Header Ads

Sitges 2013, Día 6: CARRIE EN EL ESPACIO

Repuestos de la Trilogía del Ladrillo de la que ayer fuimos espectadores, afrontábamos con ánimos renovados las proyecciones a las que hoy podíamos asistir, no sin antes exclamar "¡¡¡Vade Retro Ryan Gosling!!!".

Nuestra primera proyección del día ha sido 'Dark Touch' de Marina de Van (otra directora asidua del Festival) que presentaba un film que irremediablemente nos recuerda a 'Carrie'.
La pequeña Niamh (mira tu, qué bonito nombre) asegura que su casa es la causante de todos las heridas que tiene en su cuerpo. Arañazos, golpes, incluso un corte en la lengua. Sus padres evidentemente creen que todo son imaginaciones de la niña, aunque todo va a cambiar en el momento que toda la familia, a excepción de la pequeña, mueran masacrados por la casa... o quizás la casa únicamente sea el arma ejecutora de algo o alguien con un poder superior.

Lo que está claro es que el inicio de 'Dark Touch' es de esos que te dejan anclado a la butaca. Somos espectadores de una matanza brutal, donde clavos, muebles, cristales, lápices y cualquier objeto que se pueda encontrar en una casa son armas mortales, y eso es de agradecer, porque para algo éste es un Festival de Cinema Fantàstic.

La pequeña Niamh está cargada de traumas y ha desarrollado un curioso y al mismo tiempo peligroso sistema de autodefensa, que no duda en mostrar a cualquiera que se le pase por delante, al principio involuntariamente y poco a poco con más poder y control sobre sus propias acciones, que la llevan por una parte a salvar a unos compañeros de escuela de los abusos a los que los somete su madre y por otra, a vengarse de el resto de compañeros que la excluyen por miedo, en una especie de adaptación cruel y terrorífica de El Flautista de Hamelín. 

Escenas de la vida cotidiana de la pequeña se ven súbitamente interrumpidas por las acciones terroríficas que lleva a cabo, demostrando cómo poco a poco va aprendiendo a controlar su poder. Y ahí está uno de sus problemas, el intentar esconder lo que es evidente desde prácticamente el inicio. Porque todos vemos cómo con cada grito de la niña algo se mueve o  cobra vida y atamos cabos sobre lo que pasa, excepto el resto de personajes que siguen pensando que la cría no carbura demasiado.

Todo esto ayuda a engrandecer la atmósfera gótica que se ha ido creando durante la proyección para que en un final de pronto la película nos ofrezca un final malsano y ciertamente perturbador.

Lo mejor: Missy Keating, la niña protagonista.
Lo peor: que no deja de ser todo un batiburrillo de cosas que ya hemos visto mil veces.

Bueno, algo hemos disfrutado. La cosa parece que empieza a remontar y no tiene pinta de que vaya a ser una jornada desastrosa como la de ayer, así que entramos a la proyección de 'Europa Report' de Sebastián Cordero, con nuevas esperanzas.

A primera vista, su argumento no puede ser de lo más convencional.

Los 6 tripulantes de una nave espacial tienen la misión de encontrar muestras de vida en Europa, la luna de Júpiter. Un fallo técnico en la nave y la muerte de uno de los astronautas les deja sin comunicación con la Tierra pero deciden continuar su viaje sin saber lo que les espera.

Ya estamos, otra vez una película que utiliza el recurso del found footage. ¡Gracias 'The Blair Witch Project', y maldita seas! No podemos negar que en su momento fue una idea original, pero llegó un punto en que el tema se hizo monótono y repetitivo, y parecía que la única razón por la que realizar películas con dicha temática era compensar la falta de presupuesto. 'Europa Report' no es una novedad (Gonzalo López-Gallego ya exploró el tema de cintas-encontradas-en-el-espacio en 'Apollo XVIII') pero lo hace con un alto grado de tecnicismos, tanto a lo que respecta al funcionamiento de la nave como de los aspectos puramente científicos de la expedición.


El film está estructurado en base a las cintas que se graban en el interior de la nave y las entrevistas a los responsables de la misión en la Tierra, y nos son mostradas no en orden cronológico si no que la historia va adelante y atrás, según le convenga a la narración. Esa misma estructura es también uno de sus problemas, ya que como decíamos, hemos visto multitud de cintas que ya han utilizado ese recurso antes y todo el grado de novedad que pretende ofrecernos la cinta se pierde a los 5 minutos.

A pesar de esa estructura desordenada, la película avanza por los parámetros convencionales de lo que una película de este tipo puede ofrecernos, dirigiéndonos a un final esperado y que sorprende agradablemente por su contención. Los que esperéis un ataque de marcianos enfurecidos con ganas de esclavizar humanos y acabar con nuestro planeta os sentiréis profundamente decepcionados. Avisados estáis.


Lo mejor: sale Sharlto Copley, y sólo por eso ya vale la pena.
Lo peor: la falta de presupuesto se nota en cada fotograma, y por muy conseguida que esté la ambientación, no acabas de creerte lo de que estén en una nave espacial.

No hay comentarios