Header Ads

El día de mañana [Cine]

Ya que parece imposible evitar entrar en debates sobre la veracidad de la profecía de los mayas, que vaticina el fin del mundo pasado mañana, me voy a unir, aunque no para entrar en pánico sino para contribuir a infundirlo. Me parece que el mundo aguantará un poquito más, quizás para saborear la delícia de exterminarnos, algo que nos hemos ganado a pulso. Sí estoy en lo cierto nos vemos en el post del viernes, sino no tendréis la oportunidad de decirme te equivocabas. Gano.


 
¿De qué va?

Jack Hall (Dennis Quaid) es climatólogo. Tras unas investigaciones en los polos, y ver con sus propios ojos como se desprende un trozo de iceberg del tamaño de Rhode Island, intentará advertir al gobierno de los EEUU para que tomen las medida oportunas para controlarlo y evitar que haya un cambio climático. Su teoría afirma que, al igual que ya hubo una edad de hielo hace 10.000 años, el cambio de las mareas producido por el calentamiento global podría generar que el clima cambiará radicalmente, creando otra era glacial. Pero llega tarde y el tiempo empieza a volverse loco: nieve en Nueva Delhi, tornados en L.A., granizos del tamaño de naranjas en Tokyo... Se iniciarán unas tormentas demesuradas en cuestion de semanas y cambiarán la faz de la tierra. Antes de que esto ocurra Hall irá en busca de su hijo que está atrapado en NY desde que la tormenta de hielo le sorprendió en la ciudad.


La crítica

Roland Emmerich dirige este film sobre la glaciación del mundo moderno. Parece ser que a este director le gusta dar un toque de atención sobre lo pequeños e impotentes que somos contra la Naturaleza. Él mismo firma películas como "2012", "Independence Day" o "Godzilla" (que no viene mucho al caso, pero es un apunte más).

El día de mañana está dividida claramente en dos partes, que podrían analizarse independientemente. En primer lugar la "catástrofe", que tiene lugar con las tormentas de hielo, y en segundo lugar la historia de Hall y su hijo Sam (Jake Gyllenhaal).

Da la sensación que cuando se habla de calentamiento global lo más lógico es que el mundo se suma en una desertización masiva (calentamiento, calor, desierto) pero en este film vemos todo lo contrario: la congelación mundial. Evidentemente, y pensando de una forma racional, este cambio no se podría producir en tan sólo 8 semanas (y menos de la manera que sucede). Sin embargo, sí que se vislumbra algo de verdad en lo que nos relatan. El cambio de las mareas debido al deshielo de los polos, la subida del nivel del mar, que todo ello conlleve un cambio en el clima y lo vuelva más extremo.

Emmerich se toma en serio la espectacularidad de los trastornos climatológicos y da a la Madre Naturaleza una fuerza y una brutalidad colosal. A los directores que gozan de mucho capital les encanta esto de destruir ciudades icónicas y aquí tenemos un claro ejemplo con el escenario de Nueva York. Si alguien puede dar un número de las veces que la han destruído que lo comente, yo ya he perdido la cuenta.

No va a escatimar en fenómenos ambientales: tsunamis, tornados, nieve, lluvia, tifones... así que hay para elegir y los efectos especiales están a la altura.  Veremos planos increíbles de congelaciones en cuestión de segundo de edificios y personas. Veremos como los tornados borran del mapa ciudades. No es moco de pavo y Emmerich parece hacerlo con soltura.

La historia de Jack y su hijo Sam ya es harina de otro costal. No es nada nuevo que nos presenten la historia de un padre que por culpa de estar volcado en su trabajo pierde el amor de su hijo. Es una historia más para rellenar que otra cosa. Además como les gusta mucho lo del héroe americano, nos pondrán a un padre que lucha contra viento y marea (nunca mejor dicho), para llegar a rescatar a su hijo y así reconciliarse con él. La sala debería exclamar : oooooh... El problema es que lo hemos visto en muchas ocasiones y no nos aporta nada original. Hay que añadir que el hijo también se las dará de héroe por su parte con la chica que le gusta y con los pocos que intenta rescatar de una muerte segura bajo la tempestad.

Dejando a un lado la parte empalagosa, Emmerich quiere dar una pequeña lección a los políticos americanos que están tan seguros de su poder y supremacía sobre cualquier cosa, incluso sobre la Naturaleza. Los norteamericanos por primera vez tendrán que cruzar la frontera de Méjico en busca de refugio y un clima más cálido y amable. Igual que en Independence Day, el presidente se pronunciará al respecto para remarcar este acontecimiento y dejar clarito que no son tanto como creían y reconocen que les han dado una lección de humildad.

El día de mañana pretende ser un toque de atención tanto al ciudadano como al alto cargo sobre una realidad inminente. Quiere darnos una lección sobre una posibles consecuencias de los terribles actos que esta llevando a cabo el ser humano con el mundo que habitamos. No nos da esperanza a que esto cambie. Emmerich no ha elaborado una película esperanzadora sobre el tema. Supongo que espera que cada uno haga las reflexiones pertinentes.

Os la recomiendo porque se deja ver. Está bien construída y allí donde decae la película se puede salvar con las partes de acción, con el mini romance, con los momentos cómicos y emotivos que nos va brindando durante el metraje.

Información de más:
  • Acerca de la escena del tsunami sobre Nueva York, Roland Emmerich confesó que la Estatua de la Libertad hubiera caído por la fuerza de la cantidad de agua que le viene encima, pero dijo que quería crear un símbolo de los valores estadounidenses que se enfrentan a tal fuerza. Muy patriótico, como era de esperar (por cierto también es el director de "El patriota").
  • Se quiso consultar a la NASA antes de la filmación de la película, pero la NASA se negó eludiendo a lo rídiculo que resultaban los acontecimientos que narraba. Escribieron un memorándum a todos sus empleados para que declararan que no se les permitía hacer comentarios sobre la posibilidad de los sucesos relatados en la película (poco tiempo después se levanto dicha restricción).
  • Emmerich empezó a escribirla durante el rodaje de "El patriota" en el 2000. Dejó el proyecto después del 11-S ya que creía que la película sería inapropiada tras al catástrofe sufrida en la ciudad.
 

Nota final: 6,5


2 comentarios:

  1. Y... la escena de los lobos..., un poco rararara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy pegote, cierto. Cuando la vi en DVD, comprobé que en los extras estaba la escena completa y tenía más sentido. Les habría valido más la pena eliminarla por completo si la iban a cortar del metraje final.

      Eliminar