Header Ads

El gran Gatsby [Cine]

Una de las películas más esperadas de este 2013 es la que nos ocupa hoy 'El gran Gatsby'. Dirigida por Baz Luhrmann y protagonizada por Tobey Maguire, Leonardo DiCaprio, Carey Mulligan y Joel Edgerton.



¿De qué va?
Nick Carraway es un joven americano que se dirige a la ciudad de las oportunidades, Nueva York, para intentar hacer fortuna trabajando en la bolsa. Su humilde casita colinda con el castillo de Gatsby, un hombre misterioso y muy acaudalado. Su rico vecino le envía una invitación a una de sus multitudinarias fiestas de fin de semana, donde se reúne casi toda la ciudad. Carraway al hombre que es escuda tras ese nombre tan famoso y descubrirá una historia de amor, infidelidades, obsesión, reinvención, alcohol e hipocresía.


La crítica

Sorprendió en el año 1996 con su versión personal de la obra de Shakespeare 'Romeo y Julieta' y más tarde en 2001 con 'Moulin Rouge'. Baz Luhrmann nos presentaba dos películas con una puesta en escena y una estética visual poco común.

Doce años después, y tras el rodaje de varios cortometrajes, el director australiano lleva a la gran pantalla una adaptación de una novela homónima de F. Scott Fitzgerald. Esta obra ha sido versionada para el cine en dos ocasiones más. Una de 1949 a cargo de Elliot Nugent y la segunda fue dirigida por Jack Clayton, contó con un guión escrito por Fancis Ford Coppola e interpretado por Robert Redford y Mia Farrow. Esta segunda versión consiguió dos oscars (mejor vestuario y mejor banda sonora), aunque la crítica no la elogió tanto como le hubiera gustado a sus creadores.

Los directores más reconocidos se diferencian por tener estilo propio. Esto no es algo perjudicial, si saben jugar bien sus cartas y usar sus puntos fuertes apropiadamente será un acierto. El método que tan buen resultado le dio en 'Moulin rouge' o en 'Romeo y Julieta' es el mismo empleado para la historia de Gatsby. Sin embargo, escudarse dentro de un proceder que funcionó en determinada ocasión no es sinónimo de éxito. Por poner un ejemplo, el característico estilo de Tim Burton, con el que ha cosechado éxitos, pero también ha generado críticas negativas, puesto que en algunos de sus filmes enmascara sus deficiencias con su peculiar estética. Esto genera el efecto contrario, podríamos llegar a pensar que ha perdido su toque y no sabe como volver a encontrarlo sino es copiando una y otra vez su misma fórmula.

No quiero irme por otros derroteros. En este caso, Luhrmann ha cortado con el mismo patrón con el que realizó 'Moulin Rouge' su último filme. Es un paralelismo constante de inicio a fin. Hablo sin conocer la novela y me debéis perdonar, pues podría ser que la novela coincida asombrosamente. Repasemos: ritmo frenético al inicio y suavizándose paulatinamente hacia el final. Las elipsis temporales cortas y constantes, la atmósfera en general, empezar aludiendo al final, un escritor que narra su historia, romance trágico, bla, bla, bla... parece un calco de la que protagonizó Ewan McGregor y Nicole Kidman, con la única diferencia del argumento en sí.

Es cierto, que este tipo de temática e historia puede que le interesen al director por encima del resto y de ahí la comparación constante. Para alguien que ha visto la citada película de 2001 le resta originalidad. Asimismo, sin esa referencia, la forma y el contenido encajan y funcionan a la perfección.

El director consigue introducirte en la historia e intrigarte hacia la figura de Gastby. Un joven apuesto extremadamente rico, del que nadie conoce cómo consiguió amasar tal fortuna. Un nombre llenado con las especulaciones de los neoyorquinos, que por envidia e hipocresía le alaban o envidian a partes iguales.

