se note este brutal cambio. Para mí, desde luego, 'Dragon Ball Z: Battle of Gods' estará siempre separada del resto de películas y de la serie animada, porque no vale ni la mitad.

Información de más
  • Han pasado 18 años desde la última película de la saga 'Dragon Ball' a esta.
  • Según Akira Toriyama, creador de la serie, dijo que llevo a cabo esta película para vengarse de la creación de 'Dragonball Evolution'.
  • Se dice que los nombres de Bills y Whis pueden ser por las bebidas alcohólicas cerveza (beer) y whisky, aunque el primero es más por la pronunciación de su nombre.
  • Yûkuse Watanabe quiso que la obra se desarrollase en la boda de Krilin y la Androide 18, pero Toriyama lo cambió por el cumpleaños de Bulma.

Nota final: 4


5 comentarios:

  1. Yo leí algo sobre lo que imagino que no has comentado, por que se ha despotricado mucho del tema, y es que parece ser que la linea del tiempo se la han saltado a la torera, que el nacimiento de Pan está fuera de sitio (solo son cosas que he ido leyendo y que no he confirmado) a pesar que parece ser que el mismo Toriyama ha estado "ahí" ayudando en el guion y alguna cosa más. La verdad me gustaría verla sobretodo por ese efecto 3D con el que han experimentado y del que todo el mundo habla.
    Hay un dicho que dice algo así como "da igual que hablen mal de mí, lo importante es que hablen de mí"; tal vez es lo que querían conseguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, pero me ahorré comentarios de ese tipo para no dejar la película aún más por lo suelos y tratarla como una más.

      Pero si, el error es gravisimo y bueno, el 3D que comentas... se podría haber ahorrado, solo digo eso

      Eliminar
  2. El show de Vegeta...

    Hablando del 3D, estaría muy guapa una película de Dragon Ball bien hecha y con un buen 3D, (soy algo freak del 3D, hasta el rollo de ponerme las gafas me gusta).

    ResponderEliminar
  3. En realidad la película recupera el estilo de Akira Toriyama en Dragon Ball, cuando Gokú era un niño... la película me gustó porque se sale de la típica de antes: pelea, aparece uno más fuerte, gokú sufre pero le gana, los demás no hacen nada más que recibir golpes... estaba bien un final así. En lo personal me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo agradecí mogollón que se alejasen del esquema de las películas habituales de dragon ball z (de las que he visto sólo salvo 4 -bardock, futuro diferente, fusión y el ataque del dragón). Nunca entendí las alabanzas a la cinta de Broly, más allá de ser un villano decente y con buen trasfondo, la película en sí se me hacía un coñazo cuando se ponían a pelear (manda narices que sea la única que pasa de los 45 minutos y sea para eso).

    Ésta película siempre la ví como un adelanto a una nueva saga (no estaba totalmente seguro, claro, pero el tiempo parece estar dándome la razón por lo que se va sabiendo de Dragon Ball Super) ya que funciona más que nada como presentación de una nueva situación a partir de la cual desarrollar dicha saga (igual que ha hecho Toriyama siempre que ha NECESITADO - lo pongo en mayúsculas porque ésta vez no lo sé, pero las demás siempre fue obligado por la editorial -. O si no pensad en el principio de Dragon Ball Z:

    - Hey, Gokuh, cuando ya creías que no habría quién te plantara cara después del DEMONIO Piccolo, vengo a decirte que realmente tu no eres un humano con cola si no extraterrestre (el Dios y el Demonio de la Tierra también por cierto) y eres el más flojo de tu raza.

    Pues ahora con la historia de los chorrocientos dioses igual. En fin a ver qué tal sigue la cosa...

    ResponderEliminar