Header Ads

El crepúsculo de los dioses [Cine]


He de admitir que me cuesta cantidad ver un clásico, no porque sea malo, ni mucho menos, más bien porque lo estoy viendo unos años después y probablemente no cause en mi el efecto que se esperó durante su producción. Sin embargo siempre me digo que una buena película es aquella que será buena hoy, mañana y pasado. La recomendación de @naiara_glez es todo un clásico de Billy Wilder: El crepúsculo de los dioses.

                                      

¿De qué va?

Se ha encontrado un guionista muerto en una piscina de una casa de la calle Sunset Blvd. A continuación la película nos explica los acontecimientos que llevarán a Joe Gillis (William Holden), el misterioso guionista muerto, hasta esa lugar. Joe es un guionista que no consigue encontrar trabajo y tiene muchas deudas pendientes, entre ellas las de su coche. En un intento de huida para que no le embargasen el coche, Joe acaba en una inmensa mansión que parece abandonada, pero no resulta ser así, allí vive lo que en antaño fue una famosa estrella del cine mudo, Norma Desmond (Gloria Swanson).

La crítica

Nota: He de decir que esta crítica me va a costar lo mío, ya que he de desmontar pieza a pieza la obra de Wilder para poderla explicar con sumo detalle. Al mismo tiempo también anoto que la crítica será más extensa de lo normal, porque no puedo dejarme ni una sola mención. Dicho esto, espero que disfrutes con la reseña.

Un plano de una acera que desciende hasta que se aprecian las palabras "Sunset Blvd" grabadas en el borde del pavimento. Seguidamente, en un ángulo picado, recorremos toda la calle de Sunset Boulevard mientras nos pasan los créditos iniciales. Al finalizar estos una voz en off nos sitúa en una casa y nos explica lo ocurrido: un pobre guionista ha sido asesinado. Entonces la película retrocede seis meses y nos explica cómo llegó su protagonista hasta ese lugar en ese estado. Ya tienen mi atención captada.

Es decir, que nada más empezar Billy Wilder a través de una voz en off, cubre las primeras escenas con un manto de misterio impresionante, que va acompañado de ese ambiente tan característico del cine negro. Ambos elementos estarán presentes durante toda la reproducción de esta para así responder algunos misterios que se han generado en estos cinco minutos de reproducción: ¿Qué le ha pasado a ese hombre? ¿Qué hay en Sunset Boulevard? y quizás lo mejor de todo: ¿Por qué todo esto está relacionado con el mundo del cine?

Así es, tal y como ya he anotado, nuestro protagonista es un pobre guionista de cine, el cual acaba en la mansión de una pasada estrella del cine mudo. Todo estará relacionado con este mundo porque la intención de Wilder no es más que recalcar en cómo puede pasar factura a las estrellas relacionadas con ese universo lleno de fama y de espectáculo. Desde cómo puede afectar a las personas esa fama de una manera obsesiva hasta tal punto de depender totalmente de ella, hasta lo costoso que puede ser entrar en él y lo fácil que es ser olvidado, pese a haber sido una estrella sin igual en una época pasada.

Con lo cual, Wilder pensó que una buena manera de hacer ver esta realidad, fuese a través de un largometraje. Haciendo uso de una estructura narrativa de lo más compleja, porque cada palabra que el narrador (Joe Gillis) menciona ha estado escogida detenidamente, tanto, que si cerrásemos los ojos podríamos reproducir dichas imágenes a nuestra manera con el uso de la imaginación. Porque realmente, tan solo los cinco primero minutos están tan bien descritos y explicados, que no habría necesidad mirar a la pantalla.

Pero eso no lo es todo, además de los elementos ya mencionados hay que tener personajes totalmente perfilados y esta cinta puede sentirse orgullosa de los suyos, simplemente porque sus cuatro personajes principales están elaborados a la perfección. La mayoría sabe que Norma Desmond, interpretada por una espectacular Gloria Swanson, es el personaje de la película. Esta mujer es víctima de esa fama de la que en otra época la cubría de oro, sin querer ver la realidad de las cosas y que su época dorada pasó hace tiempo. Todo ello la lleva a ser una persona totalmente obsesiva, solitaria y una arpía sin igual. Hay un elemento que me llamó mucho la atención sobre Norma: su casa. El estado de ánimo de Norma se ve reflejado en el estado en el que se encuentra su hogar. En un comienzo cuando Gillis llega a la gran mansión, esta se presenta descuidada hasta el punto de pensar que está abandonada, no obstante cara al final de la película está llena de gente y cámaras, así como totalmente limpia. Esto refleja claramente el contento de Norma ahora que ha vuelto a ser relanzada al mundo que tanto anhelaba (o eso es lo que ella cree) e inicialmente se presentaba como alguien triste y solitaria.


La mención anterior nos lleva a otro de sus personajes, Gillis, quién también está interpretado majestuosamente por William Holden pero que, en mi opinión, no reluce tanto como el de Norma, pese a ser encargado de narrar espléndidamente toda la historia bajo su punto de vista. Sin embargo este no tiene nada que envidiarle al persona de Norma, ya que, en mi opinión  su evolución general está por encima de esta se mire por donde se mire. 

Además de estos dos personajes, los otros dos que quedan por nombrar no tienen tanto protagonismo como los ya descritos, pero que son cruciales para acabar de dar un toque  romántico al puro estilo del suspense y el film noir. Estos son el mayordomo de Norma, Max (Erich von Stroheim) y Betty Schaefer (Nancy Olson), una correctora de guiones que tiene mucho que decir. Ambos notablemente interpretados, pero que quedan en un segundo plano ante Joe y Norma, los verdaderos protagonistas. 

Definitivamente después de todo lo que escrito sería contradictorio decir que El crepúsculo de los dioses no es una obra completa. Es cierto que no le daré la nota completa, pero eso ya es un tema de gustos personales y no quita que esta obra sea una obra completa, porque lo es. La cinta de Billy Wilder es un clásico con todas sus letras y me alegro de haber tenido la valentía de visionarla. Así que, si aún no has visto este clásico del cine de los cincuenta y del cine de Wilder, ahora puede ser un buen momento.

Existe otro artículo que relaciona a esta película y puede considerarse completa la crítica aquí.

Información de más
  • Obtuvo tres Oscars en 1951 en las categorías Mejor Dirección Artística y Ambientación (blanco y negro), Mejor Banda Sonora para una película no musical y Mejor Guión Original. También obtuvo otras ocho nominaciones.
  • Se dice que el nombre de Norma Desmond viene referido al difunto director William Desmond Taylor, muerto por un tiro y una de sus amigas y acusada de su asesinato, la actriz Mabel Normand.
  • El director Cecill B. de Mille aparece en la película como él mismo rodando una escena para la película Sansón y Dalila, estrenada en 1949.
Nota final: 8


1 comentario:

  1. ¡Gracias por tener en cuenta mi recomendación! Y hacer la crítica! Lo aprecio mucho!

    Norma Desmond es el gran personaje de la película, símbolo de el fin de una era, la del Hollywood dorado. Sus gestos exageradamente expresivos, como los del cine mudo, su carisma... Una gran obra de Wilder. Espero que te hayan entrado ganas de seguir indagando en la filmografía del director jeje

    ResponderEliminar