La razón, de que Gastby se ponga en contacto con Nick, es porque su vecino es primo de un amor del pasado que quiere recuperar fervientemente. Ahí es donde entra Daisy. Una mujer de una belleza cálida y frágil que encierra verdadera pasión. Luhrmann en el primer plano que muestra de ella consigue transmitirlo a la perfección, que en apenas dos segundos te enamores de ella. Lamentablemente, Daisy está casada con Tom Buchanan (Joel Edgertone) un hombre rico, casi siempre medio borracho, que es infiel por naturaleza, pero tampoco quiere soltar a su mujer.

La historia irá rodando hacia un final dramático, en el que Daisy deberá decidir si dejarse llevar por su atracción por Gatsby, o por la vida que ha tenido en común con Tom, al que también ha amado, a pesar de sus infidelidades. El final lo tendréis que ver porque no quiero que se me escape lo que no-debe-ser-nombrado. 

Dejando al margen la parte amorosa, la historia nos habla del retrato de una persona. Un hombre que se inventa a sí mismo y su futuro, para pasar de no tener nada a poder tenerlo todo. Visualizar lo que quiere y luchar por conseguirlo, del pensamiento positivo, un concepto que ahora parece estar de moda. Gastby es todo ello. 

En conclusión, una buena película para amantes de los romances complicados. Con una acertada selección de sus intérpretes (Es una lastima que Leo se de un descanso del cine ¡Con lo que me gusta!). Una ejecución correcta aunque en ocasiones sobrecargada y algo tediosa. Correcta forma de mostrar la historia amorosa. En mi opinión le falta un poco más de pasión que se haga creíble.



Información de más

  • La palabra "compañero" (en la versión original "old sport") es dicha 55 veces durante la película. Llega a convertirse en algo un poco cargante, sí.
  • DiCaprio y Maguire son amigos desde la infancia, sólo han coincidido trabajando en este filme y en otro de 2001 llamado 'Don's Plum'.
  • Baz Luhrmann tiene una aparición en el filme. Es el camarero que se encuentra al lado de Nick cuando queda con Jordan Baker para tomar el té.

Nota final: 7

4 comentarios:

  1. ¿Sólo dicen compañero 55 veces? Cuando salí del cine no dejaba de repetir la palabra :P

    A mi me ha parecido que no ha logrado el romance épico que buscaba... Ha intentado buscar una nueva Satine y un nuevo Christian pero creo que no lo ha conseguido. En ese aspecto me ha parecido un poco fría.

    Eso sí, entretenida es un rato.

    Saludos!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! un remodelado de Moulin Rouge, que no consigue crear esa historia de amor de la que habla. Como siempre el director pierde el norte y potencia la historia que no debe ¿no habría sido mejor centrarse en toda la parte oculta de la persona de Gatsby,que es lo que más tensión crea?

      Un saludo, compañera! ^^

      Eliminar
    2. Sin duda. Pienso que el pasado de Gatsby se podría haber profundizado más, o mejor. Hay información que repiten, otra que no queda del todo clara... Una pena.

      Eliminar
    3. Hola amigos, os conozco de Twitter pero nunca había visitado vuestro blog, espero hacerlo más a menudo porque no tiene desperdicio.

      En cuanto a El Gran Gatsby ya lo he comentado también con Naiara, la película tiene el sello indiscutible de Luhrmann (exceso visual, amor imposible, música anacrónica actual...) pero esto no es Moulin Rouge ni la Dama de las camelias, por lo que el romance se le ha quedado un pelín frío, aparte de que no encuentro mucha química en la pareja. A mí lo que más me gustó fue el personaje de Jay Gatsby en sí, todo su pasado, su forja de identidad, y en eso Dicaprio hace un buen trabajo.

      55 veces compañero!! Gracias por este dato, yo salí hasta los... de la dichosa palabrita jeje.

      Os dejo mi crítica de la película por si queréis echarle un vistacillo.

      http://www.cineenconserva.com/2013/05/critica-el-gran-gatsby-una-adaptacion.html

      Nos seguimos leyendo! Saludos.

      Eliminar